WONDER WOMAN: LA VERDADERA AMAZONA, de Jill Thompson

 

 

Título original:
Wonder Woman: The True Amazon HC
Sello: DC Comics
Artista completo: Jill Thompson
Contenido: Wonder Woman: The True Amazon USA
Publicación USA: Septiembre 2016
Publicación España: Marzo 2017 (ECC Ediciones)
Valoración: Manjar de los dioses

 

 


Cuando pensamos en heroínas femeninas se nos vienen varios nombres a la cabeza, como Carol Danvers, Barbara Gordon, Jean Grey, Kara Zor-El y Sue Storm entre muchas otras. Pero hay una que destaca por encima de todas ellas debido a su longevidad, su carisma y el haber gozado de alguna de las mejores etapas que se han escrito en los cómics. Se trata de Wonder Woman, la princesa amazona proveniente de la isla de Themyscira.

Aunque fue creada por William Moulton Marston, podemos afirmar que George Pérez es considerado su auténtico padre ya que fue capaz de llevar al personaje a lo más alto en la década de los ’80, tras los sucesos de Crisis en Tierras Infinitas. Él fue quien le otorgó el origen más aceptado, aunque a lo largo de los años se ha ido variando como vimos en la etapa de Brian Azzarello en los Nuevos 52.

Y en 2017, 76 años después de su creación, pudimos ver a la actriz israelí interpretando a Wonder Woman en su primer largometraje propio en live-action. Y para irnos preparando para este evento cinematográfico histórica, unos meses antes se lanzó al mercado una historia alejada de la continuidad original en el que se narra la infancia y juventud de Diana. Se trata de…

WONDER WOMAN: LA VERDADERA AMAZONA
de Jill Thompson

La trama comienza contando cómo las guerreras amazonas terminan arribando en Themyscira con una interesante aparición de dioses y héroes de la mitología griega como Zeus, Hera, Hércules y Poseidón. Tras una batalla perdida consiguen llegar a la isla, donde ellas comienzan a crear una comunidad desde cero con Hipólita como reina. Pero la soberana no es del todo feliz, ya que ansía con todas sus fuerzas tener una bebé a la que criar y cuidar. Es por eso que todas las noches va a la orilla de la playa y realiza la forma de una pequeñina a la que le canta nanas. Una noche se produce un milagro gracias a las lágrimas derramadas por los dioses del Olimpo tras escuchar la preciosa canción y la niña pasa a ser de carne y hueso, cobrando vida.

Todas las amazonas están encantadas con la llegada de la princesa, a la que adoran desde la cuna. El problema es que conforme va creciendo, Diana se convierte en una niña malcriada y consentida a la que se le pasa todo por alto y no se le castiga ni regaña por sus malos actos y su comportamiento falto de empatía y educación. Ese egoísmo y egocentrismo persiste a lo largo de los años, hasta que en su adolescencia esta actitud hará que un trágico suceso azote la isla. Para ser la heroína que todos conocemos, antes tendrá que buscar la redención y aprender que todos los actos traen consigo consecuencias.

Te reviento, pavo gigante.

Hablar de Jill Thompson es hacerlo de una de las mujeres más premiadas en el mundo del noveno arte, ya que cuenta con un total de diez premios Eisner a lo largo de su carrera, siendo la mitad de ellos como mejor pintor/artista multimedia. Además, ha trabajado en series como The Sandman, Los Invisibles y hasta la serie regular de la propia Wonder Woman a principios de los ’90.

Sin duda me ha parecido una idea fantástica el enfoque que la autora ha querido darle a la historia, mostrándonos a una joven princesa que va haciendo evolucionar su personalidad por los sucesos que ocurren a su alrededor. La madurez no es algo con lo que se nace, sino que se va haciendo de forma progresiva, y lamentablemente a veces hace falta un duro e irreversible golpe de realidad para ser consciente de tus actos. Todos consideramos a Diana como un personaje lleno de luz, amor, calidez humana, empatía y altruismo. Pero aquí no empieza así. Con esto se nos deja un mensaje de esperanza: da igual el carácter que tengas, lo que hayas hecho en el pasado, cómo hayas sido criado o cuáles hayan sido tus circunstancias; puedes convertirte en un ejemplo para los demás, a veces el mayor fracaso o error se convierte en la mejor oportunidad para superarnos y ser mejores personas.

El carnaval de Themyscira es un poco raro.

La narrativa tiene durante toda la obra forma mixta, de cuento por un lado, ya que consta con un narrador omnisciente, y de cómic por otro, ya que muchas páginas están divididas en viñetas que cuentan con bocadillos para poner voz a las protagonistas y secundarias de la historia. Es por ello que se hace ideal tanto para niños (siempre teniendo en cuenta que en algunas escenas hay sangre de forma moderada) como para adultos. Trata temas adultos pero también tiene un valor moralizante. Como dice el dicho: “más vale aprender en cabeza ajena que en la tuya propia”.

En los extras de la obra, se ven anotaciones del trabajo artístico a cargo de Jill Thompson que sirven aún más para valorar el excelente trabajo que realiza. Por ejemplo, decidió que la Reina Hipólita fuera la única que vistiera de negro para remarcarla como una figura regia y símbolo de la derrota contra Hércules que provocó el exilio de las amazonas.

De excursión.

La narrativa visual es magistral, intercalando páginas completas con otras dividas en viñetas. Además el lápiz muestra unas formas definidas y perfectamente perfiladas con un gran detallismo, tanto en la anatomía y el vestuario como en los escenarios. Tras todo el trabajo aplica diferentes capas de color a base de acuarelas. Ella misma aclara que no usa tinta para perfilar las figuras, sino que usa una tonalidad de acuarela más oscura para causar esta sensación. Todo esto otorga una mayor sensación onírica al relato, una mejor storytelling, unas figuras y formas más realistas (al fin y al cabo los seres humanos no tenemos líneas negras en nuestra anatomía que dividen nuestra cara del pelo).

En unos meses se estrenará Wonder Woman 1984, una película que todos esperamos y volverán a salir listas de los mejores cómics para disfrutar de la heroína. Este en concreto, para mí, es una lectura con una gran calidad narrativa y artística que fascinará a gente de todas las edades. De las mejores historias autoconclusivas que se han editado del personaje gracias al grandísimo trabajo de Jill Thompson, una autora que lleva años demostrando que los tebeos no son productos hechos por hombres para hombres, sino que cualquier persona con talento, sin importar su género, puede hacer grandísimas novelas gráficas para todo tipo de público.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.