ULTIMATES: Civil War II, de Al Ewing y Kenneth Rocafort

 

Título original:
Ultimates: Omniversal: Civil War II TPB
Sello: Marvel Comics
Guionista: Al Ewing
Artistas: Kenneth Rocafort, Djibril Morissette y Christian Ward
Colorista: Dan Brown
Contenido: Ultimates #6-12 (Jun. 2016 – Dic. 2016)
Publicación USA: Diciembre 2016
Publicación España: Junio 2017 (Panini)
Valoración: Un pequeño bache terrestre /10 

 

 

Pues aquí estamos de nuevo, después de este pequeño lapso vacacional. Y, ¿sabéis quién ha vuelto también? Los Ultimates, en el flamante segundo volumen de su colección. ¿Estará a la altura? Ahora lo sabremos.

ULTIMATES: Civil War II
Al Ewing y Kenneth Rocafort

A finales del año pasado, un servidor analizó el relanzamiento de Los Ultimates. En el primer volumen de esta nueva andadura Al Ewing y Kenneth Rocafort nos brindaron una serie que rescataba lo justo del supergrupo del Universo Ultimate y lo incorporaba al universo tradicional como un sosias de Los Cuatro Fantásticos hipervitaminados. O lo que es lo mismo, dejar un poco de lado los incidentes y acciones políticas en pos de aventuras científicas, cosa que no quita que vayamos a encontrarnos de esto último en este segundo volumen.

Este tomo continúa, como es lógico, los eventos narrados en el anterior, encontrándonos con dos frentes abiertos. Por un lado tenemos a Galactus que ha dejado de devorar planetas y se ha convertido en una entidad dadora de vida y por otro lado tenemos a Conner Sims, también conocido como el Anti-Hombre encarcelado en dentro de la base de los Ultimates, lo que provocará un inicio de tensiones entre ellos, debido a las divisiones internas sobre lo que hacer con él.

Creo que alguien está tramando algo…

Pero por si no fuera poco, y como podemos ver en el propio título del tomo, la serie se meterá de lleno en el la Segunda Civil War, algo que no le sentará demasiado bien, pues pierde casi por completo esos viajes onírico espaciales en pos de algo más “cotidiano”. Todo lo cotidiano que puede ser algo relacionado con un Inhumano que prevé el futuro al mismo tiempo que Thanos va haciendo de las suyas por ahí. Pero tampoco quiero ser demasiado alarmista pues, pese a que la serie no esté al mismo nivel que lo visto anteriormente, ni mucho menos ha dejado de ser la gran trama que nos plantearon en los números anteriores. Y no sólo es que Al Ewing entremezcle de manera sorprendentemente buena el argumento anterior con los acontecimientos de Civil War II, sino que encima dedica tiempo a hacer que el lector entienda el punto de vista de Carol, cosa que Bendis no se preocupó demasiado en hacer.

Como he mencionado anteriormente, el guión se mete de lleno en la Guerra Civil, aunque más bien la usa como motivación para causar más tensiones dentro de los Ultimates, pues no todos piensan que sea lícito el detener a gente antes de que haya pruebas fehacientes de que vayan a producir un crimen que, supuestamente, alguien ha predicho que van a cometer o, incluso, si la propia Carol está llegando demasiado lejos a la hora de detener a esta gente. Esto, junto al tener al Anti-Hombre encerrado, provocará un sinfín de disputas dentro del propio grupo que llevará a que se ponga en duda el trabajo y la relevancia del grupo.

Ay, qué tropezón más tonto…

Pero esto es una serie de Al Ewing y no dudéis que nos va a sorprender de alguna manera, no sólo con algún giro de guión que no te esperas, sino en el tono de la propia narración. Hay un número en concreto en el que hay una conversación entre Galactus y El Hombre Molécula sobre el futuro de la realidad misma que nos esperaríamos que estuviese guionizada con un tono solemne o incluso triste, pero nada más lejos de la realidad, pues Ewing juega con nosotros y nos plantea una comedia de situación en la que estos dos seres de talla cósmica hablan sentados en un sofá con la televisión de fondo. Esto no es sólo un chiste aislado, pues representa la actitud de los personajes: en esta conversación nos encontramos a Galactus realmente preocupado y, por su lado, al Hombre Molécula con una actitud completamente despreocupada dando a entender que a él le da lo mismo. Todo esto se verá potenciado por el fantástico dibujo de Rocafort, que cambiará su estilo de dibujo y entintado habitual por uno más redondeado y con unas tintas menos prominentes, haciendo la representación de la escena aún más cómica y sencilla, en contraposición a lo que está ocurriendo realmente.

Es una pena que este nivel no continúe durante todo el tomo, pues aunque sí que es cierto que estamos ante uno de los mejores cruces del evento marvelita, a cambio, desluce el acabado del guión.

¡Qué bonito romance!

Y dicho esto nos metemos de lleno en el dibujo. Y si lo dicho anteriormente te ha emocionado esperando ver cómo nos sorprende de nuevo Rocafort, te digo que bajes esa emoción. Es cierto que el artista hace un gran trabajo y llega a ofrecernos tres estilos de dibujo distintos, el ya mencionado, el característico suyo con tintas fuertes y rectas, que  veremos en la parte argumental que continúa directamente desde el tomo anterior y un tercero, más sencillo y convencional, que usa precisamente en la parte que narra lo acontecido en referencia al evento, dejando ver que este apartado es el que menos parece importarle…o que simplemente quiere dar un dibujo más homogéneo al de Márquez en la serie central del evento. Aunque en el fondo da un poco igual, ya que este trabajo acabará siendo realizado por el dibujante Djibril Morissette-Phan, quien hace un trabajo bastante bueno pero que, a mi parecer, palidece comparado con lo que ofrece el Rocafort que disfruta de lo que está haciendo.

Por su parte el color de ambos dibujantes viene de la mano de Dan Brown, el cual se adapta perfectamente a los cuatro estilos de dibujo, haciendo que su paleta sea el punto de cohesión del apartado artístico.

Soy la noche…digo, Wakanda.

Para concluir sólo decir que, pese al pequeño bache en el camino que ha supuesto la segunda guerra civil superheroica, para nada ha significado una bajada importante de calidad en el tebeo. Junto con el cliffhanger que nos propone Ewing al final, un servidor no puede estar más que deseoso del siguiente volumen de esta serie. Un abrazo y…

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe