#ZZYearSix: 20 años de… CATWOMAN: GUARDIAN OF GOTHAM, de Doug Moench y Jim Balent

¡Cumpleañeros saludos, zhéroes!

Por sexto año consecutivo celebramos nuestro aniversario de la única manera que sabemos: reseñando cosas sin parar. 
Como ya viene siendo tradición, a lo largo de esta semana estamos publicando reseñas sobre obras emblemáticas que, al igual que nosotros, cumplen años y que aún no habíamos recogido en nuestro cada vez más voluminoso catálogo.

Pasad, acomodaos en nuestro #ZZYearSix y… ¡que no os lo cuenten!

 

Título original:
Catwoman: Guardian of Gotham TPB
Sello: DC Comics
Guionista: Doug Moench
Artista: Jim Balent
Colorista: Wildstorm FX
Contenido:
Catwoman: Guardian of Gotham #1-2 (Ago. 1999 – Sep. 1999)

Publicación USA: 1999
Publicación España: 2001 (Grupo Editorial Vid)
Valoración: Cambiando los roles de la pareja

 

Una de las cosas que más nos gustan a los lectores de cómics de superhéroes son los famosos elseworlds: historias que cogen conceptos de los personajes que tantos años llevan apareciendo en las viñetas, pero modificando y cambiando su concepción original para darnos nuevos relatos alejados de la continuidad original y que ofrecen un espacio a los autores para poder experimentar. Y es que algunas de las mejores obras que tiene DC se encuentran bajo este sello. Luego, hay otras que son menos famosas entre el público y que no han sido capaces de saltar el charco y llegar a nuestro país por medio de las editoriales españolas, sino que hemos tenido que usar las latinoamericanas. Esto fue producto de la pérdida de los derechos de DC que tenía Zinco en nuestro país a finales de los ’90 y que hizo que durante algunos años, los únicos cómics que nos llegaran fueran a través de Vid, con unas publicaciones y traducciones bastante discutibles. Hoy hablaremos de una obra poco conocida que fue publicada en ese vacío editorial y que este año ha cumplido dos décadas. Se trata de…

CATWOMAN: GUARDIAN OF GOTHAM
de Doug Moench y Jim Balent

Doug Moench es ya un viejo conocido en el mundo del noveno arte. Ha sido el guionista de Batman, Catwoman y Caballero Luna, entre muchos más personajes. Y pese a no ser uno de los más populares de la industria, ha escrito bastantes cómics a lo largo de distintas décadas. Sin duda, es un gran conocedor del mundillo, de la mitología del murciélago y de los elseworlds. Y pese a que este tebeo no tuvo una gran trascendencia y ha quedado relegado al olvido, el aclamado escritor realiza un solvente y curioso trabajo, cambiando por completo los roles de los personajes.

En Catwoman: Guardian of Gotham se nos narrará cómo la multimillonaria Selina Kyle ejerce de justiciera en la ciudad de Gotham, todo esto debido a un trauma que sufrió de pequeña al ver a sus padres morir en un callejón. Cuenta con la ayuda del comisario Gordon en su lucha contra el crimen y la de su criada Brooks, que ejerce el papel de Alfred. Un día, una oleada de asesinatos y crímenes provocada por un psicópata vestido de murciélago y que se hace llamar Batman azotará la localidad. Él se encargará de matar a varios enemigos como Killer Croc, el Joker y una versión femenina de Dos Caras, a parte de perpetrar grandes robos. Todo se complicará cuando el villano consigue infiltrarse en la guarida secreta de Catwoman en la Mansión Kyle. Tras conocer la identidad secreta de la heroína, Bruce Wayne utiliza su identidad de huérfano de clase baja para intentar seducirla y así poder darle el golpe definitivo mientras sus alter ego se enzarzan por las noches en sangrientas luchas por los tejados de Gotham.

Pim, pam, toma lacasitos.

Reconozco que el argumento está bien ejecutado, cambiando los roles de los protagonistas y dándole a este villano un giro de tuerca más salvaje. Recordemos que en la continuidad original, Catwoman simplemente roba, pero en ningún momento es una asesina. Aquí veremos como Bruce Wayne, aparte de tener las características propias de Selina (como ser criado en un orfanato, pertenecer a una clase social inferior y robar), también es un asesino sin compasión, un gran manipulador y nos muestra que cuando se enfunda su disfraz no juega a coquetear con su rival, sino que busca la muerte.

La trama, pese a ser sencilla, está bien conectada entre sí y deja algunas sorpresas al lector en la parte final. Además, los enfrentamientos que se nos muestran son violentos y llenos de acción. No es un cómic que merezca pasar a la historia como una de las mejores publicaciones de la editorial, pero sí se hace muy disfrutable. En ningún momento sufre una bajada de ritmo y engancha desde la primera página, gracias a una narración tan trepidante. Y es que a veces se echa de menos que un tebeo consiga hacer que nos sumerjamos en él por culpa de intentar utilizar diversos recursos literarios que lo único que consiguen es que en ocasiones desconectemos.

Primera sangre para el mid de DC.

El dibujo está a cargo de Jim Balent quien a lo largo de los años 90 se encargó durante años de la serie de Catwoman e hizo algunos números sueltos para DC. En 1999 abandonó el cómic mainstream y fundó su propia compañía, BroadSword Comics, con la que ha ganado varios premios a mejor título indy con Tarot: Witch of the Black Rose. Además hizo una portada exclusiva para el número de la boda de Batman, al tratarse de un dibujante que desarrolló gran parte de su carrera con Catwoman.

Su estilo en esta miniserie tiene muchos toques de los tebeos de la época, pero que a la vez goza de mucho dinamismo y saber ejecutar bien muchas secuencias de acción y pelea. Donde más se le nota ese regusto noventero es a la hora de trazar las figuras femeninas con esa peculiar y sexualizada anatomía. Especialmente clamoroso es el caso de la criada Brooks, quien lleva un vestido muy corto, con escote y realiza unas posturas imposibles. De todos modos, la técnica está muy acertada en los momentos de lucha, llegando a parecer una sucesión de escenas y planos cinematográficos de grandes producciones de Hollywood.

¿Qué le dice el pez chico al pez grande?

Es una pena que la única publicación de este cómic en castellano sea la realizada por la editorial mexicana Vid en el año 2001, por lo que es difícil que la veamos lanzada por una autóctona. Además, Catwoman es un personaje que nunca ha gozado de buena salud en el mercado español, por lo que se hace muy difícil encontrar hoy día en las tiendas especializadas números con su cabecera. Y es que, si hoy día ECC ni ha reeditado la fantástica etapa de Ed Brubaker (a excepción de unos cuantos números dentro del coleccionable de Salvat) ni ninguna otra serie más de Selina Kyle, más difícil es que podamos ver este elseworld de dos números.

De todos modos, yo recomiendo leer esta historia ya que entretendrá a todos los que se animen a leerla y pasarán un rato muy agradable con este tebeo repleto de acción y con una historia que en ningún momento decae. Porque a veces un cambio de roles dentro de la pareja nunca viene mal.

Si quieres leer más reseñas de nuestro #ZZYearSix pincha en el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.