#ZZYearSix: 25 años de… SPIDER-MAN. La serie animada

¡Cumpleañeros saludos, zhéroes!

Por sexto año consecutivo celebramos nuestro aniversario de la única manera que sabemos: reseñando cosas sin parar. 
Como ya viene siendo tradición, a lo largo de esta semana estamos publicando reseñas sobre obras emblemáticas que, al igual que nosotros, cumplen años y que aún no habíamos recogido en nuestro cada vez más voluminoso catálogo.

Pasad, acomodaos en nuestro #ZZYearSix y… ¡que no os lo cuenten!

Título original: Spider-Man: The Animated Series
Fecha 1ª emisión: 19 de Noviembre, 1994
Cadena: Fox Kids Network
Creadores: Bob Richardson, John Semper
Temporadas: 5
Episodios: 65
Género: Superhéroes /acción
Valoración: Solo de guitarra de Joe Perry

A estas alturas, sé que no digo nada nuevo al afirmar que Spider-Man no es ya mi superhéroe, sino mi personaje favorito de todos los tiempos. Como persona nacida en 1995, existen tres factores principales que marcaron mi infancia y contribuyeron a que eso fuera así. El primero, la primera película de imagen real dirigida por Sam Raimi. El segundo, el coleccionable de quiosco sacado por Planeta de Agostini con motivo de dicha película. Y el tercero y, no por ello menos importante, Spider-Man, la serie animada de Bob Richardson y John Semper.

El súper súper hombre.

Pongámonos un poco en situación. Dos años después del estreno de los bombazos que supusieron en el campo de las series animadas de superhéroes las series de Batman (por parte de Warner) y de los X-Men, Fox Kids empieza a emitir una serie con pretensiones parecidas a la de los X-Men, pero basada en uno de los tres superhéroes más populares en solitario junto a Batman y Superman. Por supuesto ya había habido otras series de animación de Spider-Man, pero siempre se habían enfocado desde una óptica exclusivamente infantil y tomándose multitud de libertades tanto tonales como argumentales respecto al cómic original. Este era el primer intento de tratar de abarcar el personaje de Spider-Man en su totalidad, y eso pasaba por desarrollar a Peter Parker como personaje: su entorno, su nutrido elenco de secundarios, sus triunfos, pero también sus tragedias… Y, con varias dificultades por el camino, mi opinión es que lo consiguieron.

El primer y más significativo obstáculo que tuvieron que superar los responsables de la serie fue la censura. Fox Kids había recibido un montón de quejas de, ejem, padres preocupados por la violencia en el anterior gran éxito de la cadena, los Power Rangers, así que para intentar ahorrarse problemas sometieron a la serie a un largo y enrevesado código sobre lo que podía aparecer o no en la serie, que entre otras cosas, prohibía que se dieran puñetazos en la cara, incluso si lo hacía Spidey a otros villanos. Esto obligó a generar muchas escenas de acción que consisten principalmente en que Spider-Man enrede cosas con su telaraña y/o esquive los distintos proyectiles que le lanzan los villanos. También tuvieron que dar muchas vueltas a las tramas para conseguir reflejar algo tan importante para el mito de Spider-Man como la pérdida de un ser querido, puesto que había reglas muy estrictas sobre las circunstancias en la que podían morir personajes en la serie. Pero a pesar de todo consiguieron grandes momentos dramáticos que impactaron a los espectadores, sobre todo si los veías con unos diez años, como era mi caso

La serie también nos ha dejado memes como el de Venom Trucker.

El otro gran tabú eran las armas de fuego. La única arma de fuego de aspecto realista que apareció en toda la serie fue en un episodio dedicado en parte a condenar su uso, y durante dicho episodio ni siquiera llegó a ser disparada. La solución que encontraron los guionistas en esta ocasión fue dotar a cualquier personaje que por lógica debería llevar un arma de fuego de una pistola láser de estética noventera. Es un detalle que durante la serie no choca cuando los que las portan son miembros de la agencia de espionaje Shield, o los esbirros del villano Kingpin (que en la serie tiene un icónico cuartel general de alta tecnología en un rascacielos ficticio parecido al edificio Chrysler), sí lo hace cuando están en manos de policías corrientes, porque rompe con la atmósfera costumbrista dentro de un entorno de ciencia-ficción que intenta tener la serie.

Entrando ya en materia argumental, cada temporada del total de cinco que tiene la serie tiene un objetivo general bien definido y distinto entre sí. La primera es una presentación general de Spider-Man y su universo, tanto a nivel de secundarios (Tia May, Jonah Jameson y el resto del personaje del Bugle, Mary Jane y una versión bastante distinta de su contrapartida comiquera de Felicia Hardy como intereses amorosos…) como de villanos. Entre los villanos, en la primera temporada, destaca en primer lugar la presentación de Kingpin como villano recurrente de la serie, a cuya presencia y maquinaciones se unen el hecho de que para la sociedad es un filántropo normal y corriente y ni siquiera el propio Spider-Man conoce su verdadera identidad. Pero si hay un arco argumental de la primera temporada recordado por todos los espectadores de la serie es el del traje negro y Veneno.

Pero ¿cuántos modelitos tienes?

A este arco le aplicaron sustanciales mejoras respecto a su versión del cómic que lo convertirían en un clásico de la historia del personaje. La primera, Eddie Brock, el reportero que acaba convertido en Veneno, ya no sale de la nada al caerle el simbionte encima como pasaba en la historia original de David Micheline, sino que es un personaje previamente establecido y su odio contra Peter Parker y contra Spider-Man se va fraguando poco a poco. La segunda, para que el simbionte entrase en contacto con Peter no hizo falta un macroevento relacionado con el resto de superhéroes de la editorial, es decir, las Secret Wars (aunque dicho evento acabará siendo adaptado a la serie, pero ya llegaremos ahí). En su lugar, se usaron elementos mucho más cercanos al universo de Spider-Man. Y, por último, y este quizá sea el punto más definitorio de la historia, la influencia que el simbionte alienígena tiene sobre Peter mientras lo lleva puesto es sustancialmente distinta a la del cómic. En la trama de las viñetas, el traje se limitaba a agotar físicamente a Peter, poseyendo su cuerpo cada vez que este se dormía y sacándolo a balancearse por la ciudad. Pero la serie añadió por primera el detalle de que el traje tenía una influencia negativa en el comportamiento de Peter, volviéndolo cada vez más agresivo contra los villanos contra los que peleaba. Se trata de un elemento que diversas generaciones de espectadores ya han asumido como parte innata del arco del traje negro pese a que nunca apareció en los cómics, y que ha sido adaptado (con mayor o menor acierto, es mejor que no hablemos aquí de Spider-Man 3 de Sam Raimi) por prácticamente todas las versiones multimedia posteriores a esta serie que han tratado el tema del simbionte de una u otra forma. Sumado al carisma innato que tenía Veneno como villano una vez apareció como tal (si bien solo apareció una vez más en toda la serie, ya como antihéroe contra Matanza) este arco argumental se convirtió en un clásico atemporal del personaje.

Y ese fue sólo el principio. En la segunda temporada, los guionistas mezclaron diversas sagas relacionadas con los poderes arácnidos de Peter (que en esta versión venían dados por manipulación genética en lugar de por radiación), para dar lugar a una historia-rio dramática y llena de giros hasta terminar en una monstruosidad que quedó en la memoria de todas las mentes inocentes viendo la serie. Además, empezaron los cameos de otros personajes de Marvel en la serie, con la visita de Spider-Man a los X-Men de la serie de televisión homónima (manteniendo incluso al mismo reparto en el doblaje en su versión original). Así se abrió el concepto de universo animado compartido que tan bien acabó funcionando en las películas años después. Pero también había espacio para que otros héroes de los cómics tuvieran su versión animada por primera vez en la serie de Spider-Man, como fue el caso de una versión de Blade con cambios sustanciales respecto a su versión comiquera que se acabaron aplicando en las desenfrenadas películas de Wesley Snipes.

Mary Jane, huyamos de la cancelación de la serie.

La tercera temporada quizá sea la más redonda de la serie en su conjunto, pese a no tener una historia-rio sino un tema común en historias independientes entre sí, las relaciones padre-hijo. Vemos por ejemplo a Veneno creando a Matanza, aunque la censura de la serie no permita mostrar la crudeza que se le presupone a un asesino en serie como Cletus Kasady. También hay una historia con Kingpin y Daredevil que une de forma bastante solvente los orígenes y la trayectoria de estos personajes destinados a enfrentarse, a través de sus figuras paternas. Pero la estrella de la función es Norman Osborn, el Duende Verde, la némesis de Spidey para muchos lectores con perdón del Doctor Octopus, y al que la serie sin duda consiguió hacer justicia a pesar de sus limitaciones. El hecho de que el muñeco del Duende se fabricase por error antes que el del Duende Verde provocó que el primero apareciese en la primera temporada mientras que el segundo lo hizo en la tercera, en lugar del orden en el que aparecieron en los cómics, pero la trama consigue que esta eventualidad juegue a su favor y dar el espacio que merece al «bueno» de Norman. Por último, tampoco puedo evitar mencionar que esta temporada incluyó una peculiar adaptación de una de las historias de Spider-Man jamás publicadas en los cómics, El Niño que Coleccionaba Spider-Man.

La cuarta temporada quizá sea la más floja de todas, a pesar de contar con dos grandes alicientes como ver a Peter lidiar con una enorme tragedia y la conversión de Felicia Hardy como la Gata Negra. No obstante, la serie nunca acaba de apostar por la Gata Negra como ladrona, ni por mostrar una relación de pareja entre ella y Spider-Man, por lo que dos de las mayores cualidades de Felicia en los cómics se ven mermadas. Y, además, es la temporada que menos conceptos y personajes nuevos presenta, reciclando elementos de temporadas anteriores a menudo sin la frescura que tenían la primera vez.

¿Diga? ¿Una trama de tebeo pocha?

En cuanto a la última y quinta temporada, se trata de la más arriesgada y ambiciosa de todas, con resultados muy dispares. Parte de la temporada es un complejo homenaje al Capitán América y diversos personajes de la era de Marvel anterior a los Cuatro Fantásticos, en el que la trama de los difuntos padres de Peter como agentes de Shield sirve como motor del resto de la historia. Luego se atreven a adaptar ni más ni menos que la Saga del Clon, tomando elementos tanto de la historia original de los setenta como de su polémica secuela en los noventa. Y, cuando la temporada está en su punto más culebronesco (tanto para bien como para mal), embarcan a Spider-Man en ni más ni menos que una versión de las Secret Wars con él de protagonista, y en un viaje interdimensional que fue pionero de las distintas versiones del Spider-Verse que hemos tenido en cómics y en el cine. Aunque todo esto no siempre da en el clavo, es un recorrido lleno de momentos trepidantes y que termina rompiendo la cuarta pared de una forma que ningún fan habría podido llegar a imaginar.

Esta quinta temporada acabó con un cliffhanger de esos que te hacen querer ver el siguiente capítulo de inmediato y… la serie fue cancelada por diferencias creativas en la cúpula de Fox Kids. Pero pese a este poso agridulce, se puede decir que la serie acabó por todo lo alto, dándonos lo más cercano a un Universo Marvel completo en la pequeña o gran pantalla que habíamos visto nunca.

Auguro 5 temporadas.

Puede que diversos factores impidieran que llegase a la excelencia en todos los aspectos de un producto como la serie animada de Batman, pero la de Spider-Man fue el primer producto audiovisual a la altura del personaje de los tebeos y marcó a toda una generación, entre la que me incluyo. Espero que hayáis disfrutado de este recorrido por la nostalgia de una serie que cumple veinticinco años y, para todo lo demás….

Si quieres leer otras reseñas de nuestro #ZZYearSix, pincha en el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. chaconator dice:

    Me encantaba esa serie y todavia tengo hype de adonde lo llevo madame webb, un saludo

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.