VENGANZA BAJO CERO. Noticias breves, ya llegó Mr. Quitanieves

Título original:
Cold Pursuit
Año: 2019
Director: Hans Petter Moland
Guión: Frank Baldwin (remake)
Fotografía: Philip Øgaard

Reparto: Liam Neeson, Laura Dern, Emmy Rossum, Julia Jones, William Forsythe, Elysia Rotaru, Tom Bateman, Aleks Paunovic, John Doman, Domenick Lombardozzi, Raoul Trujillo, Ben Hollingsworth, Emily Maddison, Nathaniel Arcand, Victor Zinck Jr., Arnold Pinnock, Wesley MacInnes, Chris Logan, Bradley Stryker, Tom Jackson, Micheál Richardson, Elizabeth Thai, Loretta Walsh, Glen Gould, Jim Shield, Nels Lennarson, Dani Alvarado, Ben Sullivan, Lucy Ssuubi, Emily Maddison.

Valoración: La venganza se sirve fría y se recoge con pala

Sinopsis: Remake de Uno tras Otro. Un conductor de quitanieves lleva una vida tranquila hasta que la muerte repentina de su hijo hace que se vea envuelto en una guerra entre narcotraficantes, armado solo con maquinaria pesada y la suerte del principiante.

El desafortunado título español de ‘Venganza Bajo Cero’ puede llevar a engaño a todo el que crea que se trata de la enésima variante de la película ‘Liam Neeson contra el mundo’ que popularizó la (por otra parte muy interesante) Venganza del francés Pierre Morel (Taken en su título original, 2008). ‘Venganza Bajo Cero’, de hecho, es un autoremake de Kraftidioten (In Order of Dissappearance), ambas dirigidas, el noruego Hans Petter Moland. El muy internacional Stellan Skarsgård de la original es sin embargo sustituido aquí por Neeson, aunque mantiene la nevada ambientación que remite a Fargo, película (y serie) en las que parece mirarse al espejo.

1. Matas a mi hijo.

Al principio todo parece marchar por terreno conocido. Neeson, como si asumiera el haberse convertido en meme, no pierde mucho tiempo llorando a su hijo y rápido comienza su sangrienta cacería contra los culpables, demostrando todo la habilidad y el ingenio que cabría esperar a la hora de acabar con todo el que se ponga por delante, a pesar de no contar, aparentemente, con ninguna experiencia en combate. Sin embargo, pronto la trama empieza a enredarse; los secundarios, que se cuentan con varias manos, descolocan por su excentricidad; y la banda sonora alegre y burlesca subraya los constantes golpes (o intentos) de humor negro.

Lo mejor que se puede decir de la película es que juega con astucia a la mezcla de géneros. Es tanto un thriller como una comedia, sazona los momentos dramáticos con ironía, que más que sacar carcajadas busca (y encuentra) el extrañamiento. Es un guión muy rico en matices, con numerosas subtramas entre el diverso y multicultural plantel de personajes, algunas de apenas una escena, que elevan la película sobre la mayoría de thrillers unidireccionales y clónicos a los que se puede comparar (sin ir más lejos, las divertidas pero descerebradas películas de Taken).

2. Te reviento, pavo.

Esto, sin embargo, acarrea unos problemas que alejan a la película de demostrar todo su potencial. Podemos hablar aquí de un caso en el que el resultado es menos que la suma de sus partes, y el elevado número de jugadores hace que se pierda de vista la pelota. Dejándonos de metáforas baratas, la película pierde fuelle por varias razones, siendo la principal la ausencia de un hilo conductor firme durante el metraje, que por lo sobrecargado que está parece mayor del que realmente es. A medida que la trama se retuerce y surgen nuevos personajes de debajo de las piedras, perdemos la pista de Neeson, y con él, el único anclaje emocional en un ensemble, como dije, muy rico en matices, pero caracterizado por la excentricidad y hasta cierto punto los estereotipos. La película entretiene porque avanza muy rápido y está salpicada de escenas que funcionan como gags por sí mismas, aunque llegarás a olvidar de qué trata realmente.

Eso nos abre un dilema: ¿funcionaría mejor la película con menos personajes y subtramas paralelas, dejando sólo lo que refuerze a las principales? Desde un punto de vista quirúrgico, probablemente sí. Sin embargo, lo que hace especial esta película es justamente eso, la diversidad de personajes, de temas tratados (desde sentimientos primarios como la soledad, la lealtad o la paternidad a la corrupción o la colonización) y de historias que hacen que una aparentemente estricta trama de venganza cobre vida de formas totalmente inesperadas. Es como condensar en dos horas una temporada de ocho de Fargo: sientes que nada se explora con la calma y la profundidad que merece, y acabas confuso y mareado, pero aun así está todo ahí, superficial pero palpable. No te has aburrido y a ratos te has fascinado, pero la frustración te acaba truncando la experiencia.

3. Te recojo con la pala.

Esto tampoco exime a la película de otras faltas que se vuelven más notables cuanto más dispersa se vuelve. Aspectos técnicos muy cuidados como la ambientación, la fotografía y la banda sonora son los que cubren las espaldas a un guión que no acaba de encontrar estilo propio y unos diálogos que delatan en exceso su artificialidad e influencia en los Coen o Tarantinos, hasta el punto de parecer una imitación más que otra cosa. Algunos de sus gags sí que son ingeniosos, pero en mayor medida el humor se apoya en exceso en una música burlesca para funcionar. Y por muy rico que sea el conjunto, algunos personajes tan desaprovechados, como los interpretados por Emmy Rossum y Laura Dern, son difíciles de justificar en el corte final.

Quien vaya a ver Venganza Bajo Cero esperando otro baño de sangre cortesía de Neeson, no tardará mucho en darse cuenta de que este es otro pastel completamente distinto, más delicatesen por su audaz mezcla de géneros, su pulcra puesta en escena y las influencias que maneja, un heredero de Fargo sin mucho pudor en ocultarlo. La idea es ambiciosa pero desafortunada, porque el guión es incapaz de sostener todas sus piezas sin venirse abajo, con un protagonista desaparecido, un rumbo que se pierde a la mitad y un guion con ideas esporádicas pero al que le falta personalidad propia. Fans de Taken, abstenerse. Si eres de los que esperas con ansia la cuarta temporada de Fargo, puede que te calme un poco la sed.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.