#ZZYearSeven: 40 años de… EL IMPERIO CONTRAATACA. Te quiero. Lo sé

¡Cumpleañeros saludos, zhéroes!

Ya van siete años hablándoos de cómics, cine, series, videojuegos, películas, juegos de mesa… y todo lo que nos gusta y apasiona. Pese a lo duro que ha sido este último año (y lo está siendo) para todo el mundo, aquí seguimos unidos cual familia numerosa. Así que tomad asiento y disfrutad de todas las cosas que os tenemos preparadas para vuestro deleite y gozo.

Es momento de reseñar obras, películas o juegos que cumplan años al mismo tiempo que nosotros y que, a la postre, nos han marcado de una forma u otra…

Sed bienvenidos al #ZZYearSeven y ¡que no os lo cuenten!

Título Original:
Star Wars. Episode V: The empire strikes back
Año: 1980
Director: Irvin Kershner
Guión: Leigh Brackett, Lawrence Kasdan (Historia: George Lucas)
Fotografía: Peter Suschitzky
Reparto: Mark Hamill, Harrison Ford, Carrie Fisher, Frank Oz, Billy Dee Williams, David Prowse, Alec Guinness, Anthony Daniels, Kenny Baker, Peter Mayhew, Jeremy Bulloch, Kenneth Colley, Bruce Boa, Julian Glover, Denis Lawson, Michael Culver, John Ratzenberger, Michael Sheard

Valoración: Segundas partes nunca fueron buenas mis cojon&%$

Sinopsis: Lejos de debilitarse tras la destrucción de la Estrella de la Muerte el Imperio sigue dando caza a los rebeldes, lo que supondrá que los caminos de Luke, Leia y Han se separen después de sufrir el ataque de Vader y sus tropas. Ahora es el momento de que el joven Skywalker aprenda los secretos de los Jedi mientras sus amigos intentan desesperadamente huir de las garras del Imperio

Los 40 años que han pasado desde el estreno de El Imperio Contraataca no sólo no la han perjudicado como película sino que, como sucede con el buen vino, le han sentado de maravilla, dando más lustre a sus innumerables aciertos tales como el ritmo, el imaginario de naves, criaturas, escenarios, planetas y personajes, una fotografía deliciosa que pasa del blanco puro de Hoth a las sombras y el juego de luces del enfrentamiento final. Todo eso y la que seguramente es la revelación más impactante de la historia del cine hacen de esta película una joya indiscutible, un clásico imperecedero y una obra maestra sin discusión, cuyo visionado anual es obligatorio para cualquier fan de Star Wars y del cine que se precie.

¡Que me voy del grupo de whatsapp de la familia te digo!

Pese a conocer al detalle todo el metraje de la cinta y ser más que capaz de escribir esta reseña sin ponerme la peli he sido lo suficientemente profesional como para volverla a ver. En realidad en esta ocasión la vi porque era la oportunidad de hacerlo con alguien que nunca la había visto, si bien conocía el spoiler familiar, por lo que pude contemplar de primera mano cómo esta maravilla sigue encandilando a gente como hizo conmigo hace ya demasiados años como para contarlos. Ver a una persona nada fan atrapada por la magia de la película no hace sino engrandecer su leyenda y demostrar una vez más que, la llamada ahora trilogía original, tiene un encanto que nunca tendrán las otras entregas de la saga. Me gustaría que tú, querido lector, hicieras el ejercicio de reconocer en cuántos momentos de los que cito en esta reseña has llegado a emocionarte al recordarlos, porque la verdad es que no hay un momento malo en toda la cinta.

Gracias a que en la película anterior George Lucas lo había dado todo para presentar a sus protagonistas y el conflicto existente en una galaxia muy, muy lejana, aquí la acción pudo empezar desde el primer minuto. La escena inicial en el planeta helado de Hoth ya es una maravilla en sí misma, casi un cortometraje introductorio donde veremos a Luke haciendo sus pinitos como Jedi, no me digáis que no os emocionáis cuando alcanza su sable laser mientras está colgado boca abajo, a Han y Leia con una tensión sexual no resuelta, en un momento de nuestra vida en el que no sabíamos que era eso y un Imperio más despiadado que nunca con todo un arsenal de tropas de asalto tan imaginativas como letales.

Tauntaun es un nombre como muy flamenco, ¿no?

Este es sin duda uno de los puntos fuertes de toda la saga pero aquí es donde llega a su esplendor. Los temidos AT-AT, las naves rebeldes que sueltan cables, los Tauntaun y el Wampa, todo, absolutamente todo, en Hoth mola, tiene un diseño atemporal y está plagado de detalles que engrandecen la leyenda de la película, marcando un poco el devenir de la misma al ser una victoria totalmente aplastante por parte de los malos. Y es que, si El Imperio es tan buena, es porque los malos son los protagonistas y nunca hubo un malo mejor que Darth Vader, máxime ahora que tiene su propio tema musical, esa inolvidable Marcha Imperial que te pone los pelos de punta cada vez que suena. Por si fuera poco en esta introducción veremos a Han Solo empuñando un sable laser en la que es una de mis escenas favoritas pese a que luego queda enterrada por todo lo bueno que estaba por venir. Que era mucho, muchísimo.

Llegamos al punto de inflexión de la cinta que es cuando los caminos del trío protagonista se separan. Mientras que Han, Leia, Chewie, C3PO y R2D2 parten rumbo al planeta Bespin donde esperan conseguir la ayuda de Lando Calrissian, un viejo conocido de Solo de sus tiempos de contrabandista, Luke viaja a Dagoobah para conocer al maestro jedi Yoda quien lo deberá entrenar en los caminos de La Fuerza. Es aquí donde le pondría la única pega a la peli pues después de verla tropecientas mil veces caí en la cuenta que mientras unos escapan del Imperio hasta llegar a donde ya se encuentra Vader esperándolos Luke tiene tiempo de ir a Dagobah, conocer a Yoda, entrenarse, enfrentarse a sus miedos, controlar un poco La Fuerza y viajar hasta Bespin para el peor rescate de la historia.

Leer, analizar, reseñar, ese trabajo tuyo ser.

Pecata minuta en comparación a todo lo bueno que tiene este tramo central de la peli donde conoceremos a Yoda, el auténtico y no la cosa esa saltarina de las terribles precuelas, quien nos fascinará con su manera de hablar y sus sentencias. “Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes” es seguramente la frase que lo inmortalizó y que todos hemos usado en alguna ocasión. Por otro lado visitaremos la ciudad aérea de Cloud City, donde el encantador Lando se ha montado su tinglado lejos de los dominios del Imperio pese a que pronto descubrirá que es imposible no tener problemas con ellos. Otra escena mágica es cuando se abren las puertas del salón y un implacable Vader los espera. Pese a la rapidez de Solo en desenfundar, él siempre dispara primerio ya lo sabéis, Vader detiene el disparo y atrae hacia sí la pistola. Y justo antes del pluscuamperfecto clímax llega el momento de la congelación y el mítico diálogo entre Leia y Han: “Te quiero”. “Lo sé”.

Y casi sin darnos cuenta entramos en el clímax de la película, la llegada de Luke a Cloud City para enfrentarse contra Vader quien quiere capturarlo con vida para llevarlo ante el Emperador o eso al menos es lo que nos quiere hacer creer. El combate entre los dos es poco menos que épico, moviéndose por varios escenarios y con un Vader pletórico dominando todos los poderes secretos del Lado Oscuro. Entonces, después de haber acorralado a Luke y haberle cortado una mano de un sablazo el Lord Oscuro deja caer la bomba acerca de la verdad del padre de Luke. BOOM, tu vida ya no volverá a ser la misma. Mucho se ha hablado del efecto de esta revelación una vez se hicieron las precuelas y por tanto el espectador ya sabría esta información, analizando si el impacto o la calidad del mismo es mayor o menor. Ya os digo que no hay nada, nada de nada, que pueda superar este momento.

Venga Luke, no te pongas así, dame la mano y… ¡oh, wait!

Casi sin tiempo a digerir la noticia Luke consigue escapar a duras penas y es Leia quien acaba rescatándolo. Una mano nueva y la promesa de que rescatarán a Han y fin. ¿Cómo es posible que la película acabe así? A diferencia de Una Nueva Esperanza, en la que el final era un cierre a lo visto en pantalla, aquí ya se sabía que formaba parte de una trilogía y por tanto la aventura estaba lejos de acabar. Aunque es verdad que luego vino El Retorno del Jedi para poner un excelente punto final a la saga galáctica más influyente de todos los tiempos la sombra de El Imperio es demasiado alargada para todo lo que vino después, erigiéndose no solo como la mejor de las tres sino como una de las mejores películas de todos los tiempos.

Creo que ha quedado bastante claro en estas más de 1300 palabras que El Imperio Contraataca es una de mis películas preferidas por lo que obviamente no puedo ser objetivo en mi crítica. En mi defensa solo puedo decir que la he visto tantas veces que si realmente no fuera tan buena ya le habría visto puntos flacos o me hubiera llegado a cansar. Pero me pasa todo lo contrario, cada vez me gusta más y no importa el tiempo que pase siempre me apetece volverla a ver.

Y eso me parece algo mágico, saber que, pase lo que pase podré ver y disfrutar de El Imperio Contraataca. No digamos si, como esta ultima vez, la veo acompañado, algo que no me importaría hacer durante los próximos 40 años. Pero eso, amigos, es otra historia…

Si quieres leer otras reseñas de nuestro #ZZYearSeven, pincha en el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.