ULTIMATES: Empieza por lo Imposible, de Al Ewing y Kenneth Rocafort

 


Título original:

Ultimates: Omniversal: Start With the Impossible TPB
Sello: Marvel Comics
Guionista: Al Ewing
Artista: Kenneth Rocafort
Colorista: Dan Brown
Contenido: Avengers #0 y Ultimates #1-5 (Dic. 2015 – May. 2016)
Publicación USA: Junio 2016
Public. España: Julio 2016 (Panini)
Valoración: 9/10 

 

Las Secret Wars han concluido y, para sorpresa de nadie, el universo tradicional de Marvel ha sobrevivido. Pero eso no quita que haya habido bajas y no estoy hablando precisamente que hayan muerto algunos personajes, no. Estoy hablando de que hemos perdido la Tierra – 1610 o lo que es lo mismo, hemos perdido el universo Ultimate. Por suerte, algunos de los personajes más interesantes de esta Tierra han pasado a formar parte del universo principal y entre ellos podemos encontrar a Miles Morales o a la versión definitiva de Reed Richards  (complot contra los 4F y tal).

Pero no sólo han sobrevivido personajes, sino también ha sobrevivido un concepto, una idea la cual dio forma a un grupo de gente especial en el universo Ultimate, ya que hay que estar listo y preparado para reaccionar ante cualquier situación. Con esta idea en mente hemos visto el nacimiento del supergrupo definitivo, que promete solventar los problemas antes, incluso, de que aparezcan. Así que, damas y caballeros, den la bienvenida a…

ULTIMATES
de Al Ewing y Kenneth Rocafort

Corría el año 2002 cuando la línea Ultimate de la editorial aún era lo máximo en cuanto a calidad, siendo encabezada por un sublime Ultimate Spiderman y seguida muy de cerca por unos mutantes que parecían que iban a comerse el mundo con el cierre de su primer arco argumental que era una alegoría de un acontecimiento muy reciente en aquella época, el atentado del 11 de Septiembre. Por otro lado, la sociedad estadounidense empezaba a recuperarse del duro golpe que había significado el ya mencionado atentado. No sólo ya por las consecuencias que había producido (que también), sino por el significado del mismo, pues el pueblo norteamericano había dejado de sentir que su país era invencible.

Con esta situación tan espinosa Mark Millar, que por aquel entonces guionizaba Ultimate X-Men, se puso a escribir la versión definitiva de los Héroes más Poderosos de la Tierra… pero bajo el filtro de este universo alternativo. ¿Qué significa esto? Pues que no estábamos frente a un grupo de héroes dedicados y decididos únicamente a salvar nuestro planeta movidos por una voluntad altruista, sino que nos hallamos frente a un supergrupo creado bajo el manto del gobierno estadounidense para acabar con una serie de amenazas muy concretas de las que no hay ningún indicio que se vayan a producir otra vez, haciendo alegoría a las medidas implementadas en el mundo real por Estados Unidos con tal de acabar con el terrorismo a escala global. Con estas bases, el título empezaría siendo una serie con una fuerte carga política que iría diluyéndose conforme iban pasando sus volúmenes hasta la llegada de Jonathan Hickman, que volvió a llevarlos a lo mas alto con lo que parecían ser las primeras pinceladas de lo que acabaría siendo la futura Secret Wars, pinceladas que, precisamente, significaron la muerte del universo Ultimate.

El mal tiene nombre propio: Brian Michael Bendis.

Pero Marvel no iba a dejar pasar la oportunidad de crear una serie con un nombre con tanto tirón como este, aunque fuera quitándole los toques políticos… Así que cogieron a uno de sus guionistas con mejor rendimiento en la casa, un dibujante que había huido de la Distinguida Competencia y, aprovechando la ausencia de un grupo que tocara temas relacionados con la ciencia-ficción (la mierda de Guardianes de Bendis no cuentan) y un colorista que pegara con todo esto, lo juntaron todo y crearon a los nuevos Ultimates.

Decir actualmente que Al Ewing es uno de los mejores guionistas que tiene Marvel sería quedarse corto. Sólo hay que ver el trabajo excelso que hizo en una serie tan, a priori, menor como Los Poderosos Vengadores, que pasó de ser un título contenedor para crossovers a una serie que supo aprovecharse de ellos para dar una de las mejores versiones vengadoras de los últimos años, muy alejada de la grandilocuencia de Los Vengadores de Hickman. Por no hablar de la obra maestra que resultó de Loki: Agente de Asgard. Pese a todo ello, personalmente no creía que Ewing fuera el más indicado para recoger el manto de un título como Ultimates… Y qué bien me sentó equivocarme. Es cierto que ya no estamos frente a una serie de temática política, porque para eso ya tenemos a Spencer al frente de ambos Centinelas de la Libertad; en cambio tenemos un grupo de héroes decididos a ir hasta la última frontera del conocimiento para enfrentarse y comprender los grandes problemas cósmicos antes  de que estos puedan resultar un problema, dando lugar a una serie mas cercana a los Cuatro Fantásticos que a la propia serie original.

El multiverso explicado por el Dr. Brashear.

Si en los Fantastic Four teníamos a la primera familia marvelita aquí tenemos a un grupo formado por la Capitana Marvel, Pantera Negra, Ms. America, Centella Azul y Spectrum (estos dos recuperados de la ya citada Poderosos Vengadores), dando así una alianza que junta, tanto poder científico, como militar y político. Por tanto era imposible no tener alguna pincelada política viniendo de donde venimos, decidida en este primer arco argumental a confrontar al mismísimo Galactus, cosa que acabará creando controversia en el cosmos. Este argumento tan sencillo es simplemente una excusa para hacernos explorar los límites de la maravillosa parcela cósmica de la que dispone la editorial, permitiendo así no sólo profundizar en el devorador de mundos, sino también desarrollar las culturas extraterrestres. Además Ewing parece ser el único que se atreve a hacer referencia a las consecuencias de las Secret Wars pasado el tiempo. Eso es un punto a su favor.

Tratando estos temas tan importantes para todo el universo Marvel cualquiera esperaría que esta serie estuviera enfocada con un tono serio y pausado, pero no olvidemos que estamos hablando del guionista de Loki y de los actuales Nuevos Vengadores, así que lo aparentemente lógico no entra en sus planes. Haciendo honor a su legado Ultimates es a simple vista una lectura sencilla y amena pero que, a poco que quieras profundizar en ella, verás que nada más lejos de la realidad, pues se emplean conceptos y se plantean ideas que acabarán desembocando en algo muchos mas grande y profundo.

Turismo y gastronomía con América Chávez.

Todo este planteamiento se podría ir fácilmente al traste si no vamos acompañados de un equipo artístico adecuado, pero no hay de que preocuparse pues Kenneth Rocafort no sólo es que esté a la altura de lo que plantea Ewing sino que da, a mi parecer, la mejor versión de sí mismo hasta el momento. No es que haya mejorado el dibujo desde sus tiempos en la anodina Capucha Roja y los Forajidos, sino que ha mejorado hasta tal nivel que al ver las viñetas nos vienen a la memoria grandes de la historia del cómic como el mismísimo Jack Kirby. Incluso la anatomía de los personajes que, pese a seguir siendo exagerada, no llega al extremo de la controvertida Starfire. Es un trabajo visualmente perfecto y encima ofrece una narración de infarto, porque es rápida y dinámica, y además sabe adaptarse a las mil maravillas al tipo de narrativa y cambiar el ritmo por otro más pausado cuando así se requiere. El simple hecho de que él se entinte a sí mismo hace que su arte se llene de sombras imposibles que mejoran el dibujo.

Y la cosa no acaba aquí, ya que encima viene acompañado por un colorista que entiende el material con el que está tratando y no hace más que potenciar las grandes cualidades de este tomo. Dan Brown impone una paleta de colores intensos, pero no lo suficientemente fuertes como para producir rechazo a la vista, sino que potencian la faceta psicodélica y, hasta cierto punto, extrasensorial propia del guión.

Galactus se ha quedado con ganas de más.

Para ir concluyendo, quiero añadir, y únicamente como una opinión personal, que no sólo los marvelitas disfrutarán de esta maravilla de serie. Pienso que todo lector de cómics debería darle una oportunidad, ya que aunque no te interesen las series de superhéroes aquí verás diferencias, pues las mallas que llevan los protagonistas son sólo por incluirlos en la continuidad marvelita. Para más inri, ni siquiera es necesario un gran bagaje en la Casa de las Ideas para disfrutar de ella.

Esta serie perfectamente podría estar en el catálogo de cualquier editorial independiente y seguiría rezumando calidad por todos los costados, así que aunque no la compres, hazte el favor a ti mismo y pégale un ojo.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Pues sí, de lo mejorcito de la casa en estos momentos, Llori.
    Sobre Ultimates, pues eso, aquí otro que lo tiene como un tebeazo. Ojalá aceleraran un poquitito la publicación española.

Deja un comentario, zhéroe