#ZZYearSeven: 20 años de… PERSÉPOLIS, de Marjane Satrapi

¡Cumpleañeros saludos, zhéroes!

Ya van siete años hablándoos de cómics, cine, series, videojuegos, películas, juegos de mesa… y todo lo que nos gusta y apasiona. Pese a lo duro que ha sido este último año (y lo está siendo) para todo el mundo, aquí seguimos unidos cual familia numerosa. Así que tomad asiento y disfrutad de todas las cosas que os tenemos preparadas para vuestro deleite y gozo.

Es momento de reseñar obras, películas o juegos que cumplan años al mismo tiempo que nosotros y que, a la postre, nos han marcado de una forma u otra…

Sed bienvenidos al #ZZYearSeven y ¡que no os lo cuenten!

 

 

Título original:
Persépolis TPB/HC

Sello: L’Association Editeurs
Artista: Marjane Satrapi
Contenido: Persépolis Vol. 1-4 (Nov. 2000 – Sep. 2003)
Publicación Francia: Abr. 2007
Publicación España:
Nov. 2013 (Norma) / Ene. 2020 (Reservoir Books)

Valoración: Una Historia de tiranía

 

 

Hace siete años que la aventura de Zona Zhero dio comienzo. Hace también siete años que este cómic llegó a mis manos. Y, aunque se cumplan veinte años de su creación, la historia comienza hace exactamente cuarenta. Todas estas historias son las que vengo a contaros con motivo del vigésimo aniversario de la publicación de…

PERSÉPOLIS
de Marjane Satrapi

“Desde que llegué a Francia en 1994 siempre he estado contando historias de mi vida en Irán a mis amigos. Veíamos las noticias del país en la televisión, pero no representaban mi experiencia”. Y es que, entre otras muchas cosas, con Persépolis, Marjane Satrapi hizo que la revolución iraní se conociera desde una perspectiva diferente: no como un conflicto político más que se desarrolla en una sociedad ajena a la nuestra, narrado en cuatro titulares por unos señores con traje que leen un telepronter, sino como un relato personal que nos permitía ver el verdadero alcance del mismo. Al igual que autores como Art Spiegelman (Maus), con su novela autobiográfica y narrada en primera persona Satrapi ha conseguido hacerse un hueco en la cultura pop por el valor histórico y divulgativo de su obra.

Como decía, todo comienza hace cuarenta años, en 1980 cuando la pequeña Marjane Satrapi tenía diez años, justo el día en que ella y el resto de niñas iraníes se ven obligadas a llevar velo a la escuela y a dar clase en aulas separadas de los niños. A partir de aquí, asistimos al relato de lo que es vivir en un régimen fundamentalista islámico y los cambios que suponen este viraje radical en la vida de una niña criada en el seno de una familia aristocrática, culta, bilingüe y totalmente alejada de estas costumbres del medievo.

Y así hasta hoy.

A lo largo de cuatro tomos que en nuestro país se publican de forma integral, Marjane Satrapi nos cuenta, desde su particular punto de vista, todos los cambios que sufrió su sociedad. Los dos primeros tomos corresponden a la infancia y adolescencia de la autora que se suceden a la vez que el triunfo de la Revolución Islámica, las guerras contra Irak y el régimen de los ayatolás asolan su país. El tercer tomo ahonda en la diáspora de iraníes que decidieron abandonar su país huyendo de la guerra y la represión, entre los que se encuentra ella misma. Sus padres decidieron enviarla a estudiar al Liceo Francés de Viena, hasta que todo se calmase. Y el último tomo narra su regreso a Irán para estudiar Bellas Artes y la dificultad que supone, para alguien que lleva cuatro años viviendo la libertad europea, volver a acostumbrarse al ambiente represivo de Irán, desde el mismo momento en que se pisa el aeropuerto.

A la increíble historia de Satrapi, contada con humor, un gran sentido crítico y mucha ironía, se suma su ya reconocible arte, a pesar de la evidente evolución a lo largo de otros títulos. El estilo naif de su dibujo, encaja a la perfección con el relato, pues sabe reflejar desde una perspectiva infantil un cambio sociopolítico de esta magnitud. Además, el uso del blanco y negro es una elección que rema totalmente a favor de la narración. Representa el contraste absoluto de esta historia de una vida llena de luces y sombras en la que no caben los grises. Su forma de narrar y de expresarse hacen que empatices con el personaje y sientas su historia cercana porque, sean de donde sean, los niños son niños.

Punk is not dead.

Persépolis ha sido nominada y galardonada en multitud de ocasiones por su fondo y por su forma. Arrasó en Angoulême el año de su publicación, haciéndose con los codiciados premios al mejor autor revelación y al mejor guión. Los Eisner también pusieron el foco en ella. Hasta la peli de animación estuvo nominada a los Oscar y se llevó un Goya.

Claro, por si no lo sabíais, Persépolis tiene una versión animada de 2007, dirigida por Vincent Paronnaud “Winshluss”, autor de esa magnífica y siniestra versión underground de Pinocchio, quien también colaboró con Satrapi en la adaptación de su guión. Y, tras Persépolis, llegaron Bordados y Pollo con Ciruelas, otras dos novelas con gran carga autobiográfica en las que Marjane Satrapi nos sumerge de nuevo en las tradiciones de su país, convirtiéndose con ellas en uno de los máximos exponentes del costumbrismo iraní.

Lo de los daños colaterales…

Creo que no he sido la única que ha puesto el ojo en los 20 años de Persépolis. Reservoir Books ha publicado una reedición por este motivo que, de no tener el cómic de Marjane Satrapi, os animo a comprar. No sólo es la vida en viñetas de la autora, también es un pedazo deHistoria de los que no conviene olvidar.

Si quieres leer otras reseñas de nuestro #ZZYearSeven, pincha en el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.