#ZZYearFive: 20 años de… LOVE HINA, de Ken Akamatsu

¡Bienvenidos seáis todos y todas a nuestro 5º aniversario!

Como viene siendo habitual pretendemos celebrar nuestro cumple, y esta vez por todo lo alto. Para ello os vamos a hablar de obras que cumplen años como nosotros y que se merecen ser parte de esta gran fiesta que se verá redondeada con veinticinco artículos en los próximos cinco días. ¡Todo relacionado con el número de la rima fácil!

Así que poneos cómodos, pillad algo de picar y preparaos para el mejor aluvión de artículos comiqueros y cinéfilos. ¡Allé vamos!


 

Título original: 
Love Hina (ラブひな)
Sello: Shonen Magazine
Mangaka: Ken Akamatsu
Publicación Japón: Octubre 1998 – Ocubre 2001
Publicación España: Noviembre 2018 (Ivrea)
Valoración: El harén primigenio resulta ser una bonita y sencilla historia /10

 

 

Por su vigésimo aniversario exploramos una de las obras más influyentes en el género de la comedia romántica en el manga actual así como una de las primeras obras en usar el recurso del harén de chicas detrás de los huesos del protagonista. Hoy hablamos de…

LOVE HINA
de Ken Akamatsu

Keitaro Urashima es un chico de 20 años que quiere entrar en una de las universidades más prestigiosas del país por una promesa que hizo hace mucho tiempo a una chica de la que no recuerda ni su nombre ni cara. Sin embargo, tras dos intentos fallidos de entrar, sus padres lo echan de casa y decide ir a la posada de su abuela que, debido a la ausencia de esta, él se ve obligado a regir como nuevo dueño y administrador. ¿Cuál es el problema? Es una residencia exclusiva de chicas.

Si bien es cierto que Love Hina es una de las obras progenitoras del sub-genero del harén romántico hay que tener en cuenta que el estilo es muy distinto de cómo se comporta en las series de hoy en día con la misma temática. ¿Os habéis fijado como las películas antiguas tienen escenas largas y más pausadas con la acción? Mientras que hoy día el manga ha evolucionado para comunicar la mayor cantidad de acción en el menor número de viñetas, este manga de Ken Akamatsu es más tranquilo, si te paras un segundo después de cada capitulo a pensar “¿Qué ha pasado en realidad en la trama?” te das cuenta que tu respuesta es una o dos líneas. Esto es más fácil de ver cuando te das cuenta de que, por ejemplo, en ningún momento el manga pretende que haya más de una relación romántica real. El punto fuerte en este manga es lo poco complicado y aun así divertido que resulta.

¿Qué hay más clásico que estas escenas en comedias románticas?

El manga se toma su tiempo en construir sus personajes y les da carácter, historia y motivaciones convincentes por estar atraídos al protagonista. Todos tienen suficiente tiempo en primer plano para contar su historia y dar al lector una mirada a quienes son en realidad. Y todo esto ocurre sin abandonar o dejar de lado la comedia la cual de por si es más que suficiente para tentar a leer el manga.

El dibujo de Ken Akamatsu viene altamente influenciado por el de Rumiko Takahashi y obras de ella como Lamu o Maison Ikkoku, un estilo basado en personajes coloridos pero sencillos y, ante todo, expresivos. La mayoría de las viñetas de Akamatsu están centradas en conseguir transmitir como se siente el personaje, con muchos trazos dedicados a dibujar texto y líneas alrededor de los personajes para mostrar su estado anímico. Aunque he de admitir que se siente algo raro el perpetuo estado de alegría en que parecen estar sumidos los personajes, siempre con una sonrisa en la boca cuando no están mostrando otra emoción, supongo que es parte de su estilo.

La gran satisfacción que provoca que una relación reciba sus frutos

Una de las cosas importantes que Love Hina definió en los manga harén fueron los arquetipos de personajes que vemos repetidos a lo largo del género: la protagonista tsundere, la chica deportista o que hace artes marciales fuerte pero tímida en temas del amor, la chica súper enérgica que no sabe leer el ambiente, la chica joven que hace de “hermana menor”, la que tiene un aire materno… y un largo etcétera. Aunque existen otras series anteriores con historias con más de una chica detrás del protagonista, generalmente no caían dentro de ningún arquetipo y, como en Lamu por mencionarla otra vez, tan solo se trataban de dos chicas detrás del mismo chico. Pero lo verdaderamente importante es que una vez te quitas de distracciones que si arquetipos, comedia, influencias o lo que sea, al mirar la obra como un conjunto te das cuenta de que solo se trata de una bonita historia de un chico y una chica. La esencia del manga es la de coger el tópico de “boy meets girl” y destilarlo a la mayor pureza posible. Ya está.

Love Hina se trata de una obra influyente en el género de la comedia romántica sin la cual no vamos a poder entender las obras más populares que existen hoy día así como los tópicos que definió y se siguen repitiendo hasta la saciedad. Sin embargo la fuerza de este manga no radica en lo que significó para otras obras, sino lo que definió para sí: una historia cálida que te hace sentir bien. Es una lectura obligatoria para los amantes del género y una entretenida distracción que vale el tiempo para los que no tienen nada mejor que hacer.

Y recordad que podéis pasaros por #ZZYearFive para disfrutar de todas las reseñas del aniversario.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

RafaAnto

Filthy weeb, gamer y cinefilo que de paso hace Quimica.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.