UZAKI-CHAN QUIERE JUGAR, de Take

 

 

Título original:
Uzaki-chan wa Asobitai (宇崎ちゃんは遊びたい!)
Sello: Dra-Dra-Dragon Age
Mangaka: Take
Publicación Japón: Dic. 2017 –  Actualidad
Publicación España:
Valoración: Smug girl is best girl

 

 

La adaptación al anime de este manga se ha visto recientemente envuelta en algo de controversia y, dado que ya estaba al día con el manga y mantiene bastante similaridad a otros mangas que he reseñado antes, no me he podido resistir. Os presento…      

UZAKI-CHAN QUIERE JUGAR
de Take

Shinichi Sakurai es un estudiante universidad bastante tranquilo y solitario, tanto por su personalidad como por su mirada agresiva que aleja a los demás, que pasa sus días de universidad sin acontecimientos notables. Esto es hasta que se encuentra con la que fue su kouhai en el instituto, Hana Uzaki, una chica llena de energía y petulancia a partes iguales dispuesta a asegurarse que su senpai no pase un día aburrido más en su vida universitaria, lo quiera él o no.

Uzaki-chan quiere jugar entra en la categoría de mangas que últimamente está creciendo bastante dentro del manga costumbrista de “chica se mete con chico” donde básicamente la protagonista o bien se burla (Nagatoro-san), le gasta bromas (Takagi-san), insinuándole y tirando indirectas (Anjou-san) o como en el caso de Uzaki, sencillamente, pasando el rato con él. Este tipo de mangas son un éxito o un fracaso total dependiendo de cómo sea de buena la química entre la protagonista titular del manga y el protagonista al que acosa por lo que, comparado con otros mangas, este sub-género depende más de lo normal de que al lector le gusten sus protagonistas.

La que te va a caer…

Yo creo que Uzaki-chan quiere jugar logra esto con creces: Uzaki es una protagonista carismática que no deja a nadie indiferente y sencillamente resulta entretenido ver en qué clase de problemas busca meter a Sakurai según vas pasando de un capítulo a otro. La química que desprenden esta chica bajita pero burlona y llena de energía a lo conejito de duracell frente a un chico alto, estoico y con mirada de matón genera toda clase de posibilidades con las que experimentar e iterar que ha permitido que el manga siga por más de 50 capítulos sin perder fuelle y consiga adaptación al anime

Siendo costumbrismo, lo que no existe es un tema central que toca el manga ni nada por el estilo, más allá de la relación entre un Sakurai que quiere que le dejen en paz y una Uzaki que busca guerra, sin embargo según avanza el manga sí que empiezan a salir a la luz elementos de comedia romántica entre los dos que se va haciendo cada vez más presente en los remates cómicos. Esto se mezcla bastante bien con la comedia del manga gracias a que los personajes secundarios, que observan las chanzas en las que se meten nuestros protagonistas, buscan juntarlos volviéndose ellos en proyecciones del lector y repitiendo en voz alta lo que estamos pensando, en plan: “¡¿Por qué no te das cuenta?!” o “¡Juntaos de una vez!”.  Estoy seguro de que en un futuro el autor decidirá juntarlos y entonces se abrirá todo un nuevo abanico de formas en que Uzaki pueda meterse con su senpai, todo para nuestro deleite.

Phrasing.

El dibujo de Take es bastante sencillo y nada remarcable más allá del diseño que apenas destaca y se podría llamar “tomboy” de la protagonista que resulta refrescante al comparar con otros mangas similares. La mayoría de planos son los protagonistas en un fondo blanco o con efectos  después de haber sido el lector expuesto al escenario una vez, cuando hay más de dos personajes o cuando el contexto de la situación lo requiere Take dibuja lo estrictamente necesario de fondo y da prioridad a las expresiones de los personajes, jugando con ellas para no aburrir al lector con las mismas caras una y otra vez.

El humor es el paquete estándar de los costumbrismos/comedias románticas de Japón: malentendidos, juegos de palabras con doble sentidos, situaciones incómodas por diferencias de personalidad, expectativas traicionadas donde se niega un remate cómico en pos de un momento dulce, referencias a otros mangas, permitir que el lector se sienta identificado con un personaje secundario viendo al este ver la relación desde fuera y “siendo tan claro” donde está el problema/solución,  etc. Take se asegura de usar todas las jugadas del libro para mantener a flote el interés del lector y sostiene en un equilibrio delicado el humor costumbrista según va introduciendo más y más elementos de comedia romántica. 

¡Wiiiiiiiii!

Si has oído hablar de Uzaki-chan quiere jugar por malas lenguas te aseguro que mienten y que el manga vale la pena y es una risa constante, siempre que congenies bien con las personalidades de los protagonistas y particularmente con Uzaki. Si en los primeros capítulos no acaba de gustarte el personaje de Uzaki, lo más seguro es que no disfrutes de este manga y que sea mejor que busques otra lectura o te plantees si este sub-género es para ti. Del resto sólo puedo decir que estoy expectante por ver qué va a hacer Take y a dónde llevará el manga, sea donde sea sé que Uzaki estará ahí esperando con una petulante y burlona risa.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

RafaAnto

Filthy weeb, gamer y cinefilo que de paso hace Quimica.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.