VIOLET EVERGARDEN. Oda al cuquismo

Título original: Violet Evergarden (ヴァイオレット・エヴァーガーデン)
Fecha 1ª emisión: 11 de enero, 2018
Estudio: Kyoto Animation
Director: Taichi Ishidate
Temporadas: 1
Episodios: 13
Género: Drama / Fantasía
Valoración: La ternura y la crudeza de aprender y madurar /10

El ser humano es un animal complejo, no solo por la cantidad finita pero numerosísima de estructuras internas, rutas metabólicas o conjunto de tejidos y órganos, sino también por todo eso que, según nos han dicho siempre, sale del corazón, aunque realmente no salga de ningún sitio, ya que es generado en las neuronas a través de los neurotransmisores. Me refiero a los sentimientos. Toda esta divagación quiere dotar de la importancia necesaria de estos, no solo como seres humanos, sino por lo cambiantes que estos sentimientos pueden resultar al largo de la vida. De hecho, a diferencia de las rutas metabólicas antes mencionadas, para poder mantener una condición sana es necesario conocer y actuar sobre ellos, algo que, por lo general, aprendemos a hacer durante la adolescencia, aunque se convierte en un aprendizaje perpetuo. Pero si no dispusiéramos de esa adolescencia, ¿cómo los aprenderíamos? Este es el caso de la protagonista que da nombre a esta historia, Violet Evergarden.

La expresividad de una zapatilla reflejada en una imagen.

El continente de Telesis se está recuperando del final de la Gran Guerra, un conflicto bélico que lo dividió por la mitad durante años y que truncó la vida muchas de sus habitantes. Entre ellas, la de nuestra protagonista, Violet, que siendo huérfana fue acogida por el ejército como un arma de combate, preparada para ser usada en cualquier circunstancia. Pero tras estos acontecimientos y después de sufrir un bombardeo junto a su comandante Gilbert, la protagonista se despierta en un hospital para recuperarse de sus heridas y empezar una nueva vida. Con la ayuda de Claudia Hodgins, un excomandante que fundó la compañía postal CH, Violet pasará a ser una “muñeca de recuerdos automáticos”, una persona que registra los sentimientos de los clientes y los plasma en las cartas que son enviadas al destino apropiado. Su camino será ese, a través del cual descubrirá los sentimientos y cómo afrontarlos, sobre todo con el objetivo de lograr entender las últimas palabras que oyó de su comandante: “Te quiero”.

La historia se desarrolla en un mundo de fantasía, pero sin ningún tipo de toque mágico ni alejado de la realidad. De hecho, tanto en la arquitectura como en el desarrollo tecnológico y cultural recuerda mucho a cualquier país con influencias británicas del siglo XX. Los edificios, tanto en su interior como en el exterior, cuentan con unos toques claros de estilo victoriano, cargado de detalles y formas propias del barroco. Incluso el tren y el barco como formas de transporte usuales nos crean un entorno de época, que nos puede resultar incluso familiar y que nos hace olvidar por absoluto que el enclave de la historia no es el mundo real en una situación histórica y geográfica distinta. Junto a la excelente animación y los colores predominantemente claros de los entornos, este anime nos disipa cualquiera duda de no creernos el mundo que nos plantea. Acompañadas con sonidos de violines y pianos, muchas de las escenas trasmiten la idea de estar formando parte de un proceso bello y tierno, pero también muchas otras nos muestran absolutamente lo contrario, momentos duros y desgarradores, aunque no dejan de formar parte del mismo proceso por el que pasa Violet.

Que bonito se ve el verano, ¿eh?

Y es que los sentimientos son algo difícil de conocer, difícil de aprender y, desde luego, difícil de manejar. En un inicio puede parecer que interpretar los sentimientos que pueden tener otras personas puede ser la parte más complicada, y en parte es así, porque como todo conocimiento tiene que partir de una fase de práctica o empatía. Aunque lo que muchas veces se olvida es que conocer los sentimientos de las demás cuesta, pero conocer los tuyos propios duele. Porque cada uno de ellos lleva detrás una consecuencia, una experiencia sufrida, o incluso una sensación que podrá perdurar durante mucho tiempo en tu interior. Violet descubrirá esto mismo en sus propias carnes, y por supuesto en las de todas las personas que la acompañaran en su trabajo, conociendo diferentes historias a través de las cartas y sus viajes.

La serie tiene una calidad visual y narrativa inmensa, con el valor añadido de poder llegar a la patata en algunas de sus historias cortas. La trama principal que rodea a Violet se desarrolla de una forma coherente y bien estructurada, aunque en ocasiones pueda parecer que queda relegada a un segundo plano. En definitiva, una serie no solo entretenida de ver, sino bonita por su estética y por su contenido. Una oda al aprendizaje sobre uno mismo y a la evolución como persona de cualquier ser humano.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.