UN TIPO DURO, de Jeff Lemire

 

 

Título original:
Roughneck HC
Sello: Gallery 13
Guionista: Jeff Lemire
Artista Jeff Lemire
Colorista: Jeff Lemire
Publicación USA: Abril 2017

Publicación España: Mayo 2018 (Astiberri)
Valoración: La vida dura… /10 

 

El ser humano es un ser muy pequeñito y temeroso que busca crear ciertos mantras para sentirse seguro en una vida en la que el azar y la probabilidad solo son dos de las bazas que hay en este universo en el que la entropía juega el papel principal. Más allá de las religiones que hacen de red de seguridad para los moralmente débiles, existen creencias similares en las que la energía deja de ser un componente meramente químico para pasar a ser un ente mágico que ejerce un principio de reciprocidad a razón de nuestra visión con el mundo. “Si le sonríes a la vida, esta te devolverá la sonrisa” pasa a ser una verdad empedrable que basa sus fundamentos en las mismas teorías que nos marcan como la obra y gracia de un ser omnipresente y onanista que piensa en sí mismo como ejemplo de la perfección. Pero lo cierto es que la vida puede llegar a ser una mierda tan grande que termina moldeándote a golpes y porrazos, transformándote en aquello que siempre has odiado y todo para convertirte en…

UN TIPO DURO
de Jeff Lemire

Sino que se lo digan al bueno de Derek Ouelette, el cual saboreó las mieles del éxito cuando era un chaval joven e impulsivo y su carrera como jugador de hockey hielo era tan prometedora como incierta. Fue debido a su alto temperamento y su poco autocontrol por lo que ha terminado viviendo en un apartado pueblo al norte de Canadá, en su pueblo natal, alejado de todo el mundanal ruido que conlleva la fama para poder embriagarse en la autocompasión y la agresividad del que sabe que ha terminado convirtiéndose en el monstruo que siempre temió. Bueno, eso y el alcohol a raudales, que también ayuda. Sin embargo, el punto de inflexión lo pone su hermana, Beth, que vuelve tras unos años desaparecida al que fuera también su hogar, huyendo de un personaje todavía más tóxico que todas esas nuevas adicciones que ha ido acumulando durante el truculento viaje que es la vida. Así que a situaciones desesperadas, se requieren medidas desesperadas…

No estoy en contra de los dramas. Es cierto que suelen darme cierta pereza a la hora de enfrascarme en ellos por aquello de que es muy fácil entrar en topicazos y que suelen terminar todos de la misma forma: muy malamente. Sino no serían dramas. No obstante, es cierto que Jeff Lemire tiene cierta facilidad para enfrascarse en este tipo de historias y salir airoso de ellas, siempre utilizando su Canadá natal como escenario ideal de sus trabajos. No sé si debido a que pueda haber tenido una vida algo movida, lo cierto es que sabe manejar perfectamente los tempos de sus historias y juega con esa imagen de desolación y soledad que tanto aterroriza al ser humano, en este caso como lectores. Haciendo de la observación introspectiva la más descarnada de sus herramientas, genera en el lector esa sensación de inseguridad, de vacío existencial en el que la vida real no es más que el peor de los escollos para mantenerse lograr sobrevivir. 

Evadirse de la realidad nunca acaba bien.

Algo similar le sucede a la hora de crear a sus personajes, tan reales y profundos que basta con pocos detalles para que sepamos cómo se sienten y qué piensan en cada una de las situaciones a las que son expuestos. Quizá compararnos con uno de sus dos protagonistas pueda ser muy duro y seguramente sea buena señal que no nos podamos identificar de manera directa; pero lo cierto es que dejan ese regusto a aquella versión de nosotros mismos si hubiésemos tomado las decisiones equivocadas, como si un reflejo de nuestro paralelo más oscuro se hubiese plasmado en viñetas. Al fin y al cabo, nadie está exento de la toxicidad humana, ya sea porque se hayan sufrido directamente o por la facilidad a acceder a situaciones propicias para estas. Coger dos personalidad aparentemente tan prototípicas y darles este toque personal, es un auténtico hito que está al alcance de muy pocos y, por descontado, del autor canadiense. 

Hay un dato curioso con Lemire y es que se aventura en este tipo de obras más personales cuando es él el autor completo, plasmando a la perfección aquello que busca transmitir y teniendo una poderosísima narración visual, más allá de la calidad gráfica de sus dibujos. Es de esos autores que, o te gustan, o te parecen de los más horroroso, algo parecido a lo que sucede con Matt Kindt. Yo soy de esos que adoran la manera en la que son capaces de narrar toda una secuencia sin mentar palabras, haciendo de su arte el único recurso que nos explique qué sucede y por qué y eso es algo que en Un Tipo Duro está muy conseguido. Además, el recurso visual en el que los recuerdos aparecen coloreados, cálidos y cercanos pese a lo turbios que son, contrasta con los colores fríos y distantes que protagonizan el grueso de la obra y representan la situación actual de los protagonistas, creando todavía más poso en una obra en la que su gran baza radica en la cruda y simple realidad. 

¡Aaaahhh! Los bonitos y cálidos recuerdos…

Seguramente sea de las reseñas en las que menos he divagado, centrándome totalmente en el cómic y olvidando todo aquello que sobrevuela por mi cabeza. Lo cierto es que tras leer Un Tipo Duro, me quedé pausado y cavilante, sin poder dejar de pensar que, quizá en otra vida, yo podría haber terminado como Derek y me aterrorizó. Quizá a otra persona esto le hubiese valido como excusa para huir de su realidad y olvidarse del cómic, pero a mí me encanta cuando una lectura me toca tan profundamente, aunque sea para sentimientos tan terribles. Dice cosas muy buenas del autor y la editorial que apuesta por él. Una de mis mejores compras, sin duda alguna.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.