#ZZhaLLowEEn: WYTCHES, de Scott Snyder y Jock

¡Esto es #ZZhaLLowEEn, zhéroes!

Entramos en la recta final del especial de terror que hemos preparado para celebrar esta fiesta, en el que durante toda la semana estamos publicando reseñas de muerte sobre títulos y autores terroríficos que, de un modo u otro, han inquietado a nuestros redactores y que ellos, siempre por vuestro bien, os recomiendan para pasar la noche de Halloween.

Desde la Edad Media las personas de pelo rojizo han sido acusadas de brujería y hechicería. Como no podía ser de otra forma, nuestro tirano pelirrojo, el Brujo Supremo de la Zona, ha decidido comenzar el fin de semana más terrorífico invocando a sus antepasadas para rendirles homenaje con…

WYTCHES
de Scott Snyder y Jock

 

 

Título original:
Wytches: Volume 1 TPB

Sello: Image Comics
Guionista: Scott Snyder
Artistas: Jock
Coloristas: Matt Hollingsworth
Contenido:  Wytches #1-6  (Oct. 2014 – May. 2015)
Publicación USA: Junio 2015
Public. España: –
Valoración: Fear of the Dark /10

 

Los libros dan más miedo que las películas. Perosnalmente, siempre que veo una película de terror termino un poco decepcionado, mientras que los libros consiguen quitarme el sueño y me generan paranoia durante semanas y no puedo evitar mirar por el rabillo del ojo qué hay más allá de mi campo de visión natural. Y sí, me encanta el género de terror independientemente del medio que esté representado. Y esa inmunidad la he ido desarrollando con los años, pues de pequeño era el ser humano más asustadizo y miedoso de mi familia. Pero no podía evitar ver o leer historias que me dejaban insomne, que hacían descontrolarse a una imaginación ya hiperactiva de por sí y conseguían que le diera la noche a mi señora madre. O las noches, según lo que me durara la tontería. Lo siento, mamá.

Pues bien, si consideramos que el cómic es el camino intermedio entre la literatura y el cine (tomándome muchas licencias), nunca he encontrado un tebeo que contara una historia de canguelo y que consiguiera trasmitírmelo. No sé si es que el dibujo, al igual que las películas, limita mi imaginación y se queda todo en un casi, pero no. Y es que el problema de todo esto es que se ha explotado tanto a todos los seres folklóricos y monstruos creados por el hombre que ya no existe nada que no se haya contado antes y de mejor forma. Bueno, y si encima hablamos de brujas, entonces ya apaga y vámonos. Esas señoras de piel verdosa, verrugas gigantes en la nariz, su escoba con GPS, sus horribles atuendos atemporales (he de admitir que el gorro siempre me ha gustado) y sus marmitas llenas de cosas repugnantes que podían cambiar a una bella dama en una lagartija. Nigromantes, caníbales, demoníacas, sádicas, retorcidas, asesinas… Dámelas en la versión que quieras porque ya las he visto todas. No puedes contar nada nuevo, ¿verdad?

¿Hay alguien ahí afuera?

Cuando me enteré de que Scott Snyder se iba a encargar de escribir una historia de terror basada en brujas, me eché una risita sorda pensando en qué haría. Y no porque no me guste el guionista, pues su American Vampire me flipa, pero dista mucho de pertenecer al género terrorífico y se centra más en contar historias de un corte más serio de fantasía y aventura. Pero vamos, que eso no da miedo ni lo pretende. Por eso comencé a leer Wytches con cierto recelo en un principio, pero rápidamente quedé enganchado. Y parte de culpa es del artista escocés Jock, que con su trazado sucio y sombrío consigue generar un diálogo visual y una expresividad que mantiene al lector confundido e inquieto durante todo el trayecto que dura la historia. Además parece que todo esté pintado sobre cuadros de Jackson Pollock, así que imaginaos el trabajo que tiene que hacer la mente para no percibir de todo en los fondos de las viñetas.

Hablo en primera instancia del arte y no del guión porque es lo más destacable de la obra con diferencia. ¿Y esas brujas? Olvidad todo lo que habéis visto antes y pensad en la portada de Iron Maiden del Fear of the Dark y podréis comprender mejor cómo es una bruja para este par de locos. Igual de poderosas, místicas y oscuras que las clásicas pero con un toque más animal, primigenio y salvaje que las hace impredecibles y terroríficas. Y, claro está, esto es por la manera en que Snyder quería que sus pesadillas de infancia fueran representadas en su nuevo cómic. La historia, pese a ser un poco de manual, consigue mantenernos en tensión y es, de largo, la mejor que he leído en el noveno arte (sin ser nipona, obviamente).

Ahora me lo pienso dos veces antes de entrar a un bosque.

Nos encontramos con la familia Rooks, compuesta por madre, padre e hija que, tras pasar unas cuantas desgracias sobrenaturales, se mudan a un alejado pueblecito a comenzar de nuevo. Sail Rooks, la joven sobre la que todo el mundo dice que asesinó a la matona de su instituto, será el foco al que acudirán estas bestias como si de una ofrenda se tratara. Mientras tanto sus padres, un escritor de novelas infantiles y una doctora que recientemente tuvo un accidente de tráfico y quedó parapléjica, harán lo posible por averiguar que está sucediendo en sus vidas y, en especial, en la vida de su hija. Poco a poco irán descubriendo los secretos del pueblo y de los seres que habitan allí y tendrán que echarle un par para salir vivos. Y hasta aquí puedo leer, pues sino terminaría haciendo algún que otro spoiler y entonces pierde toda la gracia. Lo suyo es que os lo leáis vosotros y os paséis con el culo apretado hasta el final. Y creedme, lo haréis.

En resumen, se trata de una historia que consigue mantenernos en tensión y que hará las delicias de los que gustamos de las historias de terror sin tener que leer manga. Está todo genialmente atado, no dejándose nada en el tintero Snyder y con un apartado artístico por parte de Jock que querría más de uno en sus cómics. Para más inri, el actor americano Brad Pitt ya se ha hecho con los derechos para una versión cinematográfica. Sólo espero que, si alguna vez se hace, no la destroce.

Por desgracia, este título todavía no ha llegado a las estanterías españolas, por lo que habrá que llorarle a ECC, Panini o Aleta (o quién quiera editarlo) para que lo traigan. Y si os veis con ánimo, os insto a que compréis la versión original y la leáis en inglés. No os va a decepcionar.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. arkhamkaveli dice:

    Conocía la serie pero no pensaba que fuera tan buena ¡Que yo me fío de su critero! Así que me la apunto que si me gusta mucho Snyder, más me gusta Jock :D

  2. Igverni dice:

    Gracias por la crítica, Joe.

    Me gustó mucho Wytches, hecho amplificado porque tampoco esperaba gran cosa.

    Solo una apreciación y es que me sorprende que ni menciones al colorista Matt Hollingsworth, que realmente es quien consigue que este tebeo sobresalga de la media con su paleta de colores y que amplifica el (correcto) arte de Jock.

    No hay mas que ver la diferencia entre los colores planos de la primera historia promocional y el mal rollo y la potencia visual de la obra.

    Saludos!!

    • Joe Runner dice:

      Y tienes toda la razón. Mil perdones. La reseña es un claro ejemplo de que hacer las cosas rápido y sin tiempo termina por perjudicar al resultado final. Pero sí, no sé cómo se me pudo pasar el color por parte de Matt Hollingsworth que es, con permiso de Bellaire, mi colorista favorito. Muchas gracias por comentar y mil perdones.

  3. Lázaro Jesús Hernández dice:

    Alguna página que tenga el comic tengo unos en físico pero me faltan y necesito leerlos ya

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.