#ZonaSimio CONGO BILL, de Scott Cunningham

¡Primáticos saludos, zhéroes!

A colación de la semana simiesca que han preparado los compañeros de ZZ como #ZonaSimio, y tras ver que en el Top 10 de Ander no se encontraba Congorilla, me he visto obligado a bajar de mi trono y ponerme a escribir estas líneas.

Muchos conoceréis ya al gran Mono Dorado (debutó en 1940) que era “poseído” por Bill Glenmorgan gracias a la ayuda de un anillo mágico y que tuvo una relativa importancia en el universo DC, llegando a ser un miembro activo de la Liga de la Justicia de América.

Pero nos encontramos ante un cómic Vertigo, por lo que no os esperéis el típico origen o un relato más sobre nuestro simiesco amigo.
No, amigos, la obra a tratar hoy es…

CONGO BILL
de Scott Cunningham

 

Título original:
Congo Bill #1-4
Sello: Vertigo (DC Comics)
Guionista: Scott Cunningham
Artista: Danijel Žeželj
Colorista: Lee Loughridge
Contenido: Congo Bill #1-4
(Oct. 1999 – Ene. 2000)
Publicación España:  –
Valoración: 9/10

 


Corre el año 1997 y están ocurriendo extrañas matanzas en Zaire (conocida así hasta ese año; después República Democrática del Congo). Han aparecido varias cabezas de militares hutu ensartadas en estacas de bambú y los cuerpos han desaparecido. Al principio tan sólo eran tres, pero tras las últimas fotos tomadas por la inteligencia estadounidense se han descubierto ciento ocho más. Tantas que desde las alturas se puede leer un nombre: Devilin.

Thomas Glass no sabe lo que sucede. Su jefe, Devilin DuPaul, los ha reunido para una misión secreta. Ni siquiera Toni Lin, la francotiradora y ligue de DuPaul sabe por qué se dirigen a Zaire… Desde este momento Thomas será nuestro punto de enlace con la historia. Deberá luchar contra sus propios fantasmas que lo acompañará hasta el final. La crítica político-social abarcará toda la obra y nos mostrará la cara más cruel del ser humano, rodeados de supersticiones, creencias religiosas y supercherías. Sin olvidarnos del gran final: Congo Bill.

La aparición de Congo Bill es, como mínimo, chocante.

Pese a lo breve (tan sólo cuatro números) y lo simple de la historia, Scott Cunningham consigue atraparnos y hacernos sentir culpables y cómplices de lo que sucede en el país que ejerce de escenario del relato. La perfecta simbiosis de la historia real de Zaire con el mito del gran Mono Dorado se hace palpable desde la primera página. Además, su versión oscura y macabra (algunos dirán que realista y acorde a los tiempos que vivimos) de Congorilla es un contrapunto a la versión más Silver Age de DC.

El tema del arte también trae miga. Puede darse el caso de que no te guste Danijel Žeželj (Loveless, El Diablo), pero si el color corre a cargo del mítico todoterreno Lee Loughridge y las portadas las hace Richard Corben, y todavía sigue sin gustarte, entonces tienes un problema. Personalmente, el trotamundos croata es el dibujante perfecto para esta historia. No podría imaginar dibujante mejor. (Ni siquiera Jost.)

El uso de la realidad de Zaire en la década de los 90 es visible durante toda la obra.

En resumen, es una obra necesaria en las estanterías de todos los amantes del noveno arte. Para esta reseña he tenido que releerlo y, contra todo pronóstico, me ha gustado incluso más que la primera vez. Una obra que ha sabido envejecer como pocas y que consigue dejarte satisfecho. ¿Quién dijo que en los 90 todo era malo?

*     *     *

Para vuestra desgracia, ésta ha sido la primera reseña de unas cuantas que voy a escribir. Me veréis más a lo largo de la semana. No hagáis mucho el mono durante la espera.

¡Nos vemos en la #ZonaSimio!

Joe Runner

Jefe tiránico loco y científico de Zona Zhero. ¿O era al revés?

You may also like...

5 Responses

  1. Tan incomprensible es (o injusto, porque muy comercial no es) que esta obra nunca llegase a nuestras tierras como que DC/Vertigo no sólo no la haya reeditado, sino que ni siquiera fue recopilada en tomo. Jamás de los jamases. Y yo ahora NECESITO leerla. Me gusta todo lo que cuentas sobre ella. TO-DO.

    Y como ya te dije, ese recuerdo que me trajo del SOLDADO DESCONOCIDO de Joshua Dysart me da aún más ganas de releer (y conseguir los que me faltan) esta etapa. Reseña clara, al grano y llena de nostalgia mientras nos convences de que esta obra es GRANDE.

  2. Joaquin Esteban dice:

    Buena reseña! Estoy muy de acuerdo en que el dibujante perfecto es mi compañero Danijel Žeželj (Muy buen trabajo) pero no se porque has tachado eso que has escrito de mi, si todo el mundo sabe que es la mas pura verdad. aunque esta historia es cierto que no me pegaba mucho y mejor Danijel que yo. xDD

  3. Diamond dice:

    Jo, qué pena que no esté reeditado. :(

Deja un comentario, zhéroe