WET MOON, de Atsushi Kaneko


 


Título Original
:
Wet Moon, Vols. 1-3
Sello
: Enterbrain
Género
: Seinen / Thriller policíaco
Mangaka
: Atsushi Kaneko
Publicación Japón
: Feb. 2012 – Oct. 2013
Public. España
: May.–Sep. 2016 (ECC Ediciones)
Valoración
: De la luna a la laguna/10

 

 

Por fin podemos leer a Atsushi Kaneko en papel y en español. La primera publicación en nuestro país de este mangaka con influencias que abarcan del oriente al occidente del universo comiquero, corre a cargo de ECC, que ha mantenido la publicación original en tres tomos de este peculiar thriller titulado…

WET MOON
de Atsushi Kaneko

La historia se desarrolla a finales de los años ’60. La carrera espacial entre USA y Rusia copa las televisiones de todo el mundo, incluidas las de la población de Tatsumi, donde vive y trabaja el agente Sada. Durante la investigación del descuartizamiento de un trabajador en un taller en el que se fabrican unas extrañas y secretas piezas para un misterioso programa espacial, la secretaria de la empresa huye, llevándose algo consigo (no es que no os lo quiera contar, es que es uno de los ganchos de la trama, cliffhanger, si queréis que me ponga repelente). Mientras Sada la persigue, cae inconsciente y, cuando despierta un mes después, tiene un extraño trozo de metal alojado en el cerebro que le provoca alucinaciones y fallos en la memoria. Estos episodios de amnesia no le detendrán en su empeño enfermizo y obsesivo por saber qué pasó aquel día y encontrar a la sospechosa. Ni siquiera ser retirado del caso será motivo para que Sada deje de plagar la ciudad con carteles con la cara de la supuesta asesina impresos por él mismo. Esta obsesión le ocasionará problemas con su entorno, con sus compañeros, que además no paran de preguntar qué se sabe de eso (otro cliffhanger), y consigo mismo. La cicatriz que cubre el trozo de metal y el influjo que la luna parece ejercer sobre ella, serán el hilo conductor que nos guíe a través de la trama de intriga conspiranoide que se abre ante nosotros.

La luna está presente en cada página. Desde el título y la portada, en la que aparece la luna de Méliès con el obús clavado en el ojo, somos testigos de la influencia constante de este astro que hace que todo gire en torno a él. El contexto histórico nos sitúa en una época en la que varios países se disputan ser los primeros en llegar a la luna y los hechos ocurren cuando hay luna llena. Además, el paralelismo y vínculo que se crea con Viaje a la Luna, de Georges Méliès, retuerce el concepto de lunático hasta límites insospechados: Sada sufre un trauma infantil durante la proyección de esta película (hago un inciso para alabar las viñetas que ilustran los fotogramas de la película), la propia icónica imagen de la película que representa al propio Sada con su trozo de metal incrustado en el cerebro. Hasta los caramelos favoritos del inspector son blancos y redondos.

Kaneko no ha construido un simple thriller en el que ha escondido un par de trampas para mantener la intriga y el interés. Wet Moon es una obra meditada y pensada, repleta de simbolismo y de estilo narrativo, con un entramado digno de un guión de David Lynch. El uso de los fallos de memoria para construir una narración fragmentada, tipo Memento, es una gran forma de mantener oculta la información al lector, y dejar que vaya descubriendo los entresijos de la trama a la vez que el protagonista, a pesar que el resto del elenco sabe todo lo que ocurre. Introduciendo elementos que se repiten cada cierto tiempo (la cicatriz, la luna, el dolor de tripa de uno de los policías, los caramelos…), Kaneko consigue reforzar esta fragmentación y aporta una sensación de déjà vu, creando así una narración rítmica que dota de agilidad al relato y lo acerca al tono paranoide y conspiranoico que requiere el personaje principal.

Además, el inteligente uso de los primeros planos para captar la atención sobre detalles inapreciables pero imprescindibles, termina de conferir ese aura de irrealidad que en absoluto nos ayudará en nuestra tarea de descubrir si el protagonista está loco o se lo quieren hacer creer. Los flashbacks también serán determinantes a la hora de conseguir retener la información y dosificarla para que consigamos unir las piezas de este rompecabezas policíaco en el momento preciso.

Aunque la historia está narrada con la pausa y calma oriental, destila estética occidental por los cuatro costados, sobre todo en el diseño de los personajes, pero sin perder la esencia del manga. Incluso hay una mujer que, de vez en cuando, a modo de gag repetitivo (otro más), critica esta falta de gusto por lo occidental. Y es que, a pesar de mostrar claras influencias de Otomo y Taniguchi, Atsushi Kaneko reconoce abiertamente, que su obra también está influenciada por autores occidentales como Moebius. Pero a quien irremediablemente recuerda es a Charles Burns (Ya os hablamos hace tiempo de su Agujero Negro por aquí). El diseño de los personajes y espacios en general, y el uso del blanco y negro en el pelo, en particular, así como la representación de la sala de fiestas más americana y el cabaret más francés de todo Japón, evocan a los meticulosos dibujos del autor americano.

Resulta cuanto menos curioso que un autor japonés pueda tener una influencia tan marcada de autores tan dispares, y más sabiendo el poco acceso que suelen tener a obras no japonesas, pero se agradece y se disfruta mucho. En cualquier caso, esta confluencia de influencias ha resultado ser la clave para que Atsushi Kaneko tenga tal acogida a este lado del mundo.

Y es que no podemos llevarle la contraria a la física. Los polos opuestos se atraen, y en ese gusto recíproco por lo opuesto es donde Kaneko ha encontrado la fórmula para conseguir una acogida en Europa que ni él mismo se cree. Nominado en el Festival de Angoulême de 2015 al mejor cómic, tan aclamado por la crítica de BD francesa que lo mismo deberíamos haber incluido este título en nuestra sección Satélite Europa

Una historia retorcida, un gran dibujo y una narración excelente que no deberíais perderos. A finales de este mes saldrá el segundo volumen y, en un par de meses más, tendremos en nuestras manos la resolución de este thriller japonés a la europea. Mientras tanto…

¡Nos vemos en la Zona!

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 29 junio, 2017

    […] de petarlo con la publicación de Wet Moon, ECC se ha venido arriba y ha optado por traer nuestro país una obra que dio comienzo en 2014 y […]

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.