#ZZhaLLowEEn: MUSEUM, de Ryousuke Tomoe

¡¡Estamos en #ZZhaLLowEEn!!

Da igual todo lo que corráis o dónde os queráis esconder, durante toda la semana publicaremos reseñas de muerte sobre títulos y autores terroríficos que, de un modo u otro, han inquietado a nuestros redactores y que ellos, sin acritud, os recomiendan para pasar una noche tan especial.

Hoy el encargado de perturbar vuestros sueños es Carlos Playbook, que a pesar de no ser un fan del terror en general, ni  del manga en particular, ha elegido para vosotros una obra que aúna ambas cosas…

MUSEUM 
de Ryousuke Tomoe


 

Título Original:
Museum: The Serial Killer is Laughing in the Rain (ミュージアム)

Sello: Kodansha
Género: Seinen/ Terror
Mangaka: Ryousuke Tomoe
Publicación Japón:  Jul. 2013 – Ene. 2014
Public. España: May. – Ago. 2016 (Norma)
Valoración: Condenado a seguir leyendo manga/10                                                                  

 

Halloween es una noche donde todo puede suceder, una noche donde los espíritus campan a sus anchas y los crímenes más terribles acechan detrás de las sombras. Visto así, no es de extrañar que, por primera vez en más de dos años que llevo en la Zona, vaya a reseñar un manga. Ya comenté en el primer especial de Halloween de la web que no soy muy fan del género de terror (es más, la mejor historia de Halloween que podría explicar es una anécdota que viví en una fiesta pero que este año tampoco me dejan publicar). La suma de estas dos anécdotas demasiado autobiográficas, ya paro, dan como resultado que reseñe un manga de terror. De terror… pero no tanto. A ver si me explico.

Museum (The serial killer is laughing in the rain) es un manga más cercano al thriller, con referencias evidentes a Seven con algo de Saw, una historia policiaca protagonizada por un asesino en serie con unas habilidades de lo más artísticas y el policía que trata de detenerlo mientras supera el abandono de su familia. Además, en la edición de Norma hay dos historias más del mismo autor, una enmarcada en el género de ciencia ficción y la otra un relato de terror al más puro estilo japonés. Como veis, un poco de todo, así que… ¿truco o trato?

Esta es la cara de más de uno cuando dije que iba a reseñar un manga.

Hisashi Sawamura es un policía tan volcado en su trabajo que ha llegado un momento que su mujer, harta de su poca dedicación para con ella y, especialmente, su hijo pequeño, ha decidido ponerle las maletas en la puerta. Por aquello de que para superar una ruptura hay que centrarse en el trabajo (y porque Sawamura  también es un yonkie del mismo) nuestro protagonista se centrará en un caso que tiene al cuerpo totalmente descolocado (y asqueado). Se han cometido diferentes asesinatos en la ciudad en los que todas las víctimas han sufrido terribles torturas antes de morir. En cada escenario la policía ha hallado notas del asesino donde anuncia el motivo del crimen con una sentencia “Condenado a…” que esconde algún motivo personal. Empieza así una historia trepidante donde se nos presenta un asesino con unos métodos tan particulares como minuciosos que acaban por despertar el lado más morboso del lector. Si bien es cierto que en alguna escena veremos más de lo necesario en cuanto a descuartizaciones se refiere, no podemos evitar sentir cierta admiración al contemplar “el trabajo” del asesino de la máscara de rana, así como cierta curiosidad por saber cómo será el siguiente crimen. Con esta base tan interesante no era fácil seguir manteniendo el nivel y aquí es donde la obra arriesga y da un giro para centrar la atención en la relación entre el asesino y el policía, pasando por un juego de trampas y engaños donde las apuestas estarán en todo lo alto. Pero antes habrá tiempo para algo de investigación, relaciones personales entre polis, drama familiar, persecuciones de todo tipo, puntos de humor por aquí y allá, alguna que otra muerte más (no todas son artísticas ni anónimas), y momentos de acción.

Algún detalle gore si que hay, para qué nos vamos a engañar.

Todos los detalles de la historia están bien construidos y se van desarrollando con precisión mientras se permite un par de cliffhangers muy conseguidos. Así la obra consigue un empaque muy sólido, cuyo interés no decae en ningún momento y que se apoya en una duración ajustada de apenas 570 páginas. Quizás la única pega que se me ocurre es demasiado personal y no creo que todo el mundo lo vea igual, pero el final me parece algo fácil pese a tener un punto que deja las puertas abiertas a diferentes interpretaciones. Que cada lector saque sus propias conclusiones, lo que es seguro es que estamos ante un cómic (manga) con un interés notable para cualquier aficionado a la buena lectura, sea cómic mainstream, europeo o japonés.

La primera historia independiente que incluye la edición de Norma se titula La Zorra y el Sicario y le sirvió a Ryousuke Tomoe para  alzarse con el premio Tetsuya Chiba para nuevos autores en el 2009. Es un relato centrado en un asesino a sueldo que debe afrontar un encargo mientras trata con una niña que aparece poco antes de que apriete el gatillo. A este planteamiento hay que sumarle unos elementos de sci-fi que no desvelaremos, que servirán para que la historia exponga diversos conceptos morales que evocan a grandes obras del género. Así mismo, se muestra una crudeza en algunas situaciones que dan más solidez al conjunto. Lástima que al ser la primera historia del autor el dibujo se resiente de una rigidez exagerada, seguramente fruto de la inexperiencia.

La lectura de este manga te atrapa y no te suelta.

Por último, hayamos La frágil Máscara de la Amistad, publicada originalmente entre los números 39-41 de la Young Magazine. Aquí la fuente de inspiración es otra gran película (basada en un relato corto de Stephen King) como es Cuenta Conmigo. Tres adolescentes viajan hasta un lugar conocido como El bosque de los Suicidas en busca del cadáver de un profesor de su centro. A partir de aquí lo que empieza como un curioso road trip, que también supone el final del curso escolar, se convierte en una pesadilla asfixiante en la que no habrá un momento de respiro  hasta llegar al clímax. Será entonces cuando el autor de lo mejor de sí mismo, confirmando las buenas sensaciones que había dejado su obra anterior y presentando de nuevo un final tan cautivador como ambiguo.

MUSEUM es una obra muy completa con historias muy bien construidas y donde apreciamos tanto la evolución gráfica del autor como su versatibilidad, pues en cada una de ellas trabaja un género diferente y mantiene siempre un buen nivel, algo que no sucede a menudo en el mundo del cómic.

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe