TRES ANUNCIOS EN LAS AFUERAS. Con el ojo en los Oscar

Título original:
Three Billboards outside Ebbing, Missouri
Año: 2017
Director: Martin McDonagh
Guión: Martin McDonagh
Fotografía Ben Davis
Reparto: Frances McDormand, Woody Harrelson, Sam Rockwell, Peter Dinklage, John Hawkes, Abbie Cornish, Caleb Landry Jones, Samara Weaving, Kerry Condon, Nick Searcy, Lucas Hedges, Michael Aaron Milligan, Lawrence Turner, Amanda Warren, William J. Harrison, Sandy Martin, Christopher Berry, Zeljko Ivanek.

Valoración: Tres Carteles y Muchos Premios /10

Sinopsis: Una mujer de 50 años, cuya hija ha sido asesinada, decide iniciar una guerra contra su pueblo, al creer que están más interesados en torturar afroamericanos que en hacer justicia.

Son sólo tres escenas las que tarda Tres Anuncios en las Afueras en presentarnos su premisa y tirarnos de bruces a un enorme campo de fango. Otros directores hubieran intentado bordearlo o buscar el camino que menos cubra de mierda, pero Martin McDonagh se mete adrede por las zonas más difíciles, hundiéndose hasta asegurarse de no poder salir. Y aún le queda mala leche para reírse de lo grotesco de su situación. Prepararos para una película fascinante.

La historia, una de las más absorbentes que verás este año, esquiva los atajos melodramáticos más evidentes y evita alinear a sus personajes en roles cerrados y reduccionistas. Los tres principales, en esencia prototipos del poli bonachón, el poli racista y la madre afligida, tomarán decisiones en el progreso de la historia que los separa de una simplista moral “buena” o “mala” a la que la película podría haber acudido para hacer más digerible el drama. En su lugar, se mueve en un terreno muy gris que explora unos conflictos psicológicos muy complejos, sin posicionarse, pero sin tampoco cortarse un en pelo en retorcer la trama para empujar estas situaciones.

Por ello, algunos de sus numerosos giros de guión pueden entrar algo forzados, o incluso hacerte sentir que retuercen la historia sin que haya necesidad. También sentí que ciertas, sino tramas, sí temas o “puntos de discusión” quedan un poco en el aire o tapados por otros nuevos; en resumen, que la película fuerza demasiadas cosas para luego dejar otros compromisos sin cerrar. Todo esto forma parte de lo que decía de no llevar la historia por el camino fácil, predecible y satisfactorio, así que sólo lo señalo como algo extraño que sentí en un primer visionado, que insisto, me fascinó y me desbordó a partes iguales. Aun así, sí que creo que hay personajes que quizás fueron integrados para un montaje aún más extenso, pero que, tal y como se ha presentado la película, quedan algo tangenciales, o que directamente no están bien integrados. En cualquier caso, no suponen ninguna lacra para un guión complejo, provocador y muy relevante.

Además, muy en la tradición Coen (imposible no pensar en ellos por McDormand, la música de Carter Burwell y el mundo rural americano lleno de rednecks), la película está plagada de humor negro, riéndose de situaciones que rozan el ridículo. Se arriesga un poco a cuestionar su propia verosimilitud, pues entre el humor y los muchos giros de guion, da la sensación de querer acercarse más al relato parabólico de un Fargo, algo que quizás reduciría su impacto. Afortunadamente, hay un buen equilibrio entre la historia, su carga denunciativa y las licencias narrativas y estéticas que se toma para lograr ese efecto.

Y si algo contribuye sobre el resto al demoledor efecto que tiene esta película, son sus tres intérpretes principales. Frances McDormand y Woody Harrelson cargan con dos personajes empujados al límite, y demuestran su increíble talento con un despliegue de emociones extremas y muy turbias. Aunque el que da la mayor sorpresa es Sam Rockwell, gracias a tener un personaje con mucho más rodaje del que aparenta, y sobre el que se articula buena parte de la película.

Tres Anuncios en las Afueras es una de las películas más potentes del año, y tras la victoria en los Globos de Oro parte como favorita para los Oscar. Entre sus intachables logros artísticos e interpretativos, destaca cómo su inteligentísimo guión trata temas tan actuales como tabú de una forma tan compleja y desplegando una serie de situaciones que te pondrán los pelos de punta pero sin moralizar ni encasillar a sus personajes en lo que las convenciones dramáticas dictarían, y llevándolos más lejos de lo que muchos se atreverían. Es un retrato de la moral humana apasionante y al que le darás vueltas mucho tiempo después de verla.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Juan mi dice:

    Gracias x las recomendaciones, hacen que me den muchas ganas de ver esta y la de James franco, excelentes, feliz año.

Deja un comentario, zhéroe