VIAJE A XAMBALA, de VV.AA

Título Original: Viaje A Xambala TPB
Sello: Grafito Editorial
Artistas: Álex Ogalla, Adrián Benatar, Alba Cardona, Amelia Navarro, Ana Morales, Antonio Navas, Carlos Díaz Correia, Carlos Moreno, Carmen Cantero, César Herce, Christian Douglas, Claudio Sánchez, Damián Campanario, Daniel Estorach, Daniel Morales, David Braña, David Pérez, Elchinodepelocrespo, El Flores, El Torres, Guillermo Monje, Ibon Sánchez, Judith Ballester, Lourdes Navarro, Manu Gutiérrez, Maxi González, Miguel Ángel García Ruano, Pablo Ballesteros, Fali Ruiz-Dávila, Raule, Ricardo Vilbor, Roberto Corroto, Sarah Torelli, Sonia Moruno
Publicación España: Octubre 2019
                                                                               Valoración: Aventura con mayúsculas, autores mayúsculos

Me resulta tan valioso como necesario el uso de historias de corte infantil y juvenil para moldear ideas y enfocar a nuestros futuros adultos en seres de bien. En personas responsables más allá de validaciones personales, opiniones y críticas ajenas. Simple y llanamente buenas personas. Historias como esta que te sirven en bandeja la oportunidad de la aventura, de dejarte llevar por mil fantasías en cada página mientras un agradable mensaje positivo y didáctico decide quedarse para cimentar la propia aventura y darle más importancia si cabe.

El hermano pequeño de Sue, Mik, se ha perdido y ella está dispuesta a encontrarle cueste lo cueste, y que tenga que aventurarse en el Gran Reino de Xambala no es excusa para ponerse manos a la obra y así recorrer un mundo extraño lleno de magia, criaturas misteriosas y peligros hasta donde alcanza la imaginación ¿Estáis dispuesto a correr aventuras con ella? Pillad la mochila y algunas provisiones que vamos a ir en ayudar de Sue en…

VIAJE A XAMBALA
de VV.AA

“Como le dijo el gato de Cheshire a Alicia:
Si no sabes a dónde vas,
cualquier camino te llevará allí”

El resultado de tan titánico proyecto es la fantasía por y para la aventura, para su gozo y disfrute sin medida que se entremezcla casi sin querer con mi propia infancia. Con esa imaginación de un crío que se alimentaba de libros y dibujos animados y que su desbordado cerebro dibujaba tras sus pupilas infinitos caminos llenos de fuegos artificiales. Quizá la historia realmente no importe, y mucho menos su final. El recorrido es la esencia de todo y su conclusión sólo un punto y seguido.

Si bien acaba siendo una historia al uso de corte lineal y guión fácilmente reconocible a todas luces, es precisamente eso lo que se usa de forma efectiva para que todo funcione de forma pulcra, casi milimetrada ya que tiene un hándicap (pero que en ningún momento funciona como tal) como la participación de un total de treinta y cuatro autores nacionales entre guionistas y dibujantes. Un total que podría asustar pero que funciona como un Megazord bien engrasado convirtiendo este proyecto de Grafito Editorial en uno de los cómics del año. De eso no tengo ninguna duda.

Una pausa en el camino.

Y es que veo infinidad de influencias y disfruto cada una de ellas cuando mi mente me transporta al maravilloso mundo de Oz junto a Dorothy, cuando esas baldosas amarillas aquí son un camino de tierra entre un vasto verde o un bosque frondoso. Que cuando pensamos en universos llenos de vida nos teletransportamos a Thra, donde los peligros acechan en cada sombra y esos caminos rodeados de vida vegetal es una ausencia silenciosa y oscura. De personajes que se asemejan a Finn y Jake en Hora de Aventuras, de momentos disparatados de Historias Corrientes y de viñetas que nos mandan a La Historia Interminable con un Bastian a base de lápices y colores junto a su inseparable libro que le acompaña y alimenta su fantasía. Eso es Xambala.

Bendita herencia cultural, bendita fantasía que se amolda y se adapta de millones de maneras posibles para que podamos disfrutar de todas ellas en cada nueva creación. Que estén más vivas que nunca en nuevos personajes y aventuras y todo huela a clásico. Porque no olvidemos que aquí nada es original y toda influencia ejerce un poder esencial y necesario para volver a crear. Ser lo de siempre siendo nuevo, esa es la magia que transmite este cómic. Hasta hay un momento de la historia donde la tortuga Morla –personaje que me horrorizó durante años– está presente sin estarlo. La imaginación. Mi imaginación, qué arma tan poderosa.

Sí, este cerdo fan de Kiss sale en el cómic.

Las ventajas de aglutinar a tantos dibujantes es la maravillosa mezcla de estilos, trazos y colores. Todo un asombroso despliegue que nos hipnotiza desde la primera viñeta y nos traza un recorrido casi psicodélico de colores vivos y paisajes pintorescos mientras nuestros protagonistas nacen en cada nuevo capítulo para volver a nacer en el siguiente. Aquí nadie destaca porque todos lo hacen. Se apropian de Xambala y la moldean a su gusto y capricho como una necesaria simbiosis mientras que no dejan de formar parte del todo, del eje central que hace funcionar y avanzar a la historia.

Los estados de ánimo son colores, se convierten en paletas vivas ya que si prestamos atención van de la mano en todo momento y el azar o la casualidad no tienen sitio. Pero para los más pequeños no deja de ser una plasticidad universal que funciona, que se mete en la cabeza, que asombra y que está a años luz de defraudar. Hasta hay tiempo para el estilo más underground de colores más toscos pasando por el cuquismo más actual de trazo limpio o del mainstream superheroico. Es un lujo tenerlo todo en el mismo cómic y con el sello de calidad nacional por delante.

Sigue el camino de baldosas amarillas.

Viaje A Xambala no es un cómic para niños sino para todo el mundo. Un cómic personal y universal. Aquí no solo se disfruta de la aventura y las miles de referencias, aquí hay mucho más. Esto es un fascinante artbook de lo mejorcito del panorama nacional con un hilo conductor colorido y con la esencia ochentera más pura que podáis imaginar. Xambala os está esperando ¿a qué esperáis?

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.