#ZZYearFour: 30 años de… WATCHMEN, de Alan Moore y Dave Gibbons

¡Fantásticos saludos, zhéroes!

Hace unos días nos reunimos las mentes pensantes de Zona Zhero y no sabíamos muy bien cómo celebrar nuestro cuarto aniversario. En un principio habíamos pensado en ir puerta por puerta ofreciendo cava y regalando camisetas de la Zona a todos los que nos visitáis diariamente, pero al final se nos juntaría con el siguiente aniversario y sería volver a empezar otra vez. Luego hemos pensado que mejor lanzábamos al aire un fuego artifical en el que se viera nuestro logo desde cualquier parte de España (Sudamérica queda bastante lejos), pero no nos llegaba ni para comprar un ticket del metro. Cuando ya habíamos perdido la esperanza de qué narices hacer para celebrar con vosotros nuestro cumpleaños, una voz ha resonado por encima del murmullo: “¿Y si hacemos lo mismo que años anteriores?“. El silencio se hizo en toda la habitación y todos miramos al becario asombrados por su ingenio. Así que…

¡Bienvenidos a nuestro cuarto aniversario, zhéroes! Durante esta semana os regalaremos reseñas sobre obras clásicas que también cumplan años como nosotros, como señal de nuestro amor verdadero y puro a todos vosotros. ¡Porque os lo merecéis! ¡Porque sois gente maja, bonica y muy aseada! Pasad y acomodáos en nuestro #ZZYearFour.

 

 

Título original: Watchmen: Deluxe Edition TPB
Sello: DC Comics
Guionista: Alan Moore
Artista: Dave Gibbons
Colorista: John Higgins
Contenido: Watchmen #1-12 (Sep. 1986 – Oct. 1987)
Publicación USA: Abril 2013

Publicación España: Febrero 2016 (ECC Ediciones)
Valoración: Orgasmo literario /10

 

 

Si me pongo a pensarlo, hacer una introducción no sirve de nada porque este cómic habla por sí solo…

WATCHMEN
de Alan Moore y Dave Gibbons

¿Te rieh?

Cuando le dije a mis editores que quería reseñar Watchmen para este nuestro cuarto aniversario en seguida me di cuenta de que era “mear muy alto”, no sólo porque esta obra es un pilar de la literatura en viñetas, sino porque hay redactores que hablarían de ella mucho mejor que yo. Pero en cambio no me arrepiento de aventurarme a ello, porque la llevo en el corazón desde el momento en que leí la primera página, porque me dejó sin aliento y porque forma parte de uno de los momentos que guardo con cariño en mi memoria.

Pues bien, si os doy las razones por las cuales he decidido aventurarme a hablar de la gran obra magna, también debo explicaros por qué esta no va a ser una reseña al uso. Y es que hay millones de reseñas que hablan sobre el guión, los personajes y el diseño del cómic en sí mismo, y yo tengo una visión muy distinta de él, para mí estas viñetas esconden muchas cosas más, y eso es lo que voy a tratar de poner de manifiesto, sé que no soy la única que lo ha hecho, pero quizás no en este medio.

Reacciones a “sacan una nueva edición de Watchmen”.

Ahora me dirijo a ti, que estás leyendo estas líneas, no te voy a entretener mucho más, solo quiero contarte cómo conocí Watchmen y explicarte algunas cosas que quizás necesites para entender de qué estoy hablando. Yo estaba en mi segundo año de carrera cuando la obra llegó a mí, con todo lo que eso quería decir, leerla, entenderla y, por supuesto reseñarla, (sí, no es la primera vez que escribo sobre ella y sé que no será la última) así pues, si bien, como he dicho antes, esta no va a ser una reseña al uso, voy a utilizar algunos conceptos que puede que desconozcas, pero no sufras, te daré todos los instrumentos que hagan falta para que puedas entenderme. Sin más dilación… ¡te doy la bienvenida al gran mundo de la literatura en viñetas!

¿POLIFONÍA O INTERTEXTUALIDAD?

Que no nos asusten estas dos palabrejas, más que nada porque una tiene que ver con la otra. De lo primero que debemos hablar en una obra como la que nos ocupa es de las voces que hablan en ella, es decir, de cuántas personas pueden llegar a contarnos historias en un mismo entramado (o guión, como prefiráis llamarlo). En este caso podemos llegar a contar hasta nueve voces identificadas fácilmente, entre ellas encontramos las del Dr. Manhattan, Rorschach, Búho Nocturno, etc., esto es, aquellos personajes que cuentan, ellos mismos, un fragmento de la historia, su historia, a través de los recuerdos que se nos presentan en forma de flashback. Ejemplo muy claro es de la primera Miss Jupiter. Pero estas son sólo las más visibles, pues también nos encontramos varias obras dentro de la principal, como lo son los capítulos del libro de Mason (porque los personajes también escriben) Bajo la máscara, que no hace otra cosa sino dar a conocer el, a veces, oscuro pasado de los vigilantes; o también los fragmentos de un cómic de piratas del que desconocemos el título y que nos sirve de contexto sociopolítico y que deja entrever la opinión del autor. Este método de incluir varias voces es el conocido como polifonía o intertextualidad (según se siga a Bajtín o Kristeva), en el ámbito de la crítica literaria, y no es otra cosa que adaptar las diferentes formas de contar una historia según el personaje, pues se emplean narraciones en primera persona en las que el lenguaje se adapta, así pues, Rorschach no habla de la misma manera que lo hace el Dr. Manhattan (poniendo los dos extremos más opuestos del mismo fenómeno).

Buenos días, ¿qué hay de comer?

¿EL DESEO COMO TEORÍA O LA TEORÍA DEL DESEO?

Otro de los grandes temas que podemos encontrar en la obra es el del Deseo. Pero hemos de tener claro de qué tipo es, ¿sexual?, ¿ideal?, ¿emocional? Pues la verdad es que todos y ninguno a la vez. Encontramos que todos los personajes, ya sean principales o secundarios, están movidos por un deseo, puede ser el de supervivencia, el del orden, el de crear un mundo mejor, el de destruirlo, etc., pero cada uno tiene algo que lo mueve, que lo hace decidir, estar vivo, dejarse llevar, e incluso cohibirlo hasta el punto de la inacción. ¿Por qué es tan importante este concepto? Pues porque toda la obra está basada en el inconformismo de los personajes, ya que es su deseo de algo mejor el que los lleva a moverse, hasta las últimas consecuencias, como bien vemos al final (ese que no os voy a contar porque quiero que leáis el cómic).

METALITERATURA

¿Y esta otra palabreja qué es? Pues es cuando dentro de una obra literaria hablamos de la literatura o de cómo está hecha. Y ahora mi querido lector, si es que has llegado hasta aquí, me preguntarás que dónde se puede ver eso. Pues muy fácil, además del ya mencionado libro de Mason, ¿te acuerdas del puesto de periódicos? Pues no está ahí por casualidad, ni aparece en todos los capítulos porque a los autores les apetezca dibujarlo cada ciertas páginas, sino que es una referencia clara a la propia literatura, a su opinión sobre la misma y que sirve de puente para la introducción de más de una referencia “porque un librero lo sabe bien”.

Es ketchup…

LA FILOSOFÍA DE LA OBRA ABIERTA

Mentiría si dijera que el final de Watchmen es autoconclusivo y que no deja ninguna rendija a la imaginación, que es completamente hermético. Porque, como no podía ser de otra manera, cada vez que leemos esta obra, tenemos la sensación de ver cosas nuevas que antes no podíamos siquiera imaginar que estuvieran escondidas en sus páginas y el final nos parece completamente diferente en cada lectura; esto es causado por algo conocido como “obra abierta” y es que el final y el entramado dejan a la imaginación del lector múltiples posibilidades. Así pues, este cómic está plagado de indicios y referencias que hacen que el lector, en cada una de sus visitas por las páginas, descubra múltiples caminos que le llevan a una u otra conclusión, dando como resultado una infinidad de posibles interpretaciones, algo que comprobamos de buena mano.

EL CÓMIC COMO LITERATURA

Millones de veces he escuchado la frase “leer cómics es para niños”, a lo que siempre he respondido “también hay cómics para adultos”. Algo que venía seguido de toda una explicación por mi parte sobre por qué los cómics no son sólo cosas de niños. Actualmente, y desde hace seis años, sólo necesito hacer mención de Watchmen y su complicado entramado literario. ¿Por qué?, pues sencillo, porque demuestra que el cómic forma parte de lo que conocemos como cultura literaria y lo hace de una forma brutal. Aunando todos los métodos disponibles hasta el siglo XX y les da forma a través de un guion excelente y una sucesión de viñetas aún mejor, dando como resultado lo que podríamos considerar como una de las obras magnas del cómic o de la propia literatura.

Ay, las viñetas de Watchmen.

Y DESPUÉS DE TANTA VERBORREA… LO QUE PIENSO YO

Si has llegado hasta aquí y no te queda claro que me gusta Watchmen, ya te lo digo yo. Me gusta, me encanta, lo adoro y hasta le he hecho un altar en mi biblioteca, junto al Quijote. Evidentemente, para mí, esta gran obra está incluida dentro de la tradición literaria del siglo XX; no lo comparo con Kafka o Thomas Mann, porque si no puedo comparar a estos dos entre sí mismo por lo diferentes que son, tampoco puedo hacerlo en el caso que nos ocupa, porque son magníficos y únicos cada uno a su manera. Pero me parece que Alan Moore y Dave Gibbons se merecen todo el mérito que se les pueda dar, porque, bajo mi perspectiva, demuestran lo que muchos ya pensábamos, que el cómic no es cosa de niños, que hace una crítica, que es un punto de vista sobre la sociedad, la cultura, la política e incluso la economía como podría serlo cualquier otra obra escrita en papel, y que no hay que despreciarlo solo porque tenga dibujos dentro de viñetas, porque el cómic no sólo es eso, sino mucho más y estos autores lo demuestran de la mejor manera posible.

Lo sé, no hablo del dibujo, no hablo del guión, ni siquiera hablo del contexto o de los autores, pero es que no me parece adecuado, porque como esta obra no hay otra, y Watchmen, insisto, al menos para mí, es mucho más que palabras y dibujo, va mucho más allá de una trama de acción y superhéroes. Y sé que me dejo muchísimas cosas en el tintero, se podría escribir un libro entero de una obra como esta y yo solo me he dedicado a explicar muy brevemente algunas de las cosas que me parecen las más importantes. Seguramente muchos lo harán mejor que yo, pero, mi querido lector, si has llegado hasta aquí espero haberte transmitido el amor que le tengo a esta obra y que estés de acuerdo conmigo.

Que te digo que Watchmen es el mejor cómic…

Ya me callo, aunque podría seguir, en serio, pero mejor hacerlo cara a cara y con un café en la mano, porque siempre es mejor intercambiar opiniones y ver más puntos de vista, porque siempre podemos descubrir más cosas…

Si quieres acceder al contenido completo de nuestro #ZZYearFour pincha sobre el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.