#ZZYearSix: 10 años de… 5 ELEMENTOS, de Jesulink

¡Cumpleañeros saludos, zhéroes!

Por sexto año consecutivo celebramos nuestro aniversario de la única manera que sabemos: reseñando cosas sin parar. 
Como ya viene siendo tradición, a lo largo de esta semana estamos publicando reseñas sobre obras emblemáticas que, al igual que nosotros, cumplen años y que aún no habíamos recogido en nuestro cada vez más voluminoso catálogo.

Pasad, acomodaos en nuestro #ZZYearSix y… ¡que no os lo cuenten!

 

 

Título original:
5 elementos
Editorial: Loftur Studio
Creador: Jesús García Ferrer (Jesulink) 
Publicación España: Oct. 2009 – Nov. 2017
Valoración: Joya elemental

 


En estas fechas de aniversario es parte de nuestro trabajo echar la vista atrás en busca de obras especiales que, o bien son excepcionales y que cumpla una década más de existencia es motivo de regocijo general o que nos hayan marcado tan profundamente que su eco ha ido resonando durante toda nuestra vida como lectores. Si hay algún cómic que pueda enmarcar en la segunda acepción, ese no puede ser otro que…

5 ELEMENTOS
de Jesulink

En un mundo poblado de elementales, personas ligadas a un elemento de la naturaleza ya sea agua, fuego, rayo e incluso mierda, se sitúa el reino de Leona. Tras sufrir una cruenta guerra civil a causa de la traición del grupo de guerreros más poderosos de la región conocidos como los 5 elementos, la nación ha ido desarrollándose y las tragedias ocasionadas durante lo que se conoció como la traición del día cero se han convertido en poco más que un recuerdo borroso. Pese al consenso social imperante de que los 5 elementos no son más que traidores, un joven elemental de fuego llamado Kaji Llamaviva está convencido de su inocencia y hará todo en cuanto esté en su mano para descubrir la verdad, aunque se haya tenido que mudar forzosamente en un aislado pueblo y tenga que empezar una nueva vida en él.

Lo que empezó como una parodia algo cutre de Naruto ha acabado desembocando un en proyecto editorial que engloba tanto cómic, webserie y un inminente videojuego. La trayectoria que ha seguido Jesús García Ferrer (conocido como Jesulink) desde sus inicios vendiendo en una mesa plegable grapas de Raruto y el Tigre Mal Dibujado hasta llegar al día de hoy es, como mínimo, envidiable. La forma en que manejó la mitología que rodeaba la serie de Kishimoto para parodiarla al extremo siempre desde un más que evidente afecto y las ideas de su propia cosecha que iba dejando hasta crear un historia verdaderamente compleja entre tanta risa causaron furor entre una comunidad joven de otacos que se engancharían irremediablemente a las aventuras del ninja de Torroja.

Del primer año…

Pero lo que nos ocupa hoy es su obra posterior, 5 elementos. Un cómic que arrastra de manera casi inevitable el mismo sentido del humor absurdo y paródico del que hace gala anteriormente pero que no tarda en distanciarse tomando un rumbo algo más serio y centrándose en la resolución del misterio que persigue Kaji. Siempre se intenta crear un equilibrio entre ambos aspectos, siendo habitualmente el contrapeso cómico Zap, el único amigo del protagonista y ser de luz y de mi corazón que dan las mismas ganas de abrazarle como de estrangularle. Y este no es el único personaje con el que uno se puede encariñar fácilmente. Pese a que la historia se centra casi siempre en Kaji (de hecho es el narrador y no pocas veces se pasa todo el capítulo desarrollando una idea), Jesulink no descuida a ninguno de los cinco elementales que forman parte del grupo principal, construyendo un grupo de chavales que, pese a sus diferencias y constantes peleas, forman una piña frente a cualquier adversidad.

En términos de historia, 5 elementos es una matrioska de misterios. Siempre hay uno que resolver y en cuanto se resuelve uno aparecen otros dos. Esto, sumado a los continuos giros de guión y apariciones siempre en el último momento, hace que el lector siempre tenga una razón por la que estar enganchado a la trama. Y no hay que olvidar las peleas. Siguiendo la más pura tradición del shonen las batallas gozan de gran importancia en cuanto a la hora de ir construyendo el clímax de cada arco argumental, siendo una liberación frente a la tensión dificultades pasadas por los personajes. Al menos, cuando ganan. No deja de ser un grupete de chavales que se enfrenta contra el status quo, una gigantesca máquina que genera de forma continua medias verdades y desmemoria. Tarde o temprano se acaban chocando contra el sólido muro del autoritarismo y se deja claro que, más allá de su insistencia en conocer la verdad, si han llegado tan lejos es gracias al azar.

… a los últimos.

A medida que avanza el cómic todo evoluciona a pasos agigantados hacia la madurez pero nada a tanto nivel como el dibujo. Empezando desde una estética chibi, Jesulink va refinando su estilo a medida que pasan los arcos argumentales y acaba por mostrar un estilo propio que poco tiene que envidiar a según que mangas. Lo que va ganando la trama en matices, profundidad y seriedad el arte lo gana en claridad, limpieza y madurez que hizo que 5 elementos se convirtiese en todo un viaje a los que tuvimos la suerte de seguirlo mes a mes.

Personalmente, 5 elementos es mi viaje a la adolescencia. Un tránsito algo extraño teniendo en cuenta desde donde parte pero que ha sido imprescindible para mi formación como lector a la hora de buscar algo más que peleas con muchos gritos. Este cómic intenta ir más allá. Sin ser una obra sesuda con mil matices tiene los necesarios y toca temas universales que, a día de hoy, deberían tener más importancia que nunca. No puedo recomendaros con la suficiente fuerza que probéis este cómic que para mi es un indispensable.

Si quieres leer otras reseñas de nuestro #ZZYearSix, pincha en el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.