UMAMI: ENTRANTES, de J. M. Ken Niimura

 

 

Título original:
Umami: Entrantes ESP

Sello: Panel Syndicate
Guionista: J. M. Ken Niimura
Artista: J. M. Ken Niimura
Publicación USA: Febrero 2019

Publicación España: Febrero 2019
Valoración: Viscoso, pero sabroso

 

 

Ácido, amargo, dulce y salado. Cuando era pequeño estos eran los diferentes sabores que nos enseñaban que nuestra lengua podía detectar gracias a una cantidad ingente de papilas gustativas. De hecho, también nos decían que éstas se encontraban en distintos grupos en la superficie del órgano más grande de Gene Simmons, como si de pequeños campos saporíferos se tratase. Con la edad te das cuenta de que no era totalmente cierto lo que te contaban y que todo es culpa de la manía estúpida del ser humano de englobarlo todo en pos de lograr un orden. No sólo nuestros receptores de sabor están amontonados de manera totalmente aleatoria, sino que incluso se han llegado a «descubrir» más tipos de sabores. Sí, porque siempre es mejor crear nuevas categorías que molestarse a explicar los híbridos. Y uno de estos sabores, que hoy en día goza de su merecida fama, es el nombre de la obra que nos atañe hoy. Así que sentaos en la mesa y colocaos bien la servilleta porque hoy toca degustar…

UMAMI
de J. M. Ken Niimura

Antes de comenzar a hablaros de la obra he de hacer una confesión: no me gusta leer cómic digital. No es que lo odie ni nada por el estilo, pero prefiero el papel de calle. Y puede que la opción digital sea el futuro debido a su practicidad y la facilidad de hacer llegar un mismo material simultáneamente a distintos lugares del mundo y en distintos idiomas. Tiene muchas ventajas, está claro, no soy estúpido (o no demasiado, vaya). Pero el formato físico es algo insuperable que sacia al lector coleccionista, al que busca leer, disfrutar, tocar y oler la obra que tiene entre sus manos. Es una experiencia única que sólo puede compararse a los libros. Crear tu propia biblioteca o volver a releer un cómic al que el efecto del tiempo ha hecho su mella tiene un encanto especial. No obstante, hace un mes me encontré con que Panel Syndicate, la plataforma de cómics digitales padre de obras como The Private Eye, Blackhand Ironhead o ¡Universo!, las cuales ya gozan de su respectiva edición física, anunciaba que estaba disponible el tomo recopilatorio de los primeros ocho capítulos de la obra de Umami y no pude evitar comprármelo. Era necesario, ya que me leí el primer número por la patilla y me parecía de justicia poética pagar por algo que me gusta. ¡Y vaya si me ha gustado!

La historia nos transporta a una tierra imaginaria en la que las reservas de sal de toda la nación se están viendo reducidas de manera considerable, dejando varios pueblos y pequeñas ciudades sin el preciado y útil mineral, todo ello rodeado de unos extraños temblores que generan más enigmas de cómo y por qué está sucediendo todo esto. Es debido a esta necesidad, ya que el mineral es muy útil para la conserva de alimentos, por la que nuestra protagonista decide emprender un viaje en solitario a la capital para abastecerse de la necesaria sal y volver a su pueblo natal, ayudando así a todos sus familiares y amigos. Uma es una niña decidida, valiente y honesta, que no es capaz de ver la maldad de los demás y que tiene la habilidad de cocinar cualquier cosa en tiempo récord, haciendo la doble labor de alimento y herramienta al caso. Es gracias a este genial don de cocina que se cruza en el camino de Ami, una joven que quiere ir a la capital para entrar a servir en la cocina real, en la que su padre es el chef. Durante su camino juntas se encontrarán con infinidad de aventuras que deberán solventar unidas y que les servirá como una genial experiencia para conocerse a ellas mismas y al mundo que les rodea. Bueno, eso y la verdad que hay detrás de la extraña desaparición de sal de toda la nación…

Uma vale para un roto y para un descosido.

Me encantan este tipo de historias de aventuras aptas para todos los públicos. Se nota que Ken Niimura tiene raíces niponas, ya que recuerda fuertemente a esos buenos shonen de toda la vida que te mantienen enganchado desde el principio y la acción se va sucediendo de manera orgánica, todo esto sin perder ese ambiente mágico y especial de un mundo que se parece mucho a nuestra Edad Media, pero que tienes varias cosas que lo alejan de ella. Además, la cualidad de Uma de poder utilizar aquello que cocina en pos de sacarle siempre del atolladero, también le da ese toque shonen que dista mucho del tipo de historias más infantiles que se suelen hacer en Europa. Eso sí, el estilo artístico de Niimura sí que es totalmente europeo y tiene tanta personalidad que es fácil reconocer al autor cuando es él el que dibuja la obra. Con ese trazado sencillo, caricaturesco y con una sutil escala de grises, es capaz de sumergirnos en su historia y darle la fluidez y movimiento que se presupone en las aventuras de nuestras protagonistas. He de admitir que el estilo del autor hispano-japonés ya me enamoró en su momento en el cómic de Soy Una Matagigantes y aquí sólo ha sabido confirmar lo que ya suponía: que Ken Niimura es un artista diferente y genial.

Está claro que fui sobre seguro y me lancé de cabeza sobre este cómic porque sabía que me iba a gustar. Es el híbrido perfecto entre el cómic oriental y el occidental. Me encantaría que esto se publicase en papel, porque sería una compra asegurada y mi parte coleccionista se vería gratamente saciada. Por lo pronto nos quedará esperar a que salga el resto de capítulos, para que sepamos que va a ser de Uma y Ami, la pareja de cocineras más atípicas que os hayáis encontrado nunca y quién o qué se está encargando de robar todas las reservas de sal. Mientras tanto habrá que darle oportunidad a otras obras que quedan en la parrilla de Panel Syndicate, para ver si es que todas están a un nivel tan bueno. Si es así, nos quedan historias para rato…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.