#ZZYearSix: 25 años de… CLANDESTINE, de Alan Davis

¡Cumpleañeros saludos, zhéroes!

Por sexto año consecutivo celebramos nuestro aniversario de la única manera que sabemos: reseñando cosas sin parar. 
Como ya viene siendo tradición, a lo largo de esta semana estamos publicando reseñas sobre obras emblemáticas que, al igual que nosotros, cumplen años y que aún no habíamos recogido en nuestro cada vez más voluminoso catálogo.

Pasad, acomodaos en nuestro #ZZYearSix y… ¡que no os lo cuenten!

 


Título Original
:


ClanDestine Classic TPB
SelloMarvel Comics

Guionista: Alan Davis 

ArtistaAlan Davis

ColoristaHellen Nally 

Contenido: ClanDestine #1-8  (Oct. 1994 – May. 1995)

Publicación USA: Febrero 2008

Publicación España: Abril 2009 (Panini)

ValoraciónLa familia es lo más importante…

 

 

Para que una obra sea considerada de culto debe reunir una serie de requisitos que vayan más allá de su calidad intrínseca y se refieran a otros aspectos externos que interfieran, de un modo u otro, en el desarrollo de la obra. En el caso que nos ocupa hoy no sólo estamos ante uno de mis cómics preferidos a cargo de uno de mis autores preferidos, sino que es un cómic cuya historia como tal es casi tan interesante como lo narrado en sus páginas. Muchos han sido los cómics que se han cruzado en mi camino después pero pocos han logrado calar tanto como éste, y eso que han pasado 25 años de…

CLANDESTINE
de Alan Davis

Y así, chicos, fué cómo conocí a vuestra madre.

Rory y Pandora son dos mellizos adolescentes que un buen día descubren que tienen poderes. Llevados por su sed de aventuras, su efervescencia típica adolescente y la admiración por los superhéroes reales del mundo en el que viven, sí, la obra transcurre en el Universo Marvel tradicional pero ya llegaremos a eso, por las noches se enfundan sus trajes y salen a combatir el crimen con los nombres código de Cruzado Carmesí y Duende.

Lo que no saben estos jovenzuelos es que pertenecen al Clan Destine, una estirpe de seres con poderes cuya existencia es un secreto para el mundo y que ahora se ve amenazada por la aparición de un temible enemigo que va tras ellos. Cuando descubran la verdad sobre su familia los mellizos van a ir de sorpresa en sorpresa hasta descubrir que nada de lo que creían era cierto y que si bien en todas las familias cuecen habas, en la suya se llevan la palma.

Con esta premisa y en tan sólo ocho números Alan Davis nos presenta un universo complejo poblado de personajes carismáticos, historias sorprendentes, acción, comedia, situaciones cotidianas en un entorno superheroico y más de un misterio por resolver.

Los adolescentes siempre cuestionándose todo.

El concepto de familia en el mundo de los cómics pijameros tiene a Los 4F como su máximo exponente aunque sean más una familia política que sanguínea y si bien muchas de las aventuras del cuarteto se basan en su concepto de familia no es algo que sea el motor de sus historias. Lo mismo sucede con casi todos los grupos de supers que se consideran familia y viven bajo un mismo techo, comparten todo tipo de experiencias y actividades que fortalecen sus lazos (como echo de menos los partidos de Beisbol entre los X-men o los vengatas) y llegan a emparentarse entre ellos.

Pero en ClanDestine la cosa va un paso más allá pues es el primer cómic en los que los protagonistas son todos hermanos, cuya misión principal es mantener el anonimato y, una vez se ven expuestos, deben tratar de seguir llevando una vida normal. Aquí el concepto de familia es el verdadero centro de interés de la historia y su día a día es el foco de atención de la mayoría de escenas que transcurren en el cómic. Claro que, al tratarse de una familia tan peculiar, su día a día no podía serlo menos, lo que dará pie a situaciones de todo tipo, la mayoría desternillantes pero también con momentos emotivos. Después de todo la sombra del asesinato de uno de los hijos por parte del patriarca no es algo fácil de superar, aunque ya llegaremos a eso, o no.

Recordad que uno de los motivos por los que hoy hablo de este cómic es por su aura de culto, con todo lo bueno y malo que eso conlleva, aunque ClanDestine es mucho, mucho más que eso.

Las visitas al dentista siempre son una tortura.

La capacidad creativa de Alan Davis, el único autor de comics de supers que puede sentarse en la misma mesa que John Byrne y George Pérez alcanza en esta serie unas cuotas difíciles de superar, en lo que supone su obra culmen, la más personal y a su vez la más desdichada (pero sí, también volveremos sobre eso). Todo el mundo creado por Davis está muy bien cuidado, detallado al máximo y desarrollado pacientemente mientras avanza la trama con la que arranca la serie, que supondrá a la postre la revelación de (casi) todos los secretos que esconde este particular clan.

En un medio donde cada vez cuesta más sorprender al lector el artista británico pone toda la carne en el asador para ofrecer una obra que mezcla todos los conceptos propios del género con una historia original de la que solo apreciaremos pequeñas capas de lo que es un lienzo enorme. El origen de Adam Destine, el patriarca familiar y un personaje complejo, muy bien tratado gracias a una excelente caracterización y una reinterpretación de lo que supone ser inmortal e indestructible, se remonta al siglo XII por lo que os podéis imaginar la cantidad de historias que podrían haber sucedido desde entonces. Como digo esto es sólo la punta del iceberg pues cada personaje tiene su propia historia, su carácter particular y un tratamiento peculiar de sus poderes. No hay tiempo para hablar de todos pero sin duda me quedo con Dominic, tanto por su look como por sus habilidades y con Newton, quien si algún día se hiciera una adaptación cinematográfica lo interpretaría un jovencísimo Woody Allen.

Cuando pensaba que Estela era el personaje más neuras de Marvel.

Una vez ha quedado claro que estamos ante un cómic original en su punto de partida y con un notable desarrollo de la trama y la caracterización de los personajes, no puedo dejar de comentar el excelente trabajo gráfico que Davis plasma en estos comics. Con su habitual trazo dinámico y de narrativa clara, en la que como siempre destacan las expresividad de sus personajes, el dibujo de Davis es un auténtico torrente de fuerza y creatividad. Todo adornado con la espectacularidad que se merece un buen cómic de pijameo con sus peleas bien orquestadas y unos diseños de personajes que asombran por su originalidad y su puesta en escena.

Con todo esto ClanDestine ya debería formar parte del Olimpo de grandes cómics de Marvel, máxime si apreciamos que vio la luz en los fatídicos años 90, pero como vengo repitiendo durante la reseña, la aureola de clásico la ganó por motivos ajenos a la calidad de la obra. Las injerencias editoriales que pretendían que los personajes se inmiscuyeran más en el resto del Universo Marvel hicieron que Alan Davis dejará la serie en el número ocho, dejando a medias muchos de los misterios que prendían sobre la familia. El número nueve presentaba un nuevo equipo creativo que se comió el marrón de seguir con el trabajo de Davis y, obviamente, no estuvieron a la altura de las circunstancias. El sinsentido que se organizó fue borrado de un plumazo cuando el creador de la serie volvió sobre sus personajes en una excelente mini serie de dos números que cruzaba los caminos de los Destine con los X-Men. Hasta en dos ocasiones más volvió Alan Davis a escribir y dibujar las andanzas de estos personajes pero, como ocurre en tantas otras ocasiones, nada volvió a ser lo mismo (pese a ser todos cómics estupendos).

Este es el chocolate que más me pone.

Hace 25 años uno ya había leído muchos comics de superhéroes, tanto que empezaba a estar harto de tanta repetición de historias, de personajes que no evolucionaban y, como buenos 90’s que eran, de músculos exagerados, dientes apretados, armas enormes y bolsillos, muchos bolsillos. En el momento más oscuro apareció ClanDestine para hacerme volver a amar un medio que siempre compensa pese a las decepciones con las que nos castiga cada poco.

Y es que, si algo me ha demostrado la vida es que, tras una decepción, siempre hay una oportunidad de encontrar algo mejor, pero eso amigos, es otra historia…

Si quieres leer más reseñas de nuestro #ZZYearSix pincha en el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.