USAGI YOJIMBO Y LAS TORTUGAS NINJA, de Stan Sakai y Tom Luth

 


Título original
:

Teenage Mutant Ninja Turtles/Usagi Yojimbo: Namazu or The Big Fish Story 

Sello: IDW Publishing
Guionista: Stan Sakai
Artista: Stan Sakai
Colorista: Tom Luth
Publicación USA: Julio 2017
Publicación España: Abril 2018 (Planeta)
Valoración: Animalicos, espadas y hostias como panes /10

 

 

Más de dos décadas han pasado para que Leonardo, Raphael, Donatello y Michelangelo vuelvan a cruzarse en el camino del personaje inspirado en el rōnin Miyamoto Musashi, Miyamoto Usagi. Un conejo samurái que, tras la muerte de su señor, comenzará un recorrido por todo el país para aprender sobre sí mismo mientras que, durante el viaje, conocerá a infinidad de amigos y enemigos. Unos personajes que comparten muchas cosas en común y que tienen aquí la oportunidad de vivir otra nueva aventura.

Las Tortugas Ninja son teletransportadas por arte de magia al Japón feudal de Usagi Yojimbo, donde juntos tendrán que ayudar al maestro Kakera a evitar que un mal ancestral se cierna sobre el país del sol naciente y amenace con acabar con toda la isla. Pero no estarán solos ya que Jei, un viejo enemigo de Usagi, irá tras ellos con una misión en nombre de los Diez Mil Dioses. ¿Podrán juntos evitar el fatídico final de toda la existencia o la intrusión de Jei hará peligrar la misión? Sacad las katanas que nos vamos con…

USAGI YOJIMBO Y LAS TORTUGAS NINJA
de Stan Sakai y Tom Luth

La historia es muy simple y va en línea recta de principio a fin (tanto argumental como literalmente) sin necesidad de esconder ases en la manga. Lo que se ve es lo que hay y eso juega su favor. Stan Sakai saca todo el provecho posible apoyando la motivación principal en una leyenda japonesa tan interesante como pintoresca y ahí es donde la simpleza argumental adquiere el tono aventurero y de fantasía necesario para darle grosor al conjunto. Algo que no sorprenderá a los lectores conocedores de las historias del samurái, dado que su creador siempre ha recreado fielmente la cultura japonesa medieval de una manera impecable añadiendo sus propios elementos a la misma con el único fin de enriquecerlo.

La veteranía es un grado y Sakai sabe condensar bastante bien en sólo cuarenta páginas los ingredientes esenciales para que la historia funcione dejándose de coyunturas innecesarias o palabrería insulsa, moscas cojoneras que tanto abundan en el mainstream americano. Lo lleva todo a su terreno y consigue, una vez más, convertir el folclore japonés en un enemigo interesante. Acción frenética, lucha directa al grano y unas pinceladas de humor. Punto. Todos los personajes cumplen con su papel y santas pascuas. Un aroma a comicbook viejuno donde cada página tiene un valor que raramente veremos en los cómics actuales, donde una escena intrascendente puede ocupar más de una página y de dos. Mi tiempo te debe una, Stan.

Usagi, ¿dónde has metido el pienso para tortugas?

El estilo de Stan Sakai, armoniosamente tosco pero dinámico, es esencial para entender la vida de Usagi y guarda muchas similitudes con el trazo sucio y casi exento de curvas de las Tortugas Ninja originales dibujadas por Kevin Eastman. El autor estadounidense de ascendencia japonesa no pierde su toque y carga las viñetas de incesantes combates entre muchos personajes a la vez, donde las espadas van y vienen, siempre sin abusar de la violencia gratuita y huyendo de una exageración sanguinaria al más puro estilo Tarantino. Un detalle que se agradece y conjunta a las mil maravillas con ese trazo que perfectamente puede tener el calificativo de infantil.

Para esta ocasión, cuenta una vez más con la inestimable ayuda a los colores del veterano Tom Luth. Autor de MAD Magazine que se ha encargado de colorear las portadas de las historias de Sakai en más de cien números en su actual andadura en Dark Horse. El colorista de personajes clásicos como el Capitán Zanahoria de DC Comics o la creación del dibujante español Sergio Aragonés, Groo the Wanderer, se complementa perfectamente para que los personajes y su elección de colores acabe siendo de una armonía plausible y que pese a la cantidad de colores usados, no saque al lector de la realidad visual que está leyendo.

Hostias como panes I

En títulos así, sin pretensiones grandilocuentes ni giros raros, ni idas de olla absurdas, es cuando uno se da cuenta que en la insignificancia más pura está muchas veces la diversión más sana. Aquí los personajes son la propia historia y no necesitan enmarañarse en sí mismos ni reinventar nada para que tengan que funcionar. Sólo hace falta un escenario idóneo para que, por sí mismos, hagan lo que saben hacer y acaben ganándose al lector. Todo eso y los claros vínculos orientales que tienen en común son suficientes.

La decisión de Planeta de publicar íntegramente el contenido original del hardcover USA, da para aplauso y abrazo efusivo ya que aparte de la propia historia, sus correspondientes portadas variantes, bocetos, diseños previos y apuntes iniciales del proceso, incluye el primer encuentro allá por 1987 de ambos personajes en el Turtle Soup #1 de Mirage Publishing. Toda una joyita que se complementa con un epílogo donde se explica la leyenda que da pie a la historia y una pequeña entrevista donde Sakai habla de cómo comenzó su colaboración junto a Eastman y Laird y que acabaría con ambas creaciones, no solo en cómics y dibujos animados, sino también en multitud de merchandising en forma de muñecos gracias a Playmates Toys. Una pequeña parte de historia, sin duda.

Hostias como panes II

Este último encuentro entre el conejo rōnin y los cuatro quelonios más famosos y ninjas del mundo del cómic es un buen prólogo para que la serie regular de éstos últimos de la editorial IDW Publishing dé por fin el salto aquí, y que gustará a los lectores que llevan más de 30 años leyendo sus historias por el amor y el mimo con el que están tratados. No sé si fue también Planeta la que, ya en 2017, consiguió sus derechos para poder publicarlos, pero ojalá sea pronto y pueda contarle a mis nietos que el hashtag #TortugasNinjaDeIDWYa, con el que he dado por saco en Twitter, sirvió para algo (o eso quiero creer).

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe