MYTEK, EL PODEROSO, de Tom Tully y Eric Bradbury (50º Aniversario)

Un día más, continuamos con el movimiento revolucionario #ZonaSimio (clic para saber más), alabando al primate como sólo un pelaplátanos se merece. Y esta noche la empezamos con otro viaje al pasado, al corazón de la nostalgia, a uno de los primeros grandes hitos del cómic extranjero en España. Esta noche, damos la bienvenida a…

MYTEK, EL PODEROSO
de Tom Tully y Eric Bradbury

Una de las portadas de Rafael López Espí para la edición española. (clic en la imagen)

Mytek the Mighty nació en la mítica revista británica Valiant, allá por 1964. La revista empezó su andadura en 1962 y se prolongó hasta 1976 dando cabida a cómics tan míticos como Zarpa de Acero, The Spider  y Kelly Ojo Mágico entre muchos otros. Mytek se publicó a un ritmo de dos páginas semanales hasta 1970. Los padres de la criatura son Tom Tully a los guiones y Eric Bradbury a los lápices, sustituido este último al cabo de un par de años por Bill Lacey. El personaje estaba basado en , no os lo vais a creer, ¡King Kong! (en Francia, donde tuvo un notable éxito, se le llamó así) aunque sus autores no se quedaron en la mera copia/homenaje y supieron llevarlo a un terreno psicodélico y divertido que nadie podía haber imaginado.

Todo empezó cuando el profesor Boyce, un científico que trabajaba en el África profunda, vio como su laboratorio era arrasado por parte de una tribu salvaje, los Akari. Por otro lado, Dick Mason, un aventurero al más puro estilo Allan Quatermain, le informó que en dicha tribu adoraban a un Dios Gorila Gigante, conocido como Mytek. El alarmado profesor tuvo entonces una brillante idea: construir un robot a imagen y semejanza de dicho gorila para presentarlo ante los Akari y ordenarles que desistieran de su violenta actitud.

[Inciso: Esto es lo más normal que va a pasar en la colección así que, si te parece un disparate (que lo es), mejor no sigas leyendo. Aunque, claro, esto es #ZonaSimio…]

Volviendo a la historia, que es lo de menos, un tercer personaje se erigiría (a pesar de ser un jorobado) como el villano de la colección. Gogra era el ayudante del doctor Boyce y, rencoroso y resentido con él y con toda la humanidad, decide robar el robot. En principio su plan era aliarse con los Akari y arrasar todo a su paso, consiguiendo una fortuna por el camino. Por supuesto, el profesor y Mason consiguen detenerlo con la ayuda de un hovercraft y una montaña rusa electrificada (como suena). Finalmente, Gogra se convertiría en la némesis de Mytek y el villano recurrente de la colección, volviendo una y otra vez con unos planes cada vez más locos…

El formato del cómic, de dos páginas semanales que casi siempre acababan con un cliffhanger, obligaba a que no hubiera tiempo para explicaciones científicas de gran calado y que todo fuera construyéndose sobre la marcha (hablando de construir, a Mytek lo construyen en cuatro viñetas, literalmente). Así pues, no era de extrañar que Mytek fuera desarrollando nuevas habilidades a medida que la historia las fuera requiriendo. Todo valía: un sistema de radar que calculaba la trayectoria de los misiles que le disparaban para así poder detenerlos en el aire; baterías solares que debían recargarse; muelles de gran potencia con los que saltar largas distancias; cohetes a propulsión para que Mytek pudiera volar; y más, mucho más…

Un mono a propulsión sigue siendo un mono, y se comporta como tal.

Pero sin duda la mejor idea que tuvo el profesor Boyce fue la de dotar de un cerebro propio a nuestro gorila gigante robótico favorito. Así pues, Mytek era capaz de tomar sus propias decisiones… que básicamente consistían en destruir todo a su paso o perseguir algo que lo llevara hacia una trampa. Con el tiempo sería capaz de emitir sus pensamientos telepáticamente, así como de captar los del profesor y Mason (le pones un vestidito verde y es Jean Grey, sí… Ya he dicho que todo valía, ¿no?).

Mytek también sería capaz de buscar el perdón de la sociedad realizando obras de construcción y salvamento por su propia voluntad, ganándose con dichas acciones un merecido retiro en su África natal. Este recurso de llevar por el buen camino a un villano era algo usual por aquel entonces (caso de Zarpa de Acero o Spider). Por suerte, el retiro de Mytek no duró mucho, y fue entonces cuando empezarían las aventuras más locas de todos los tiempos, empezando por unos alienígenas que utilizaban un rayo para… bueno, para todo: agrandar animales, dominar a humanos para construir réplicas de animales con más fuerza, dar vida a una estatua gigante, etc.

Mytek también sufría y veía como su cuerpo recibía los efectos de tanta lucha.

Tras derrotar a la amenaza alienígena era el momento del retorno de Gogra con un plan tan loco como los métodos que utilizaría para llevarlo a buen puerto… Digamos que construyó un robot por piezas, e igual te encontrabas a Mytek luchando mano a mano contra una mano gigante que contra unas piernas descomunales. Finalmente el cada vez menos jorobado conseguía montar un robot gigante con su cara (la misma que presidia los misiles que lanzaba) y, para colmo de idas de olla, le instalaba el cerebro robado de Mytek. Esto hizo que el profesor y Mason tuvieran que volver a enseñarle al simio todo lo que podía hacer y quiénes eran sus aliados y sus enemigos.

Fue una historia extensísima y tan llena de locuras que es imposible destacarlas todas, pero terminaba abruptamente cuando el Robot Gogra tomaba conciencia de su existencia debido a los pensamientos del (ex)cerebro de Mytek, volviéndose contra su creador. Y es que también había espacio para la reflexión…

Un robot con forma de piernas con rehenes en las alforjas. #MakeMineMytek!

Esta fue la historia más larga de una colección que, a continuación, vería cómo Gogra volvía una y otra vez, bien con un rinoceronte robótico, o bien con unas plantas que controlaba a voluntad, o bien con un chisme nuevo que disparaba rayos… Estas historias seguían siendo divertidas pero la sensación de repetición era inevitable.

Y entonces, justo cuando parecía que la serie ya no daba más de sí, justo después de que Mytek hiciera frente a una plaga de insectos gigantes (productos de la radiación), nuestro héroe llegó más allá de donde ningún otro mono había llegado jamás: Mytek se subía a un cohete (literalmente) y visitaba el espacio exterior, al rescate de unos astronautas desaparecidos en un lejano planeta.

No sé qué es más demencial: la imagen o el diálogo que le acompaña.

Concretamente, era  un planeta donde las sombras tenían vida propia y que estaba habitado por unos pequeños seres con forma de bombilla, armados con metralletas y hablando en un idioma más extraño que el Klingon. Para derrotar a tan singulares enemigos nuestros héroes se aliaron con otros habitantes, con forma de muñeco de jengibre, en la que es la más alucinante aventura jamás vivida por un simio. Toda la epopeya está plagada de momentos delirantes, siendo quizá mi favorito cuando interrogan a uno de estos seres-bombilla y lo tienen atado a una silla con correas…

Y la última aventura de Mytek fue mucho más liviana pues únicamente se enfrentaría a un doctor que quería su cerebro para ponérselo al robot gigante que estaba construyendo (sí, otra vez…). Finalmente, Mytek volvería a su África natal para descansar hasta que sus servicios fueran requeridos de nuevo.

Les salía la factura por un pico.

La edición española, siempre bajo el sello Vértice, fue un baile de formatos, números y curiosidades a la altura de las hazañas de Mytek, por lo que merecen un repaso especial en esta reseña. Mytek, el Poderoso empezó a publicarse en nuestro país en 1965, bastante pronto respecto a la serie original, en una colección que duró 17 números en formato grapa y que  llegaba hasta la batalla final  contra la estatua gigante del tercer arco. En 1967 vería la luz una colección con los míticos tomos de Vértice (Biblioteca Marvel, para los más jóvenes) en un total de 14 números y que, a pesar de los clásicos recortes que hacían en páginas y viñetas, llegaron a publicar todo el material original.

Incluso el #8 de la colección, titulado “El Retorno de Mytek”, es una historia original realizada por el legendario Rafael Lopez Espí con Fernando M. Sesén, debido a un problema con la recepción de materiales originales. Así que se podría decir que tuvimos un Mytek a la española (pero sin tricornio ni traje de luces).

En 1981, se publicaba otra colección en formato grapa desde sus inicios, pero con un coloreado made in Spain que “ensuciaba” demasiado el dibujo. Sólo duró 5 números que dieron paso a la última edición, dentro de la Línea 83 de Surco, también en grapa y ya con el habitual blanco y negro. Ésta es la edición que más se acerca al material original, si bien arranca con la historia empezada justo donde lo dejó la anterior colección (pese a tratarse de un nuevo #1) y termina tras 11 números, dejando material sin publicar.

El color no le sienta nada bien a Mytek que, como podéis ver, se construye en pocas viñetas.

Así pues, Mytek el Poderoso, que este año cumple 50 primaveras, no se publica en España desde hace más de veinte años y siempre con ediciones controvertidas. ¿No sería éste un momento inmejorable para que alguna editorial se animara con la reedición de las aventuras de nuestro gorila gigante robótico favorito?

Lanzado el guante a las editoriales patrias, aquí concluye mi aportación a #ZonaSimio. Espero que hayáis disfrutado leyendo mi reseña casi tanto como yo escribiéndola.

Y sobre todo, espero haberos picado la curiosidad sobre este pequeño pedazo de historia del cómic.

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

You may also like...

2 Responses

  1. 18 Julio, 2014

    […] como el mono-robot Churchill (no confundir con el mono-robot gigante Mytek) son una de las razones por las que alguien se engancha a un cómic, ya que, no nos engañemos, un […]

  2. 7 Agosto, 2014

    […] ― [ CÓMIC ] Marvel Apes  (Karl Kesel y Ramon Bachs, 2008), por Joe Runner. ― [ CÓMIC ] Mytek el Poderoso  (Tully, Bradbury y Lacey, 1964-1970), por Carlos Giménez. ― [ CÓMIC ] Six-Gun Gorilla  […]

Deja un comentario, zhéroe