#ZZYearFive: 80 años de… ROBIN DE LOS BOSQUES, de Michael Curtiz y William Keighley

¡Bienvenidos seáis todos y todas a nuestro 5º aniversario!

Como viene siendo habitual pretendemos celebrar nuestro cumple, y esta vez por todo lo alto. Para ello os vamos a hablar de obras que cumplen años como nosotros y que se merecen ser parte de esta gran fiesta que se verá redondeada con veinticinco artículos en los próximos cinco días. ¡Todo relacionado con el número de la rima fácil!

Así que poneos cómodos, pillad algo de picar y preparaos para el mejor aluvión de artículos comiqueros y cinéfilos. ¡Allé vamos!

Título original:
The Adventures of Robin Hood
Año: 1938
Director: Michael Curtiz, William Keighley
Guión: Norman Reilly Raine, Seton I. Miller, Rowland Leigh
Fotografía: Tony Gaudio, Sol Polito
Reparto: Errol Flynn, Olivia de Havilland, Basil Rathbone, Claude Rains, Patric Knowles, Eugene Pallette, Alan Hale, Melville Cooper, Ian Hunter.

Valoración: Justo en la diana /10

Sinopsis: Robin de Locksley regresa a Inglaterra tras combatir contra los infieles en las Cruzadas.Mientras tanto Juan sin Tierra, el hermano del Rey Ricardo I, ha usurpado el trono y gobierna despóticamente, por lo que el noble sajón decide refugiarse en el bosque de Sherwood y luchar contra él para devolverle la corona a Ricardo.

Corren malos tiempos para Inglaterra, Ricardo Corazón de León ha desaparecido durante las cruzadas y hay quien afirma que ha muerto en combate. Su hermano, el príncipe Juan ha resultado ser un gobernante cruel y despiadado que oprime al pueblo a base de impuestos abusivos mientras él y sus nobles gozan de todos los privilegios de la corte. Pero todavía hay esperanza para los pobres y los afligidos, para los hambrientos y los enfermos, para aquellos que lo han perdido todo excepto la dignidad.

Una esperanza que, como no podía ser de otra manera, viste de verde.

Cuando te invitan a cenar pero todo el mundo tiene que llevar algo.

Robin de los Bosques es una de las películas de mi infancia, en mi casa la poníamos cada año por Navidad y, pese a saber de memoria, todo lo que iba a pasar siempre conseguía engancharme delante del televisor de principio a fin. Curiosamente hace unos meses leyendo The Fade Out (una joya ambientada en el Hollywood de los años ’30-’40) uno de los extras era una ilustración homenajeando una imagen clásica de esta película y algo se despertó en mí. De repente pensé que hacía demasiado que no la veía y de inmediato me propuse revisionarla. Cuando acabó y vi que justo este año se cumplían 80 años de su estreno sabía que ya tenía mi primera reseña para este AniverZZario.

Como 80 años son muchos años bien vale la pena hacer un poco de historia. La primera adaptación cinematográfica del personaje, cuya rumorología sobre su verdadera existencia se remonta hasta el S.XII, fue en 1922 con Douglas Fairbanks de protagonista (hay constancia de otro film de 1912 pero es más un mediometraje que una película tal y como entendemos el cine moderno). Eran otros tiempos y esta primera incursión en el celuloide lucía en riguroso blanco y negro y era muda, pese a todo se recuerda como la cinta que catapultó a Fairbanks a lo más alto de la fama. Pasados unos años la tecnología llegó a la industria y fue en 1938 cuando la Warner Bros (sí, antes Warner hacia buenas pelis de héroes) estrenaba la que para muchos es la versión definitiva del personaje, esta vez a todo color, por primera vez en la historia de la productora y con sonido, con una banda sonora tan mítica que hasta se llevó un Oscar. La película fue un éxito absoluto tanto de crítica como en taquilla y, como decía, está considerada por muchos como la versión definitiva del personaje. Esto es, sin duda, gracias a Errol Flynn.

Mira Errol, ahí va el peluquero que te ha hecho ese look a lo Beckelar.

Errol Leslie Thomson Flynn nació en Australia en 1909 y vivió su vida como si una de sus películas se tratara, abandonó siendo muy joven su país natal para buscar oro (y aventuras) en Papua Nueva Guinea y años más tarde, ya conociendo el éxito como actor, irse como reportero a España durante la Guerra Civil. Su fama de conquistador nato y gran amante le valió más de un escándalo y tres matrimonios frustrados, su bravuconería y arrojo le llevaban a interpretar él mismo las escenas de riesgo pero también a numerosas reyertas con compañeros de rodaje, su afición por la juerga y las drogas le hacían el alma de todas las fiestas de Hollywod pero le acabaron pasando factura cuando murió con apenas 50 años.

Todo esto podemos apreciarlo en el personaje de Robin Hood, un guerrero que no rehúye ningún combate, llegando a adentrarse en solitario en el Salón Real o participando en el torneo de arco organizado por el rey, pero también un hombre de buen corazón que ayuda a los más necesitados que buscan refugio en el bosque de Sherwood. Además Robin no es solo el mejor arquero que haya existido nunca, es también un saltimbanqui capaz de grandes acrobacias, gran jinete y excelente espadachín, siempre viste con una sonrisa entre vacilona y alegre, usa un lenguaje mordaz con replicas que se clavan con la misma facilidad que sus flechas pero también un romántico capaz de abrir su corazón a la bella Lady Marian y un hombre de honor que no duda en arrodillarse ante su verdadero rey.

Esto es una pelea de espadas y no el Yoda ese dando volteretas.

Robin de los bosques es mucho más que un escaparate de lujo para el lucimiento de Errol Flynn, es una cinta de aventuras trepidante para toda la familia, donde las escenas de acción se suceden sin descanso entremezcladas con grandes dosis de comedia que junto a la fanfarria musical le otorgan un acabado muy alegre, casi como si de una fiesta se tratara. Hay que destacar también la ambientación en exteriores, aprovechando todas las posibilidades que ofrece un bosque, lugar ideal para emboscadas y también para reunir a toda la banda de necesitados, así como el Castillo Real en cuyo salón la lía parda el bueno de Robin entre patas de cordero y jarras de vino. Mención especial para el combate final con un duelo de espadas que transcurre por todo el castillo y deja unas imágenes jugando con las sombras para el recuerdo. En definitiva estamos ante una película que representa el cine como espectáculo en su máxima expresión.

Pasarán otros 80 años y esta película seguirá retrayéndome a mi infancia, me seguirá entreteniendo como el primer día y seguirá arrancándome una sonrisa en cada escena. Por si fuera poco al recuerdo que tengo de niño viendo esta película se suma el de un programa especial navideño de ‘Que Grande es el Cine’ en el que Garci afirmaba con rotundidad que para el día de Navidad siempre debería proyectarse o Robin de los bosques o Qué bello es vivir.

¿De verdad queréis saber si se tocar el piano?

En ese mismo programa brindaban con cava en lugar de ginebra disfrazada de agua como hacían habitualmente, lo que me recuerda aquella vez que pensamos que ese truco de disfrazar el agua era una buena idea para darle una lección a un niño. Pero eso, amigos, es otra historia…

Recordad que podéis pasaros por #ZZYearFive para disfrutar de todas las reseñas del aniversario y…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Excelente reseña, Carlos.

    No conocía, o quizás mi memoria ya me comienza a fallar (cosas de la edad, supongo) esa cita de Garci, pero, en cualquier caso, no puedo estar más de acuerdo con él. Hoy en día lo tenemos fácil con nuestras copias de dvd, o blue ray los más “moelnos”
    Siendo sincero, no te aseguraría que cada año, o para la época navideña en el caso concreto de Robín de los Bosques, pero sí que te digo que he perdido la cuenta de las veces que he visto ambas dos desde que las tengo en mi colección, y ya hace años de eso.
    Rockeros Saludos.

    PD. ¿Para cuando esa reseña de “El hombre tranquilo”?? ;)

    XDDD

  2. carlosplaybook dice:

    Hola thebaldrocker,

    La cita de Garci me quedó marcada más por el detalle de la ginebra que por lo otro xD

    En mi casa la teníamos en VHS así que la vi muchas más veces de lo normal lo bueno es que pese haber pasado muchos años y tener un recuerdo excelente la peli me volvió a encantar en este revisionado. Eso asegura que recupere el buen hábito de verla cada tanto. En cambio Que Bello es Vivir creo que la habré visto una vez y ya, ahora que me está dando por el cine clásico quien sabe si cualquier día de estos cae.

    Parafraseando a nuestro boot preferido El hombre tranquilo no entra en mis planes pero gracias por tú interés

    Gracias por comentar!

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.