#ZZYearSix: 10 años de… BATMAN: CACOFONÍA, de Kevin Smith y Walt Flanagan

¡Cumpleañeros saludos, zhéroes!

Por sexto año consecutivo celebramos nuestro aniversario de la única manera que sabemos: reseñando cosas sin parar. 
Como ya viene siendo tradición, a lo largo de esta semana estamos publicando reseñas sobre obras emblemáticas que, al igual que nosotros, cumplen años y que aún no habíamos recogido en nuestro cada vez más voluminoso catálogo.

Pasad, acomodaos en nuestro #ZZYearSix y… ¡que no os lo cuenten!

 

Título original:
Batman: Cacophony TPB
Sello: DC Comics
Guionista: Kevin Smith
Artista: Walt Flanagan
Colorista: Guy Major
Contenido:
Batman: Cacophony #1–3 (Nov.2008 – Ene. 2009)

Publicación USA: Septiembre 2009
Publicación España: Septiembre 2015 (ECC Ediciones)
Valoración: Fwushhhh click p-taff

 

Kevin Smith es uno de los directores de cine más queridos dentro del mundillo friki por sus películas de bajo presupuesto, con guiños hacia la cultura pop y buenas dosis de humor negro y escatológico. Sus más recordados largometrajes se empezaron a producir en el ecuador de la década de los 90, con títulos tan reconocibles como Clerks, Mallrats o Persiguiendo a Amy, que sirvieron para que actores que ahora son mundialmente conocidos, como Ben Affleck, se dieran a conocer.

Pero Kevin Smith no ha vivido sólo del cine. También ha guionizado tebeos para las dos grandes compañías de la industria: Marvel y DC. Tal es su fanatismo por los cómics que su hija recibió el nombre de Harley Quinn Smith, en honor a la villana de Batman y novia del Joker. En su labor como escritor, algunos de sus trabajos más afamados fueron su arco de 8 números titulado Diablo Guardián junto al dibujante Joe Quesada, para la línea Marvel Knights de Daredevil, y su etapa en Green Arrow en el que nos cuenta el retorno de Oliver Queen.

Pero hoy hablaremos de otra de sus obras más conocidas por los aficionados y con el murciélago como protagonista. Se trata de la novela gráfica publicada en 3 números a principios del año 2009 titulada…

BATMAN: CACOFONÍA
de Kevin Smith y Walt Flanagan

En esta serie se nos mostrará el enésimo enfrentamiento de Batman con el Joker y la irrupción de un nuevo villano, creado por el propio Kevin Smith en su recorrido en Green Arrow: Onomatopeya, cuyo objetivo es asesinar al Caballero Oscuro. La trama comenzará con Deadshot intentándose colar en Arkham para matar al payaso para cobrar en su trabajo de mercenario. El contratante es un hombre que perdió a su hijo por culpa de una nueva droga que se ha puesto de moda en la ciudad de Gotham. Esta sustancia está compuesta a partir de un veneno tóxico del Joker mezclado con éxtasis, siendo producida por Maxie Zeus. Pero Deadshot no podrá finalizar su trabajo por culpa de la aparición de un extraño enmascarado que se dedica a imitar los sonidos de sus armas y artilugios. Onomatopeya le deja escapar para conseguir así ponerle una trampa a Batman usando al Joker como cebo. Y paralelamente viviremos el enfrentamiento entre el príncipe payaso del crimen y Maxie Zeus por usar las ganancias conseguidas por los estupefacientes para fines benéficos tras recuperarse de una enfermedad mental que padecía.

 

Este cómic tiene varios problemas. Y es que peca de ser pretencioso. Se nota que Smith quiere contar muchas cosas y hacer una obra distinta de Batman, pero las ideas no le terminan de cuajar. El argumento es pobre y, a la vez, enrevesado y forzado, el ritmo es constante pero en ocasiones se hace pesado de leer ya que no resulta innovador, además de faltarle cohesión entre los distintos enfrentamientos que suceden en la historia y en el desarrollo psicológico de los personajes. Algo muy importante a la hora de ser un guionista, es evitar que la narración vaya dando bandazos de un lado a otro. Y aquí Smith falla.

Vaya por dios.

Otro de los aspectos negativos del tebeo es Onomatopeya. No cabe duda de que es un villano totalmente plano, cuya trascendencia es nula y que se hace completamente olvidable en la obra. Cuando se juega con un personaje silencioso, es usar un arma de doble filo. El autor no puede mostrarnos características atrayentes por medio de la palabra, por lo que necesita hacer uso de otros recursos como la gestualidad, la inteligencia, el carisma, el misterio o el terror, todo ello expresado mediante la forma de actuar y la impresión que puede causar. Desde luego, no lo consigue.

El principal atrayente aquí radica en la interacción entre Batman y el Joker, especialmente en ese último número en el que, mediante una conversación entre ambos, se demuestra el tipo de relación que tienen y cuál es el único desenlace para esa espiral de luchas constantes que mantienen el uno con el otro.

Siendo el Joker, final explosivo.

Pero claramente, lo peor de esta novela gráfica es el dibujo. Walt Flanagan no está en este cómic por su trabajo artístico y su recorrido en el medio. Simplemente es amigo de la infancia de Smith, participó con él en películas y podcasts y le introdujo en el mundo del noveno arte. Y en estas cosas es cuando nos damos cuenta de que, para que algo salga bien, no vale el simple compadreo. Flanagan nos aleja a los personajes de su canon estético. Está claro que no es un dibujante de primer nivel y se esfuerza por hacer un trabajo decente, pero hay muchas viñetas que son lamentables. Si ya el guión de por sí es pobre, el arte termina por hundir esta obra al total mediocrismo. La historia no es gran cosa, pero los lápices son muy simples y flojos, cayendo en muchos excesos y taras.

Pero como dijimos anteriormente, no todo es malo. Ese diálogo final entre Batman y el Joker es soberbio. Además, aquellos que sean fans de la filmografía de Smith notarán algunos guiños y chascarrillos que les harán la lectura más disfrutable. Pese a todos los fallos que tiene, no es ni por asomo el peor cómic del Caballero Oscuro.

Libertad, libertad.

Batman: Cacofonía es un título pretencioso y con un argumento en ocasiones forzado que sólo cuenta con un par de secuencias destacables y memorables. Artísticamente es deficiente y no consigue cumplir con las expectativas que pueda tener alguien. Da la sensación de que tanto guionista como dibujante se lo pasaron bien haciéndolo e intentaron dar algo diferente con su mayor esfuerzo, pero es algo que no consiguen transmitir al lector. Tiene más sombras que luces.

Si quieres leer otras reseñas de nuestro #ZZYearSix, pincha en el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.