USTED #10, la última entrega de Esteban Hernández


Título original:
Usted #10
Editorial: Usted Ediciones
Autor: Esteban Hernández
Publicación España: Septiembre 2021
Valoración: Cuestión de percepción


Siempre he pensado que la idea de que el tiempo todo lo cambia era una pamplina inventada por personas que preferían relegar su propia evolución a un ente superior, ahorrándose así el arduo trabajo que conlleva transformarse en algo diferente a lo que somos, en pos de mejorar o, al menos, conseguir limar esas aristas que tanto nos molestan. Si el susodicho tiempo fuese tan poderoso, ¿por qué la humanidad se obceca en cometer los mismos errores una y otra vez? ¿Acaso los intereses más conservadores se han dado cuenta de que es todo una patraña y tienen el asa cogida por el mango? ¿O quizá no exista ni ese miserable clavo ardiendo al que agarrarnos para generar un cambio totalmente voluntario? Como si de cubas llenas de agua fuésemos, teniendo como única opción el decrecimiento. O quizá no sea nada de eso y vagamos a la deriva sin control alguno de lo que sucede a nuestro alrededor y con nosotros mismos. No sé qué creer, porque nada sé en realidad.

Lo único cierto es que me hago viejo y mi mentalidad científica y empírica comienza a resquebrajarse a base de golpes y decepciones. Mi fe hacia la constancia y la validez de uno mismo prácticamente ha desaparecido, rompiendo la ecuación lógica de la vida. Tantos años intentando solucionar la incógnita y ésta ha resultado ser el sino de todo. La suerte, el azar, la probabilidad, llamadlo como queráis. Llamadlo equis. He ahí la respuesta. Si tienes suerte, no importa cuán bueno seas haciendo algo y la constancia que lo dediques. Es como tener una escalera de color. Da igual que no hayas jugado nunca, que tengas poco dinero o que seas imbécil perdido. Con escalera de color vas a ganar. Seguro. Siguiendo esta lógica y en contraposición a mi idea de que Cronos sea un buen juez, hoy vengo a hablaros de un autor al que la diosa Fortuna debería haberle soplado con más insistencia, porque la parte de constancia y calidad ya la cumple. Hoy vengo a hablar de…

USTED #10
de Esteban Hernández

Esteban Hernández es de esos autores que puede que no hayas escuchado nunca, pero que de repente aparece en tu vida y nada vuelve a ser lo mismo. El autor nacido en Ciudad Real posee ese halo a su alrededor de artista callejero que toda la gente que tiene algo que contar conoce, de autor de culto que tus autores favoritos admiran y han sacado más de una idea alrededor de una reflexión suya. Es el tipo que crea las sombras que ves cómodamente sentado dentro de la cueva; es a la vez un desconocido y alguien que te conoce mejor que tú mismo. De hecho, yo lo conocí por una serie de varias casualidades encadenadas. Hace cosa de año y medio terminé trabajando en un almacén de mi ciudad natal y coincidí allí con un chico de mi barrio, mayor que yo y del cual heredé cierto mote en el barrio porque él también es pelirrojo. Le llamaremos señor Ardides. Pues este tal Ardides es escultor y coincidió en la carrera de Bellas Artes con un tipo que, palabras textuales suyas: «es un puto genio loco del cómic». Cuando me dijo el nombre (es Esteban Hernández, por si acaso) le dije que no me sonaba de nada y él no dudó en dejarme todo lo que tenía del autor. Ahí me di cuenta de que me estaba perdiendo a un autor especial, quizá el más especial que haya leído nunca en el panorama español y con una profundidad que asustaba. Enfrentarse a sus historias cotidianas y llenas de reflexiones cuasi paranoides daba cierto vértigo y, a la vez, enganchaba. Me acababa de convertir en un fan de Hernández y yo ni lo sabía.

A partir de ahí entré en una espiral de lecturas relacionadas con el autor y aluciné con obras cortas como Culpable, Suéter o Spleen. Tres ideas tan diferentes que desembocaban en una idea en común: la psique diferencial de los protagonistas y el análisis del entorno usando la percepción del autor como referencia. Historias que me hacían detenerme cada cierto tiempo para analizar a conciencia, degustando lo que estaba viendo y poniendo todo de mi parte para digerirlo de la mejor manera posible. Si existen autores que nos hacen sentir más inteligentes, el don de Hernández es hacer que nos conozcamos mejor y, en última instancia, que aprendamos algo sobre ello sin dejar de engancharnos en una vorágine de cotidianidades tan lógicas como absurdas. Con Nada creí lograr una conexión con el autor que no había tenido hasta ese momento y al llegar a su «fanzine» Míster es cuando comencé a entender cómo funcionaba la mente del bueno de Esteban. Una mente compleja y brillante, tanto que en ocasiones parece cegarse con su luz y lo embriaga cierto pesimismo alrededor de sus historias. Una oscuridad tan necesaria como real para comprender un poco más nuestro mundo interno.

La reflexión de un autor analista.

Cuando me enteré de que Fernando Llor y él iban a sacar un cómic juntos me alegré tanto como si se tratase de un familiar o un amigo. Bueno, al fin y al cabo el amigo de un amigo es algo así como un amigo, ¿no? Con la llegada de Plot Point al mercado nacional vi cierta luz de esperanza alrededor del reconocimiento de Hernández y lo cierto es que tuvo un reconocimiento más que positivo entre los medios especializados y, todavía más importante, los lectores. Un pequeño triunfo que se suma a otros tantos del autor, pero que sirve como faro de referencia para todo lo posterior que haga, aunque he de admitir que todo lo anteriormente publicado merece muchísimo la pena. A salvo de conseguir los cómics de ¡Pintor! y El Duelo, aconsejo a todo el mundo que se haga con sus cómics. Son algo totalmente fuera de lo común. Como guinda del pastel, su autobiografía Hernán Esteve es una forma fantástica de conocer al autor, sus filias, su forma de razonar y vislumbrar la manera en que funcionan sus historias. Pero todavía falta lo mejor.

Lo que realmente me llama la atención de Estaban Hernández es su fanzine Usted. Contando con una retahíla de autores que lo acompañaban en este especial viaje, el fanzine Usted nos transporta a historias inventadas que critican la sociedad, al individuo y lo analiza de manera brutal y sin filtros. Como cabe esperar, nuestro autor sigue centrándose en historias banales con cierto carácter histriónico que nos transporta a ver situaciones curiosas e inteligente que jamás se nos habrían pasado por la cabeza. No hay límites para lo rocambolesco, un gran tapiz de personajes que están hilados de manera tan fina que se confunden con el medio. La cosa cambió en el noveno número de Usted, cuando pasó a ser un fanzine íntegramente realizado por Esteban Hernández, mostrándonos que el tiempo lo ha tratado bien y le ha dejado crecer como autor y narrador. Es por eso que hoy os hablo de éste fanzine, debido a que el autor ha puesto en preventa el décimo número de Usted y he tenido la buena suerte de poder tener uno en mis manos y leerlo. De darme cuenta de que este tío es un genio, más de lo que yo creía y que se merece que hablen de él y muy bien.

Así de deslumbrado me siento yo al terminar de leer Usted #10.

En esta última publicación nos encontramos ante una obra de autoanálisis, que desarrolla una idea que ha plasmado en alguna que otra obra y es la de reescribir partes de nuestra vida que no nos gustan. Aquellos momentos en los que tendríamos que haber reaccionado de alguna forma determinada, pero no lo hicimos. El día que no le plantamos cara al abusón de turno. Cuando no dimos la cara por alguien que lo necesitaba. El momento en el que alguien nos hizo tanto daño que cambió nuestra forma de ser para siempre. Esos momentos que ameritaban una reacción única que no le dimos y que, sin embargo, todo continuó como si nada. Un viaje introspectivo en el que lo onírico hace de vehículo conductor para llevarnos a todos esos distintos momentos. Lo especial de todo es que podría haberte pasado a ti, a mí o a cualquier otra persona. Un viaje tan personal y único que se convierte en el periplo de aquella persona que lo está leyendo. Un fanzine que te habla desde su propia portada, diciéndote aquello que internamente sabes y que nunca te atreverás a decirte. La obra perfecta que resume a la perfección todo lo creado anteriormente por el autor ciudadrealeño y que me ha llegado muy fuerte a la patata. Ahora lo admiro todavía más.

No dudéis en haceros con el décimo número de Usted, que podéis comprar en la web de Spaceman Project (pinchad aquí) y conseguir alguna obra más en uno de sus packs especiales. No sé si es la reseña o el artículo que Esteban Hernández se merece, pero os aseguro que es la que quería hacer. Ojalá la suerte esté de su lado y consiga el reconocimiento que realmente merece, porque mentes como la suya son las que hacen bonito este medio. Y eso no tiene precio.

¡Nos vemos en la Zona!

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.