#ZZhaLLowEEn: ӘNIGMӘ, de Kenji Sakaki

 

 

¡¡Buh!! ¡¡Esto es #ZZhaLLowEEn!!

Como os venimos amenazando toda la semana, estos días os ofrecemos reseñas de muerte sobre títulos y autores terroríficos que, de un modo u otro, han inquietado a nuestros redactores y que ellos, porque os quieren bien, os recomiendan para pasar la Noche de Brujas.

Hoy le toca a nuestro Ferran, que no duda en apuntarse a cualquier evento especial que organizamos en la página hasta que se da cuenta de que tiene que hablar algo que contenga brujos (y que no vale Merlín), momias y vampiros. Veamos a ver qué tal se lo ha pasado con los monstruos de…

ӘNIGMӘ
de Kenji Sakaki


 


Título original: 
ənígmə (エニグマ)
Editorial: Shueisha
Género: Shonen/ Terror
Mangaka: Kenji Sakaki
Publicación Japón: Septiembre 2010 – Octubre 2011
Public. España: 
Valoración: Lo he podido leer así que no da miedo/10

 

 

 

Dejemos algo claro desde el principio: Soy un miedica. No me gustan los libros de Stephen King, no disfruto viendo Alien y, por supuesto (y a riesgo de poner en peligro mi integridad física a manos de la todopoderosa jefa), no me llaman para nada los relatos de terror del maestro Junji Ito (N. del E. No sé si me duele más lo de Ito o lo de Alien.). Por todo esto, todo lo que envuelve la fiesta de Halloween me resbala bastante y cuando, bajo ningún tipo de coacción por parte de nuestra amada reina zombi, toca comentar algo que vaya con la temática del miedo pero apto para caguetas como yo, lo primero que me viene a la mente es esta obra.

Ya que le dan el poder de dibujar el futuro, que le dejen dibujar bien.

Este manga nos cuenta la historia de Sumio Haiba, un estudiante de secundaria con una misteriosa habilidad: tras sufrir un súbito ataque de narcolepsia, Sumio es capaz de dibujar fragmentos del futuro en su diario mientras duerme. Como el buen chaval que es, nuestro protagonista aprovechará su poder para ayudar a gente en apuros, hasta que un día se cruza con la misteriosa entidad Enigma que, tras secuestrar a su madre, le encierra en el instituto junto a 6 compañeros que también poseen poderes especiales. Este ente les obligará a pasar por el peligroso E-test: una serie de siniestras pruebas que tendrán que superar para conseguir una oportunidad de escapar de esta versión retorcida de su centro escolar y que se encuentra dominada por terroríficos monstruos llamados sombras.

Cualquiera que sea un lector habitual de mangas de la familia de la archiconocida Shonen Jump puede comprobar que el terror no es ni mucho menos una temática muy explotada por esta revista ni sus similares. Sin duda fue esta una de las razones por las que me llamó al principio, ¿sería posible aunar los tropos tan conocidos de los manga shonen con una historia, tal como se pregonaba en la publicidad de la propia publicación, destinada a los amantes del miedo?  Si este era el caso, ¿sería capaz de leerla pese a ser un miedica hasta la médula?

De acuerdo, esta situación puede llegar a dar miedo pero…

Pues el caso es que no es para tanto. El manga sigue una dinámica similar a una versión suave de Saw cosa que, sumada a los poderes que van manifestando los protagonistas y que les sacarán del aprieto en el momento justo, ya resta gran parte de la tensión que se viven en esos momentos en los que se están jugando la vida. Las habilidades que poseen se me antojan demasiado buenas para sentirnos verdaderamente preocupados la mayor parte del tiempo, ya que tienen muy pocas limitaciones y minúsculos o incluso ningún inconveniente. En lo que respecta al terror, se intenta crear una atmósfera adecuada pero son los propios personajes los que apenan dan importancia a su situación. Únicamente se les ve verdaderamente con miedo durante los macabros puzzles cuando podría explotarse más el tiempo entre estos, como, por ejemplo, la sensación de estar en un lugar que resulta familiar y extraño al mismo tiempo, mientras se es asediado por terroríficas criaturas de las que desconoces su naturaleza. Y no, por muy cobardica que sea, ensombrecer la expresión a un personaje de una viñeta a otra no es suficiente para asustarme.

Afortunadamente lo que sí que tiene este manga es un buen ritmo. La historia avanza de una forma rápida respecto a los estándares actuales evitando tramas innecesarias o que acaben en nada. Pese a ser estereotipos, los personajes tienen una personalidad bien definida y cada uno dispone de su propio arco argumental breve pero directo. Sin embargo, todo esto se va al traste en la segunda y última parte de la obra que, pese a presentar una premisa igual o mejor, lo que era al principio un avance rápido pero seguro y atando cabos, aquí se convierte en una caída libre en la que apenas se molestan en introducir a los nuevos personajes y se intenta acabar con todo lo más pronto posible, por poco sentido que tenga y mal explicado que esté.

…cuando el resto de momentos de “terror” consisten en ensombrecer la cara de los personajes pues quizás algo no estás haciendo bien.

El dibujo no es nada del otro mundo, resulta algo genérico y hasta cierto punto olvidable, dado que únicamente se aprecia un esfuerzo en las partes de “terror”, dando una sensación de irregularidad que no le sienta bien a la obra. Todo esto hace que el resultado final sea un manga del montón, uno de tantos que ha pasado por la revista sin pena ni gloria y que, pese a prometer algo nuevo y fresco, se queda a medio gas debido a las insaciables encuestas y rankings de la Jump.

Así que si sois igual de miedicas que yo y queréis leer algo ligerito que no de mucho cague para Halloween, Enigma es vuestro manga…si eliminamos la desastrosa segunda parte.

¡Nos vemos en la Zona!

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe