#ZZYearFive: 70 años de… LOST WORLD, de Osamu Tezuka

¡Bienvenidos seáis todos y todas a nuestro 5º aniversario!

Como viene siendo habitual pretendemos celebrar nuestro cumple, y esta vez por todo lo alto. Para ello os vamos a hablar de obras que cumplen años como nosotros y que se merecen ser parte de esta gran fiesta que se verá redondeada con veinticinco artículos en los próximos cinco días. ¡Todo relacionado con el número de la rima fácil!

Así que poneos cómodos, pillad algo de picar y preparaos para el mejor aluvión de artículos comiqueros y cinéfilos. ¡Allé vamos!


 


Título original: 

Lost World (ロスト・ワールド<前世紀>)
Sello: Kodansha
Mangaka: Osamu Tezuka
Publicación Japón: Diciembre 1948
Publicación España: Abril 2018 (Planeta)
Valoración: El nacimiento de un Dios /10

 

 


Hablar de los genios siempre es difícil. De genios que acabaron por influenciar a las generaciones posteriores de autores más aun. Hacer justicia a alguien que prácticamente construyó los cimientos de toda una industria que ha acabado por convertirse en una de las más populares a nivel mundial pues ya es misión imposible. Por eso mismo empiezo por el (casi) principio, con un autor aun en ciernes que pese a haber pegado ya su primer pelotazo aun tendría mucho que aportar tal como mostraría en…

LOST WORLD
de Osamu Tezuka



El científico Ryhei Tabata es asesinado a manos de una extraña organización misteriosamente relacionada con el advenimiento de Mamango, el planeta gemelo de la Tierra que se separo de esta hace cinco millones de años y cuya órbita ha traído de vuelta después de tantísimos años. El detective Mostacho, decidido a esclarecer este crimen, acaba cruzándose con el doctor Shikishima, un joven genio dispuesto a desentrañar los secretos que oculta el misterioso mundo perdido.

Lo que más me gusta destacar de la obra de Osamu Tezuka es su polivalencia. Lo mismo te hace una aventura de ciencia ficción para chavales como Astroboy que un drama histórico a la altura de Adolf, una historia simpática de animalejos como Kimba, el león blanco o una mirada contemplativa al comportamiento y moralidad humana con Fénix. Este señor era un todoterreno, una fuerza de la naturaleza de la creación. Por eso mismo resulta tan interesante cuales son sus influencias y, sin lugar a dudas, en Lost World, el tercer trabajo que publicó, se ve claramente algunas de ellas.

¡Estás atrapado, Mostacho!

La primera y más inmediata que se nos puede pasar por la cabeza al leer la sinopsis es la de Julio Verne. El modo en que el mangaka combina elementos de la ciencia ficción más “loca” te traslada inmediatamente a esas historias clásicas de mundos de fantasía justificados por una premisa supuestamente científica. Quizás en Lost World todo esté un poco pasado de vueltas y esté poco refinado en comparación a sus obras posteriores pero como primera incursión en este terreno es sin duda una mirada interesada al pensamiento de la época.

Una de las mayores innovaciones que se le atribuyen a Tezuka en cuanto al avance del manga como arte es la forma de narración que, aunque no dejaba de tener una gran influencia del cómic americano, consiguió dotarle de un dinamismo y velocidad de la que hasta entonces carecía. En la obra que nos ocupa se ve que aún está experimentando con el número de viñetas por página y como transmitir el movimiento de sus personajes siendo el resultado algo más parecido a una serie de estampas que en algunos casos parecen inconexas que a una verdadera historia secuencial. Es por esto que el ritmo es bastante irregular, en ocasiones recreándose con escenas de acción algo agónicas y en otras avanzando a tiro fijo dejando de lado de lado cabos por atar.

Os preguntaréis como he llegado hasta aquí

Con todas las pegas que he puesto es normal preguntarse hasta que punto es árida la lectura de este clásico pero no quiero alarmar a nadie: Lost World entra solo. Lo que en otros casos resultaría una narración confusa, Tezuka logra compensarlo con una historia simpática que, sumada a un dibujo reconocible y amigable con el lector novato, sea accesible a cualquier público. La capacidad de crear obras atemporales que tenía el Dios del manga está más que patente en esta obra que tiene la friolera edad de 70 años.

En plena fiebre por recuperar material clásico todo lo que lleve el nombre de Osamu Tezuka es un indispensable para el fan del manga. Puede que hayan pasado ya 90 años de su nacimiento pero la mayor parte de sus obras apenas acusan el paso del tiempo y siguen siendo tan disfrutables como el primer día. Quizás Lost World no sea la mejor de todas pero sin lugar a dudas es indispensable para comprender como nació la leyenda.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.