YO, TONYA. La patinadora más odiada

Título original:
I, Tonya
Año: 2017
Director: Craig Gillespie
Guión: Steven Rogers
Fotografía: Nicolas Karakatsani

Reparto: Margot Robbie, Sebastian Stan, Allison Janney, Bobby Cannavale, Caitlin Carver, Julianne Nicholson, Bojana Novakovic, Mckenna Grace, Paul Walter Hauser, Renah Gallagher, Amy Fox, Ricky Russert, Jeffery Arseneau, Bobby Akers, Suehyla El-Attar, Kaleigh Brooke Clark, Catherine Dyer, Joshua Mikel, Jason Davis.

ValoraciónGo Tonya or Go Home /10

Sinopsis: Tonya Harding fue la primera mujer estadounidense en completar un salto de triple axel en competición en patinaje sobre hielo en 1991. Pero el éxito en el hielo no siempre estuvo acompañado de felicidad en su vida personal.

Estamos de vuelta con la temporada de premios y con otro biopic entre manos, pero afortunadamente, al igual que la brillante Los Archivos del Pentágono, Yo, Tonya no es el típico biopic diseñado específicamente para que los académicos se masturben. Vamos, que si los tópicos y correctos biopics que solemos ver representasen a la música clásica, Yo, Tonya es puro rock’n’roll.

Let´s roll!

Para ponernos un pelín en situacion: Yo, Tonya cuenta la historia de Tonya Harding, una gran campeona de patinaje artístico que, aparte de hacer historia siendo la primera mujer que realizó un salto triple axel, también fue conocida por participar en una conspiración relacionada con un ataque físico a su rival por aquel entonces, Nancy Kerrigan.

Yo, Tonya parece un biopic dirigido por Scorsese. Sobre todo porque cuenta con un humor muy salvaje e irreverente y una manera de moldear a su protagonista que recuerdan bastante a la construcción de la genial El Lobo de Wall Street. El tono de la película es la clave de por qué funciona tan bien como comedia, ya que esta loca historia cuenta con elementos verdaderamente crudos y desagradables (en la película se nos enseñan repetidamente situaciones de violencia doméstica y maltratos en general) que, gracias a la manera en la que está representadas en pantalla, consiguen convertir estos momentos tan duros en logrados momentos de humor negro. Y esto es algo bastante peliagudo que, gracias al centrado tono de la película, no se siente como si se estuviesen riendo de ello, sino simplemente intentar quitar algo de hierro al asunto a tráves de la comedia. Y sorprendentemente funciona a las mil maravillas.

-¿Cómo que amputar? -Es broma, tonta.

Otro de los grandes aciertos de la película es contar con falsas confesiones a cámara al más puro estilo de The Office y con momentos desternillantemente metas, sobre todo en torno a las interacciones de Tonya y su madre, interpretada por Allison Hanney. El film también hace un buen trabajo a la hora de presentar a su protagonista en pantalla, situándonos durante los primeros minutos de la pelicula en la dura infancia de Tonya. Parte que resulta esencial para la historia ya que, gracias a este segmento, podemos observar cómo la descarada y pasota personalidad de Tonya viene directamente de la (mala) educación transmitida por su madre, quien juega un rol esencial en la historia. Y es que, al fin y al cabo, el corazón de la película se encuentra en un personaje tan fascinante como el de Tonya Harding. Fascinante, ya que a simple vista puede parecer una paleta de pueblo, pero detrás de esa ruda personalidad se encuentra una gran mujer dispuesta a romper tabués estéticos en un mundo tan arquetípico y modélico como el del patinaje artístico y, sobre todo, a lograr ser la mejor, según ella, en lo único que sabe hacer en esta vida: patinar.

Si todo esto funciona tan bien, aparte de por su tono ejemplar es por su dirección y la increíble actuación de nuestra querida Harley Quinn, Margot Robbie. La  dirección de Craig Gillespie es excelente y enérgica regalándonos una escenas de patinaje realmente vertiginosas. La elección de un montaje muy dinámico y con muchísimo ritmo, sumado a una interpretación realmente redonda por parte de Robbie, quien no solo demuestra una vis cómica brillante sino que también es capaz de transmitir dolor en las partes más dramáticas de la pelicula (que la verdad no abundan mucho) hacen de esta una de las mejores películas del año. En cuanto al resto del reparto, está realmente equilibrado, es decir Margot se lleva la corona, pero Allison Hanney en el papel de esta madre dura y con un sentido del humor realmente macabro, está realmente espectacular, al igual que un Sebastian Stan que hace de un marido tan malvado y cabrón como estúpido y patoso, demostrándonos que es un buen actor fuera del MCU. 

A ver si aprendemos ya a atarnos los cordones…

Un gran elemento se encuentra en la BSO, esta vez por partida doble ya que no solo las divertidas partituras de Peter Nashel acompañan muy bien al estilo de la película, sino que además cuenta con una gran selección de temazos setenteros y ochenteros que van desde Supertrump hasta Fleetwood Mac, todo un deleite para los oídos, vamos. Quizás como punto negativo, el ritmo de la última media hora se resiente bastante ya que se dan repetidas vueltas sobre un mismo evento argumental hasta finiquitar la historia, pero tampoco resulta algo realmente molesto ya que estamos ante un biopic que te engancha desde el principio y ya no te suelta.

Yo, Tonya es un desternillante biopic lleno de humor negro que se erige como un producto fresco en un Hollywood actual, donde los aburridos biopics serios y académicos suelen estar a la orden del día. Con un tono maravilloso, mucha mala baba y grandes actuaciones es una comedia que no os deberiais de perder. Nunca una película sobre algo tan sofisticado y refinado como el patinaje artístico ha sido tan desvergonzada. Asi que ya sabeís, poneos las botas de ski y a patinar con gusto sobre esta loquísima historia.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.