#ZZYearSeven: 10 años de… LA RED SOCIAL. Dale like

¡Cumpleañeros saludos, zhéroes!

Ya van siete años hablándoos de cómics, cine, series, videojuegos, películas, juegos de mesa… y todo lo que nos gusta y apasiona. Pese a lo duro que ha sido este último año (y lo está siendo) para todo el mundo, aquí seguimos unidos cual familia numerosa. Así que tomad asiento y disfrutad de todas las cosas que os tenemos preparadas para vuestro deleite y gozo.

Es momento de reseñar obras, películas o juegos que cumplan años al mismo tiempo que nosotros y que, a la postre, nos han marcado de una forma u otra…

Sed bienvenidos al #ZZYearSeven y ¡que no os lo cuenten!

Título Original:
The Social Network
Año: 2010
Director: David Fincher
Guión: Aaron Sorkin (Novela: Ben Mezrich)
Fotografía: Jeff Cronenweth

Reparto: Jesse Eisenberg, Andrew Garfield, Justin Timberlake, Armie Hammer, Max Minghella, Josh Pence, Joseph Mazzello, Rashida Jones, Brenda Song, Rooney Mara, Malese Jow, Trevor Wright, Dakota Johnson, Emma Fitzpatrick, Caleb Landry Jones, Aaron Sorkin, Dustin Fitzsimons, Bryan Barter, Patrick Mapel, Toby Meuli, Jami Owen, Scotty Crowe, Marcella Lentz-Pope, Barry Livingston

Valoración: Caerás en sus redes

Sinopsis: Una noche de otoño del año 2003, Mark Zuckerberg, alumno de Harvard y genio de la programación, se sienta delante de su ordenador y empieza a desarrollar una nueva idea: TheFacebook. Lo que comenzó en la habitación de un colegio mayor pronto se convirtió en una revolucionaria red social. Seis años y 500 millones de amigos después, Zuckerberg es el billonario más joven de la historia.

Antes de nada… ¡Feliz Zona Zhero Aniversario a tod@s! Porque sí, el mundo se estará yendo a la mierda pero eso no va a evitar que rompamos una de las tradiciones más guays y notorias de nuestra página. En anteriores años en esta sección rescaté películas muy majas y festivaleras como Mars Attacks o la mitiquísima Solo en Casa, pero esta vez no, esta vez voy a intentar comportarme como un niño grande (que ya tengo una edad…) y os voy a traer pata negra de la buena, el buen caviar, vaya. Hoy repasaremos una de esas obras maestras que siempre entran en los Top 10 de la decáda de cualquier cinéfilo de Twitter, es decir ese pepinazo que sigue siendo La Red Social de David Fincher.

¿Qué es un like?

Bueno, supongo que casi todos conoceréis de que va esta película, pero por si acaso hay alguien que aún no, pongámonos en contexto. La Red Social es una adaptación cinematográfica de la novela The Accidental Billionares de Ben Mezrich que cuenta la historia de cómo Mark Zuckerberg y Eduardo Saverin crearon la red social más conocida del mundo y de cómo su relación se fue destruyendo a la misma vez que su fama subía como la espuma. Justo un año y medio después se estrenó la adaptación cinematográfica de esa novela a cargo de Mr. David Fincher y Aaron Sorkin, poca cosa vaya. La película fue estrenada en Octubre de 2010 y ganó 3 Oscars, el de mejor edición, guión adaptado y BSO a cargo de los molones Atticus Ross y Trent Reznor.

Obviando que es una de mis películas favoritas y una muestra de cine (y, sobre todo, de edición y guión) realmente fascinante, la razón principal por la que he escogido esta película para este apañadísimo Aniversario es que La Red Social me parece el mejor ejemplo de biopic que existe. Porque, aunque ya he hablado de este tema otras veces, la mayoría de los biopics que han sacado en los últimos 20 años me dan pereza, ya que muchos de ellos son simples “Oscar baits” cuya única intención es obtener el mayor número posible de nominaciones en los Premios y poca cosa más. No suelen ser malas películas pero su extrema prefabricación me echa mucho para atrás como espectador. Y sí, cierto es que  hemos tenido también muy buenos ejemplos de biopics que se salen un poco de la norma y resultan frescos como Yo, Tonya, Argo o Atrápame si Puedes pero, en mi opinión, por muy buenas que sean esas películas poco pueden hacer ante un mastodonte cinematográfico como el que hoy vamos a hablar, así que manos a la obra.

Y esto es el caralibro.

El aspecto que más me gusta de esta película es el hecho de que aunque no deja de ser una recreación de unos hechos basados en la realidad, el trabajo de Fincher y Sorkin se puede disfrutar como un triste y realista relato de ruptura de una amistad muy estrecha. Esta es la película a la que casi todos nos referimos como “la película de Facebook”, pero es justo ese aspecto de que algo tan comercial y universalmente conocido como Facebook esconda detrás de su creación una historia tremendamente cerca de las traiciones corporativas y llena de gente cegada por un poder más grande del que nunca podrían imaginar que alcanzarían

Y para seguir hablando de ella tenemos que pararnos un momento y examinar la figura más importante en esta historia: el “personaje” que es Mack Zuckerberg. El billionario más joven del mundo y creador de LA red social. Por lo que nos deja ver la película y muchas de las declaraciones que el propio Zuckerberg ha hecho, este señor, psicoanáliticamente, da para una tesis universitaria de las tochas, ya que en la mayoría de las escenas Fincher y Sorkin nos lo muestran como una persona realmente existosa y visionaria en lo suyo pero totalmente carente de inteligencia emocional, ya que como se nos deja ver en la brillante primera escena de la película donde contemplamos la ruptura de la exnovia de Mark, Erica Albright interpretada por una fantástica Rooney Mara, Mark es una persona cuyo altísimo nivel de egocentrismo y cinismo siempre le va a llevar a querer ser el ganador de la conversación o, al menos, dejarte claro que básicamente él es más listo que tú. Fincher, junto al ingenioso y cercano diálogo de Sorkin, crea una escena de apertura que realiza a la perfección una breve pero muy sólida presentación de cómo es esta persona y cómo le dice el personaje de Mara a Zuckerberg, que seguramente será una persona existosa en el futuro pero que siempre se preguntará por qué las chicas no salen con él y que no será por el hecho de que sea un nerd, sino por su arrogante personalidad porque y cito textualmente: “es un auténtico gilipollas”.

Mark, eres gilipollas.

Más allá del estupendo trabajo de guión por parte de Sorkin, a la hora de crear esta versión de Zuckerberg, lo que termina que todo haga click es la redondísima interpretación de Jesse Eisenberg como este señor. Ya que, que mejor que alguien que siempre tiene cara de pasar de todo, de sabelotodo y de quererse ir a su casa que el bueno de Eisenberg y la verdad es que aunque el chaval parezca de todo menos simpático en la vida real, aquí hizo un excelente trabajo.Y es que mucha de la chicha de su personaje viene de como Eisenberg se comporta delante de cámara, también de sus gestos o de la manera tan déspota y de “mirar bajo el hombro a los demás” que tiene con casi todo el mundo con el que se relaciona en la película. Vamos, lo que es un auténtico cyborg carente de cualquier empatía emocional pero extremadamente interesante como lo seria un villano y como su particular cerebro funciona. Y todo eso sumado a la gran interpretación de Jesse Eisenberg se convierte en un personaje que capta la atención total del espectador, bueno sobretodo porque a la velocidad a la que hace hablar Sorkin a sus personajes es tan rápida y nerviosa que si pestañeas te puedes perder cosas, vaya. 

Siguiendo con el cast tenemos a Andrew Garfield como Eduardo Saverin, el fiel y majísimo escudero de Mr. Zuckerberg y quizás junto al personaje de Rooney Mara, la persona que más empatía produce al espectador. Ya que sí, Saverin también estuvo metido en el ajo, pero, como bien nos muestran los relatos de la película, fue un ajo en el que básicamente Zuckerberg le metió sin ni siquiera planteárselo antes. Es básicamente el punto de vista en el que se apoya el espectador, emocionalmente hablando, y Garfield transmite a la perfección y con mucha rabia dramática toda esa frustración y rabia, frutos de lo que sería lidiar a diario con alguien como Zuckerberg. Y todo esto culmina en la que es, quizás, la escena mas importante e impactante de la película, cuando Saverin se entera de que Zuckerberg le ha echado de la empresa y este, totalmente cabreado, termina de explotar y le canta las cuarenta en una oficina llena de gente. Luego también tenemos a los gemelos Winklevoos interpretados por un siempre sólido Armie Hammer quien, con la ayuda de CGI, interpreta a los dos gemelos. Si es cierto, que son personajes más secundarios en cuanto a tiempo de pantalla, pero totalmente vitales para el relato ya que fueron ellos los que contrataron a Zuckerberg para que desarrollase algo parecido a Facebook, para que luego él cogiese su idea, la mejorase y llegase primero a crear la red social de color azul.

…y luego vendemos los derechos de las fotos a clínicas rusas.

Quitándonos al reparto de encima, los dos elementos más importantes que hacen que este peliculón funcione tan bien son el montaje y la puesta en escena. El montaje quizás sea la parte más currada o detallada de la peli, ya que está milimétricamente cortado y medido para que la altísima cantidad de información que se lanza hacia el espectador sea lo más clara posible y pegue bien con el ininterrumpido y fluido ritmo de los cientos de acontecimientos que ocurren en la película. Vamos, que es una peli que dura 2 horas y utiliza hasta el último segundo de esa duración, sin relleno o paradas innecesarias y siempre yendo al grano, que es lo que nos gusta ¿no? También hay que hablar del sensacional uso de los flashbacks que se muestran a lo largo de la película, ya que son muchos y se realizan constantes saltos al futuro para ayudar a dar sentido a lo que vemos en las sesiones judiciales de Zuckerberg y CIA. Por lo tanto, no sería hipérbole decir que estamos ante un gran montaje de Kirk Baxter y Angus Wall que imprime un gran ritmo a la película y guía al espectador de manera clara y concisa e ir ensamblando cronológicamente todas las piezas de la trama. 

En cuanto a su puesta en escena, es otro punto fuerte a destacar ya que gracias a la preciosa y sombría fotografía a cargo de Jeff Cronenweth, Fincher es capaz de crear una puesta en escena y atmósfera realmente  triste y pesimista, protagonizada por una Universidad en la que se cambian las grandes fiestas y desenfrenos juveniles por fuertes vínculos entre amigos, duro trabajo y un ambiente decadente y frío. Y si, también cuenta con los habituales puntitos de humor cínico e irónico que tanto le gusta a Sorkin, pero más bien escaso ya que estamos en el mundo de verdad y hay poco de gracioso en todo los eventos que se no presenta, vamos que es más reírte por no llorar.

¿Abogado? El que tengo aquí AL LADO.

Resumiendo, La Red Social es un must see imprescindible del cine de las dos décadas de los 2000 y fácilmente el biopic más entretenido, molón y mejor escrito que yo he visto. Una película sobre cómo la creación de la red social más conocida del mundo mundial llevó a la destrucción de la única amistad “de verdad” que tuvo nuestro protagonista. Todo ello contador por una solvente y elegantísima dirección de David Fincher apoyado por un guionazo que vale su peso en oro del excesivamente talentoso Aaron Sorkin. Pues eso, si por algún casual aún no habéis visto esta peli o la conocéis pero aún no os han dado el empujón para que la veáis ya de ya aquí os he dejado unos cuantos párrafos, más de lo habitual para ser honestos, pero es lo que hay cuando una peli da para tanto, no se merece menos.

Si quieres leer otras reseñas de nuestro #ZZYearSeven, pincha en el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.