#ZZYearFour: 25 años de… RESERVOIR DOGS, de Quentin Tarantino

¡Fantásticos saludos, zhéroes!

Hace unos días nos reunimos las mentes pensantes de Zona Zhero y no sabíamos muy bien cómo celebrar nuestro cuarto aniversario. En un principio habíamos pensado en ir puerta por puerta ofreciendo cava y regalando camisetas de la Zona a todos los que nos visitáis diariamente, pero al final se nos juntaría con el siguiente aniversario y sería volver a empezar otra vez. Luego hemos pensado que mejor lanzábamos al aire un fuego artifical en el que se viera nuestro logo desde cualquier parte de España (Sudamérica queda bastante lejos), pero no nos llegaba ni para comprar un ticket del metro. Cuando ya habíamos perdido la esperanza de qué narices hacer para celebrar con vosotros nuestro cumpleaños, una voz ha resonado por encima del murmullo: “¿Y si hacemos lo mismo que años anteriores?“. El silencio se hizo en toda la habitación y todos miramos al becario asombrados por su ingenio. Así que…

¡Bienvenidos a nuestro cuarto aniversario, zhéroes! Durante esta semana os regalaremos reseñas sobre obras clásicas que también cumplan años como nosotros, como señal de nuestro amor verdadero y puro a todos vosotros. ¡Porque os lo merecéis! ¡Porque sois gente maja, bonica y muy aseada! Pasad y acomodáos en nuestro #ZZYearFour.

Título original:
Reservoir Dogs
Año: 1992
Director: Quentin Tarantino
Guión: Quentin Tarantino

Fotografía: Andrzej Sekula
RepartoTim Roth, Harvey Keitel, Chris Penn, Steve Buscemi, Michael Madsen, Lawrence Tierney, Randy Brooks, Kirk Baltz, Edward Bunker, Quentin Tarantino, Burr Steers

Valoración: Voy a decíros de que va “Like a Virgin”. Trata sobre una putita que es una máquina de follar, o sea, por la mañana, por la tarde, por la noche, polla, polla, polla, polla, polla, polla, polla /10

Sinopsis: Una banda organizada es contratada para atracar una empresa y llevarse unos diamantes. Sin embargo, antes de que suene la alarma, la policía ya está allí. Algunos miembros de la banda mueren en el enfrentamiento con las fuerzas del orden, y los demás se reúnen en el lugar convenido. 

La ópera prima de Tarantino (como largometraje). La película que hizo que Wes Craven se saliera de la sala a mitad de proyección en Sitges.

Un excéntrico y autodidacta Quentin Tarantino comenzó su andadura en festivales de cine mostrando su primera película. Desconocido por aquel entonces, las proyecciones de la cinta ayudaron a que se fuera hablando de esta nueva promesa. El largometraje sorprendió allí por dónde pasó. Un ejercicio de buen hacer dentro del cine independiente, donde todo estaba calculado al milímetro y resultaba impactante que fuera el primer trabajo de un realizador novel.

Servicio de habitacioneees..

¿Pero qué es lo que tiene Tarantino que lo hace tan especial?

Se dice mucho de los continuos homenajes que hay en su cine. En ocasiones, hay escenas totalmente calcadas (sin ir más lejos la escena final de Reservoir Dogs donde se están apuntando con las armas está extraída de City on Fire) pero nunca se ha dicho nada de plagio. ¿Por qué? Pues porque transforma el significado o los detalles de la escena y los hace suyos. Reiteradamente usa aspectos de aquí y de allá, del cine que le enamora, pero se integran de manera tan perfecta que nadie pone el grito en el cielo y siempre se deja pasar. Elige un género y le da su toque

El comienzo de Reservoir Dogs ya es magistral y toda una declaración de intenciones: unos tíos en un bar hablando de cual creen que es el verdadero significado de la canción “Like a Virgin” de Madonna y de la costumbre de dejar propina al pagar. Todo esto durante varios minutos y, sorpresa, es totalmente interesante y entretenido. Un guionista como Tarantino, que puede mantener ese nivel con conversaciones superfluas, no necesita de mucho artificio, sólo de buenos actores y darles buen diálogo. Por esta razón nunca echamos en falta no ver en ningún momento el atraco del que se habla en todo momento durante la cinta. No es necesario, los personajes ya nos dan la información que necesitamos. Todo lo demás sería darle vueltas a lo mismo y rompería la esencia misma de la película (por otra parte, el presupuesto puede ser otra razón por la que esta escena nunca se rodara).

¡Camareroooo, una de merooo!

De esta forma, al ser una película de bajo presupuesto, se apoya en el diálogo y las interacciones entre los personajes en un solo escenario (salvo en flashbacks). Su estructura por episodios ayuda a ir conociendo a los principales miembros de la banda, a la vez que vamos viendo qué está pasando en la fábrica, punto de reunión de ellos tras el atraco. Como si de una obra de teatro se tratara, los personajes van apareciendo y desapareciendo del escenario, dando paso a que se luzcan, como la la ya tan famosa escena del Sr. Rubio torturando al policía a ritmo de Stuck in the Middle With You. El  decorado, de esta manera, pasa a ser un personaje más. La tensión se palpa. El Sr. Blanco no sabe si aparecerá la policía tarde o temprano por allí pero tampoco sabe a qué otro lugar ir y, en un primer momento, no sabe nada de sus compañeros. Sólo deduce que hay un topo en el grupo que los ha delatado. La desconfianza entre ellos a medida que van apareciendo, como era de esperar, va aumentando.

Reservoir Dogs es una película que entiende mejor el cine que la mayoría de superproducciones que conocemos. Tarantino también ha sabido evolucionar y, si bien ésta no llega a ser su mejor cinta, por aquel entonces usaba los pocos medios que tenía a su favor y sacaba provecho de ello. A falta de presupuesto crea un conglomerado de personajes agrupados por una trama que evoluciona poco a poco a base del diálogo. No llega a aburrir. Al contrario, atrapa y nos deja impacientes por ver cómo va a continuar. Nos metemos de lleno en su dinámica a la hora de ser contada y, si aparece una de esas conversaciones que parece que no vienen a cuento, nos la gozamos porque Tarantino ha puesto el mimo y empeño para que así sea.

Clowns to the left of me,
Jokers to the right, here I am,
Stuck in the middle with you.

Pocos directores comienzan con tanta fuerza. Reservoir Dogs juega con los cánones establecidos y cambia su estructura del cine de “atracos”. Una película que por sí sola ya anunció la aparición de un nuevo genio en el mundo del cine. Años más tarde se llevaría su primer Oscar a mejor guión original por la grandísima Pulp Fiction (¿Qué? ¡Dí que una vez más!) y a día de hoy sigue dándonos joyas en las que la palabra “fuck” no deja de sonar de mil maneras diferentes. A contracorriente de las reglas preestablecidas en Hollywood.

Si quieres acceder al contenido completo de nuestro #ZZYearFour pincha sobre el hashtag y…

¡Nos vemos en la Zona!

 

 

Jorge V

Graduado en Criminología en la Universidad de Alicante. Entre mis gustos de ocio se encuentran el cine, los cómics, los videojuegos y las series de TV. Siempre intento informarme antes para no tener que tragarme ningún bodrio :)

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe