WESTWORLD, T.2. Los robots del salvaje oeste

Título original: Westworld
Fecha 1ª emisión: 2 de Octubre, 2016
Cadena
: HBO

Creador: Jonathan Nolan
Reparto: Evan Rachel Wood, Anthony Hopkins, Ed Harris, Thandie Newton, Jeffrey Wright, James Marsden, Rodrigo Santoro, Sidse Babett Knudsen, Ben Barnes, Jimmi Simpson, Shannon Woodward, Clifton Collins Jr., Luke Hemsworth, Ingrid Bolsø Berdal, Louis Herthum, Lili Simmons, Steven Ogg, Currie Graham, Jeff Daniel Phillips, Kyle Bornheimer, Angela Sarafyan, Talulah Riley, Leonardo Nam, Nia Kingsley, Tessa Thompson, Simon Quarterman, Tina Grimm, Catherine Fetsco, Ptolemy Slocum, Michael Wincott, Wade Williams, Betty Gabriel, Gustaf Skarsgård, Fares Fares.
Temporadas
: 2

Episodios: 20
Género: Ciencia ficción/ Western
Valoración: Gracias por los dolores de cabeza /10

La primera temporada de Westworld fue una auténtica revelación. Venía bajo el manto de J. J. Abrams y Jonathan Nolan (sí, el hermano de aquel que no debe de ser nombrado) y aunque era una adaptación de una película de los setenta, fue toda una revelación y una auténtica bandeja de plata para los amantes de la ciencia ficción más compleja y filosófica. Es cierto que sus temas (la propia consciencia de las I.A. y el jugar a ser dios creando este tipo de sujetos) ya los habíamos visto en otros productos, pero pocas veces reforzados por unos personajes tan brillantes, un reparto tan redondo y una construcción de universo tan fascinante y a la vez misteriosa. Todos estos elementos hicieron que nos enamorásemos de esta serie como los visitantes del parque de los mismísimos huéspedes. Y tras un glorioso final de la primera temporada que contestaba a prácticamente todos los misterios que fueron surgiendo y a la vez abriendo cabos nuevos, la segunda temporada prometía. Así que veamos si ha estado a la altura.

Lo del toro mecánico, ¿no era otra cosa?.

En líneas generales, la segunda temporada de Westworld ha sido algo totalmente contrario a lo que conocíamos. Argumentalmente, quizás no haya sido tan redonda como la primera temporada, centrándose mas en la acción y en personajes específicos, pero como toda buena segunda temporada que se precie ha hecho evolucionar hacia adelante, tanto el extenso universo como sus personajes principales.

Uno de los elementos más interesantes de la T.1 fue el como jugaron con las líneas temporales, intercalando pasado y futuro en lo que se suponía que era la misma línea narrativa, bien pues en esta temporada han aumentado aún más este experimento llegando a tener algunas veces tres líneas temporales en un mismo episodio… poca cosa. Y aunque este ha sido un elemento que ha hecho desconectar a mucha gente (en cierta medida puedo entenderlo ya que a hay capítulos demasiados densos) creo que el hecho de que sea una serie que desafía constantemente al espectador y hace comerse la cabeza episodio tras episodio, es lo que hace verdaderamente grande a Westworld. Y es que, aunque esto suene ya a tópico, creo que tras la mítica Lost no hemos vuelto a tener otra serie con la que Internet estuviese tan activa y llena de locas teorías cada semana y maldita sea, eso se echaba de menos.

Pim, pam, pum.

En torno a los personajes, hay un gran desarrollo en casi todos los protagonistas. Dolores, tras su “despertar” al final de la temporada anterior, es un personaje con un objetivo totalmente distinto (llevar a los androides al mundo real y liberarlos del parque) que nos da a conocer la versión más oscura y sádica de este personaje, jugoso material que Evan Rachel Wood aprovecha al máximo. Maeve, interpretada por una enorme Thandie Newton que quizás tiene la presencia más carismática de toda la serie, esta temporada tiene una trama mucho más personal con la búsqueda de su “hija” a la vez que descubre nuevas habilidades internas en ella que la convierten en básicamente una diosa, ya que en esta temporada es capaz de controlar a otros androides. Llegando a Bernard, esta temporada es quizás el personaje que más ha sufrido ya que, sin contar mucho, digamos que no tiene control sobre su propia mente y es gracioso porque, mirándolo con perspectiva, Bernard, durante esta temporada, representa al espectador medio de Westworld: increíblemente confuso y al borde de la locura todo el rato. 

Sin olvidarme de William a.k.a “El Hombre de Negro” quien fue quizás el personaje más enigmático de la primera temporada, aquí sigue teniendo una gran presencia, sobre todo por la interpretación de Ed Harris quien esta fantástico en un papel que hizo suyo desde el primer episodio, y afortunadamente aquí se la da un trasfondo personal que hace que conozcamos un poco más al personaje más misterioso de la serie.

We are the robots.

Otra característica importante de esta temporada, es que, aparte de llevar a otro nivel a los personajes, también lo ha hecho con sus conceptos. Si en la primera temporada se exploraba la posibilidad de que los robots del parque adquiriesen consciencia propia, en esta segunda temporada se va mucho más allá tomando el concepto de la mente de los huéspedes y llevándolo a extremos locos, desafiantes y más filosóficos que nunca. También conocemos algo más del universo del parque viendo otras temáticas aparte de la del Oeste, como Shogun World, ambientada en el Japón feudal.

En resumen, la segunda temporada de Westworld es una satisfactoria continuación que aunque puede que sea algo más irregular en solidez de tramas y ritmo que la primera, es una segunda parte en la que Jonathan Nolan y Lisa Joy elevan y desarrollan los conceptos y personajes de la temporada original llevándolos a terrenos realmente prometedores y sorprendentes. Y también como no, dejando un buen reguero de sorpresas y giros cruciales por el camino.Tras un decisivo y espectacular final de temporada en el que, sin contar mucho, las reglas del juego cambian para siempre la tercera temporada, que al parecer se estrenaría en 2020, pinta que nos volverá a dejar tan trastocados como las dos anteriores.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.