#ZonaSimio EL ORIGEN DEL PLANETA DE LOS SIMIOS, renacimiento con corazón

Con motivo del estreno este viernes de El Amanecer del Planeta de los Simios, en Zona Zhero hemos querido dedicar toda una semana, del 14 al 20 de julio, en exclusiva a estos animales en el mundo del cómic, el cine, los videojuegos, etc. Todo en el tag #ZonaSimio.

¿Y qué mejor manera de seguir la fiesta primate que hablar de la película que resucitó a los simios en el cine de cara al siglo XXI?

¡Bienvenidos a El Origen del Planeta de los Simios!


Título original
:
Rise of the Planet of the Apes (2011)

Director: Rupert Wyatt
Guión: Rick Jaffa & Amanda Silver
Reparto: Andy Serkis, James Franco, Freida Pinto, John Lithgow, Tom Felton, Brian Cox

Sinopsis: Precuela del ya mítico largometraje El planeta de los simios. Will Rodman (James Franco) es un joven científico que está investigando con monos para obtener un tratamiento contra el alzheimer, una enfermedad que afecta a su padre (John Lithgow). Uno de esos primates, un chimpancé recién nacido al que Will se llevó a casa para protegerlo, y al llama César (Andy Serkis), experimenta una evolución en su inteligencia verdaderamente sorprendente. En el estudio del simio le ayudará una bella primatóloga llamada Caroline (Freida Pinto).
_________________________________________________________________________

Quien escribe estas líneas nunca ha logrado ver a El Planeta de los Simios como una saga. Para mí es un clásico de la ciencia-ficción con un puñado de secuelas que no he visto y un remake que tampoco conozco pero del que os tendré que hablar en breve (I DIED FOR YOUR SINS y tal). Sin embargo, está claro que para la Fox es una franquicia que debe explotarse, pues hace unos años, pasado el disgusto por la peli de Burton, se atrevió a dar luz verde a un guión que resultó ser mucho mejor de lo esperado y que no haría más que mejorar tras reescrituras y aportaciones creativas diversas.

Así, ‘El Origen del Planeta de los Simios’, teniendo en cuenta solo la película original, es una estupenda precuela/relanzamiento que sorprendió a todos, cosechando un éxito inesperado de crítica y público. Es un entretenimiento de calidad, que se toma en serio a sí mismo y cuya carga emocional tiene un peso mucho mayor que el de los efectos visuales, sin dejar de ser por ello espectacular. Un ejemplo a seguir para la gran mayoría de blockbusters. Hubiese sido muy fácil convertir esta cinta en la típica americanada en la que un grupo de soldados muy muy buenos se dejan la vida, muy sacrificados ellos, frente a un ejército de monos muy malos muy malos. Afortunadamente, la película se aleja por completo de esa idea, presentando a los humanos, salvo en el caso del científico protagonista y su familia, como los villanos de la función. De esta manera, se recupera la intención de que la base de ciencia-ficción sea solo un pretexto para la autocrítica. Por tanto, nos encontramos con un film que no teme tratar la historia desde un punto de vista serio, gracias a que Rupert Wyatt, el desconocido director, se cree en todo momento lo que nos está contando, consiguiendo que el espectador también lo haga.

"UN EURIYO PA' COMÉ"

“UN EURIYO PA’ COMÉ…”

Algo difícil considerando que los humanos tienen un rol totalmente secundario y que ningún personaje de nuestra especie tiene interés. El científico, Will, interpretado por un soso James Franco (y ojo, ¡que en principio querían a Tobey Maguire!), es el humano más importante de la cinta, pero funciona más como desencadenante de la trama y como punto de apoyo del auténtico y peludo protagonista que como personaje con entidad propia. En cuanto a los personajes del excelente John Lithgow y Freida Pinto, poco se puede decir de ellos, pues él es un McGuffin puro y duro, y ella está ahí para decir “hola”, ser guapa y poco más.

Como podéis ver, se deja todo el protagonismo a los simios. Una decisión tan acertada como arriesgada, pues se podía haber caído fácilmente en la sensiblería barata o incluso en el ridículo, y aunque se roza lo primero, Wyatt, con una firmeza y seriedad dignas de elogio, consigue hacernos empatizar, compadecer y apoyar a los simios. Especialmente al auténtico protagonista y el alma de la película, César.

ZONAMONETES1

“Encaje la pestaña A en la ranura B para hacer llorar a Charlton Heston”

La película es su viaje emocional, desde que empieza como un gracioso y avispado chimpancé, hasta que se convierte en el líder de una rebelión. Y todo narrado con una progresión y un ritmo ejemplares (no hay más que ver la agilidad con la que vemos pasar la niñez del primate), profundizando en los sentimientos de César de manera que nos creamos al personaje y le cojamos un inmenso cariño desde el primer instante. Todo gracias a un magnífico Andy Serkis (ya experto en la captura de actuación) que consigue, con sus miradas y gestos, que veamos la cinta a través de los ojos del chimpancé.

Así, odiamos al personaje de Tom “Malfoy” Felton y sufrimos con César durante su cautiverio, en el que poco a poco vemos como pierde la inocencia y se da cuenta de la situación de sus congéneres, hasta aceptar la responsabilidad de guiarles en la lucha contra sus opresores. Impresionante ver como se va adueñando del refugio y de la confianza de sus compañeros. De hecho, puede que sea el mejor segmento de la cinta.

ZONAMONETES2

“You came to the wrong neighborhood, monkeyf**ker.”

A partir de aquí, vemos la preparación para el primer ataque a los humanos por parte de los simios, y yo por lo menos, siento esa emoción pre-batalla que se siente solo cuando la cinta ha hecho los deberes y ha conseguido que los protagonistas te importen. Y además la batalla en cuestión está perfectamente rodada y es emocionante y espectacular. Pero como creo que ha quedado claro, la acción y los impresionantes efectos visuales son lo de menos en este atípico y admirable blockbuster.

*     *     *

En definitiva, lo que parecía ser una precuela sacacuartos acabó siendo una de las mejores pelis palomiteras de los últimos años. Nunca te olvidaremos, César, y estamos deseando volver a verte este jueves. Para el resto de monerías, no soltéis la rama.

¡Nos vemos en la #ZonaSimio, primates!

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Juanan Brundle dice:

    Una de mis películas favoritas de aquel año. Pelos de punta hoyga, la película desde que César sube por primera vez a la secuoya literalmente NO PARA.

  1. 17 julio, 2014

    […] de los primates. Pero cuatro monos avispados no deberían ser problema para humanos armados. En El Origen del Planeta de los Simios ganaban una batalla, pero de ahí a conquistar el planeta hay un trecho que el tema del virus y […]

  2. 18 julio, 2014

    […] os hablamos aquí de El Origen del Planeta de los Simios, sorprendente blockbuster veraniego de 2011 que demostró […]

Deja un comentario, zhéroe