#ZZYearThree: 50 años de… BATMAN ’66, de William Dozier

Que la emisión del primer episodio fuese justo el día que, dieciséis años después, sería mi fecha de nacimiento, es una casualidad de la que siempre me ha gustado presumir. Y es que esta creación tan pintoresca de William Dozier es, para mi deleite personal, la niña de mis ojos. Un rinconcito donde evadirme y disfrutar de un personaje que me atrapó a finales de los ‘80 y que aquí, sin tener nada que ver con la esencia de un paranoico y obsesionado huérfano convertido en héroe, me acercó más al personaje creado por Bill Finger y Bob Kane.

Pero todo tiene un comienzo y el señor West no fue el mío. Mi pasión por este personaje y todo su extenso universo nunca estuvo ligada a los cómics, ya que no fue hasta muchos años después cuando me acerqué a ellos y algunos años más cuando me convertí en lector y coleccionista. Allá por 1989, cuando se estrenó el Batman de Tim Burton, a alguien de mi familia le pareció buena idea llevar a un crío regordete de 7 años a pasearse por Gotham, cual parque de atracciones siniestro sentado en una butaca y, seguramente, comiendo palomitas y AHÍ empezó todo.

La serie protagonizada por Adam West y Burt Ward vino a mí unos años más tarde en forma de reposición en un horario que no recuerdo, en un canal que tampoco tengo en la memoria y que mi vecino acabó grabando en VHS. Cinta que terminó destrozada de tanto uso (¡True story!). En todas las comparaciones posibles con el brutal personaje dirigido por Tim Burton, Adam West era para muchos un claro perdedor. Para mí NO. Cuando muchos veían en él a un George Foreman tirado en la lona de Zaire, yo veía a un Muhammad Ali en todo su esplendor. Para mí el ganador era, sin duda…

BATMAN ‘66
de William Dozier

Título Original: Batman
Fecha 1ª emisión: 12 de enero 1966
Cadena: ABC, Twentieth Century Fox Television
Creador: William Dozier
Temporadas: 3
Episodios: 120
Actores: Adam West, Burt Ward, Alan Napier, Stafford Repp, Neil Hamilton, César Romero, Burgess Meredith, Frank Gorshin, John Astin, Julie Newmar, Lee Meriwether, Eartha Kitt, Yvonne Craig
Valoración: ¿11? Sí, 11/10

Sinopsis: Adaptación del cómic de Bob Kane que narra la doble vida y las aventuras del millonario Bruce Wayne, que se trasforma en el superhéroe Batman para reparar las injusticias del mundo. También en 1966 se hizo una adaptación cinematográfica (Batman) dirigida por Leslie H. Martinson con Adam West como protagonista.

Estados Unidos. Años sesenta. Su presidente, John Fitzgerald Kennedy, es asesinado en extrañas circunstancias, la guerra de Vietnam sigue su curso y nace el movimiento hippie. En todo ese marco político y social surge, de la mano de la cadena ABC y el productor William Dozier, la serie de Batman. Con un estilo claramente camp, psicodélico y para todos los públicos se convirtió rápidamente en un movimiento cultural como nunca antes se había visto, desatando el inicio de la batmanía, que posteriormente explotaría, más si cabe, a nivel mundial con el estreno de la ya mencionada película de Tim Burton en 1989.

Encarna de día, Batman de noche. Dígame.

Se rumorea que la idea inicial que dio lugar a la serie surgió en una fiesta temática en la mansión Playboy, propiedad de Hugh Hefner, a la que uno de los productores de la cadena ABC asistía como invitado y que, viendo el éxito, tuvo la idea de trasladarlo a la televisión. De ahí que esa clara falta de seriedad y ese humor exacerbado quedaran anclados en cada capítulo. La responsabilidad recayó sobre William Dozier (que acabó haciendo de narrador en la serie) cuya primera preocupación fue encontrar al Batman adecuado y, en un anuncio de Nestlé en el que West interpretaba al Capitán Quick satirizando el estilo James Bond, se le encendió la bombilla. Una vez que la cadena dio el visto bueno al protagonista y se completó todo el elenco de actores, la serie empezó a rodar y el 12 de enero de 1966 se emitió el primer episodio: Hi Diddle Riddle. A raíz de aquí todo fue un éxito arrollador elevando al personaje de entre los lectores a icono popular del siglo XX. Éxito que ayudó a la venta de cómics los años que estuvo en antena.

¿Pero por qué ese éxito tan apabullante? ¿Qué tenía la serie de la ABC? Está claro, la idea de la cadena de dotar al dúo dinámico de una luminosidad extrema, de una explosión de color nunca antes vista que atrajo a todos los públicos, tanto lectores que ya conocían sus historias como a telespectadores que no se habían acercado nunca a un cómic. Toda esa conexión entre la serie y el público, sumado a la forma de plasmar en la pantalla historias ya existentes en las viñetas de DC Comics, formaron un sólido cimiento. El ejemplo perfecto lo tenemos en el primer episodio, que adapta Remarkable Ruse of The Riddler del Batman #171 o las historias contadas en el especial de 80 páginas del Batman #176, Batman and Robin’s Most Fantastic Foes. Pasando por influencias del Detective Comics #340 o World’s Finest #149, todas ellas de 1965.

No te arrimes mucho Robin y sigue subiendo, tontorrón.

Si esas adaptaciones trasladadas a la pequeña pantalla ya se ganaron el corazón del público, otro elemento fundamental, y que es el que ha quedado en el imaginario de todos, fue el tono que se le dio. Un Batman que estaba mucho más cerca de un ciudadano ejemplar y correcto que de un héroe atormentado por la muerte de sus padres cuya vida giraba en torno al sufrimiento y la paranoia. Un Batman que entraba en un bar, no como Bruce Wayne, ¡sino como Batman! Y tenía la chulería de pedir un zumo de naranja ¡y bailar el batusi! O que retaba al Joker a una lucha en el mar ¡surfeando! Todo eso caló en la sociedad norteamericana dando lugar a un mercado de merchandising que ocupó todo lo habido y por haber, llegando a aparecer la imagen del murciélago en productos que rozaban lo absurdo.

Pero no todo el mérito y responsabilidad recaían sobre Adam West y Burt Ward, el Chico Maravilla. El dúo Dinámico contó con la ayuda de Alfred su fiel mayordomo (Alan Napier) que tenía que lidiar con el secreto de Bruce Wayne y la estancia de la tía Harriet (Madge Blake) en la mansión, la pareja policial, cómica donde las haya, compuesta por el comisionado Gordon y el jefe O’Hara (Neil Hamilton y Stafford Repp, respectivamente) e Yvonne Craig como Batgirl, ésta última sólo en su tercera temporada. Con respecto a los enemigos, la cadena supo elegir grandes actores que llegaron a dejar su sello en cada personaje. César Romero, como el Joker, fue el más destacado, ya que tenía una larga trayectoria a sus espaldas cuando decidió participar en la serie. Como anécdota conocida, se negó a afeitarse el bigote ya que lo consideraba un toque personal, de ahí su bigote maquillado. El Acertijo fue interpretado por dos actores diferentes: en la primera temporada el encargado fue Frank Gorshin pero, tras la negativa de la cadena a un aumento de sueldo (debido a su nominación a un Emmy), el actor acabó siendo sustituido en la temporada dos por John Astin.

El Jokermóvil para pasar desapercibido… como que no.

El enemigo más recurrente del murciélago fue sin duda El Pingüino, interpretado por Burgess Meredith mientras que villanos que hasta ese momento no habían brillado en las viñetas, resurgieron en la serie como Mr. Frío (interpretado a lo largo de la serie por tres actores entre los que se encontraba Eli Wallach) o Cabeza de Huevo (el gran Vincent Price) hasta enemigos creados para la serie como el Rey Tut (Victor Buono). Un caso, parecido al de Mr. Frío pero con polémica, sucedió con las actrices que interpretaron a Catwoman: Las dos primeras temporadas la encargada fue Julie Newmar, siendo sustituida por Lee Meriwether en la película que se rodó una vez empezada la serie y pasando a ser Eartha Kitt la encargada de dar vida a la villana en la tercera y última temporada. Cosa que no gustó al público que no vio con buenos ojos una Catwoman negra. Mención especial para invitados de lujo como el Avispón Verde y Kato (Van Williams y Bruce Lee) que también disfrutaban de serie propia en la misma cadena como de famosos que se vieron atraídos por el éxito y quisieron tener breves apariciones como Sammy Davis Jr., Jerry Lewis, Bill Dana, Howard Duff, Ted Cassidy como Lurch de La familia Adams o Andy Devine como Papá Noel entre otros.

Otra peculiaridad, elemento imprescindible para entender el tono camp y desenfadado de la serie, aparte de originales y variopintas onomatopeyas literales durante las peleas y la música que acompañaba muchas de las escenas, fue su tema principal. Cualquier fan del murciélago que se precie puede tararearla hasta la saciedad ¿Quién no la ha tenido alguna vez de tono del móvil? Yo SÍ. El tema fue compuesto por Neal Hefti y sólo ese hook de guitarra, que recuerda a las películas de espías y al rollito surfero, se marcó una de las melodías más recordadas de la historia de la televisión. Hasta los Beatles se vieron influenciados en cierto modo ya que la canción Taxman recuerda mucho a esa introducción tan molona.

¡Nananananananaaaa… quiéreme!

El doblaje fue otro elemento que, en este caso, sólo disfrutamos/sufrimos los hispanohablantes, que marcó a la serie y que aún causa algún que otro rifirrafe en las redes, pero ¡qué coño!, personalmente lo considero algo imprescindible para disfrutarla y reírte como es debido. Todo se originó cuando la serie llegó a México y la compañía Cinematográfica Interamericana S.A. decidió traducir muchos nombres dando lugar a Bruno Díaz y Ricardo Tapia (Bruce Wayne y Dick Grayson) o el comisionado Fierro (James Gordon). El Joker pasó a llamarse el Guasón y Gatúbela fue Catwoman. Incluso la ciudad pasó a denominarse Ciudad Gótica en vez de Gotham City.

Una situación política y social muy concreta, unas ideas muy claras por parte de la cadena ABC y un conjunto de actores que se involucró en el proyecto. Todos esos elementos se vieron recompensados con un éxito inmediato a todos los niveles marcando un hito en la televisión americana y, posteriormente, en todo el mundo. Un producto único que no entiende de épocas. Que sí, que se rodó en los años sesenta y lleva impregnada esa época en todo pero que, si se sabe apreciar, puede verse perfectamente en los años noventa como en un próximo 2017 y seguir riéndote a carcajadas con ese humor exagerado y esos villanos de pacotilla, mientras nuestro cruzado enmascarado dice su frase de rigor para salvar la situación en el último segundo. Ese es el Batman de Adam West. Ese es MI Batman.

¡Nos vemos en la Zona!
(¡A la misma bati-hora, por el mismo bati-canal!)

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.