TRANSMETROPOLITAN, Vol. 8 “Canto Fúnebre”, de Warren Ellis y Darick Robertson



Título original
:

Transmetropolitan, Vol. 8: Dirge TPB

Sello: Vertigo Comics
Guionista: Warren Ellis
Artista: Darick Robertson
Entintador: Rodney Ramos
Contenido: Transmetropolitan #43-48
(Abr. 2001 – Sep. 2001)

Public. USA: Sep. 2010
Public. España: Mar. 2016 (ECC Ediciones)
Valoración9/10

 

Un francotirador amenaza todo el Distrito Prensa coincidiendo con una epidemia que afecta al cuerpo de policía mientas una tormenta histórica asola la ciudad. ¿Puede ser que estos hechos estén conectados de algún modo? Spider se dispone a descubrir la verdad, si es que su salud se lo permite, en…

TRANSMETROPOLITAN, Vol. 8
de Warren Ellis y Darick Robertson

De las muchas virtudes que tiene Transmetropolitan y que hacen que este cómic sea ya uno de mis favoritos, la sinergia entre guionista y dibujante es una de las que más me gustan y  la que más destaca en este volumen, donde Ellis se aparta un poco para dejar que Robertson (y Ramos) se luzcan con una narrativa secuencial excelente.

Que sea el mismo equipo creativo quien lleve al frente desde el primer número le aporta a la serie un plus, en cuanto a homogeneidad artística y cohesión gráfica se refiere, que ayuda a que fluya mucho mejor la historia. Es más, a medida que avanzaba la serie, esta conjunción entre los autores ha ido aumentando, posibilitando que el guionista se apoye en el dibujante para experimentar con diferentes técnicas narrativas alejadas de la formalidad clásica del cómic.

Transmetropolitan te deja con la boca abierta.

En lo argumental, de un tiempo a esta parte estábamos asistiendo a un declive en la salud de Spider, cuyos efectos iban a despertar la preocupación tanto del periodista como de sus acompañantes. Ha llegado el momento de conocer a qué se debe todo y saber qué consecuencias van a tener dichos problemas. Con todo y con eso, Jerusalem es un hombre con una misión y nada va a hacer que renuncie a ella, ni sus problemas de salud ni los planes de un Callahan que cada vez da más miedo y que demuestra, de la manera más cruel posible, hasta dónde está dispuesto a llegar para conservar el poder. Además el Presidente Callahan tiene guardado un golpe contra Spider que puede ser definitivo para la cruzada que ha emprendido el periodista contra él. 

Entretanto habrá tiempo para presentar a nuevos personajes y nuevas situaciones que cambiarán, de nuevo, el status quo de la serie. Aunque en ocasiones pueda parecer que la trama avanza lentamente lo cierto es que todo está muy medido y, a estas alturas, el guionista sabe mover los hilos perfectamente para ir desvelando nuevos giros en la historia que no dejan de sorprender. Tanto es así que después del final de este tomo será el momento de empezar de cero con una nueva vuelta de tuerca para Spider y su misión.

Sí que está cambiado Spider, sí…

En la parte gráfica asistiremos a un espléndido trabajo por parte de Robertson, quien no va a desaprovechar las oportunidades que le brinda Ellis para lucirse. Sirvan de ejemplo todas las escenas del francotirador que pone en jaque al Distrito Prensa, en las que apenas hay texto y todo se explica con calma y gran cantidad de detalles, en unas páginas repletas de acción. 

Transmetropolitan es una serie donde hay muchos personajes hablando y hablando sin parar, así que, cuando nos encontramos un número con acción resulta muy interesante ver como se recrea el dibujante. Igual de espectacular, en todos los sentidos, son las páginas que muestran la tormenta (y sus efectos) que sacude la ciudad y que logran transmitir a la perfección la sensación de caos y desastre sin perder la mala leche a la que nos tiene acostumbrados esta serie.

¡Esa puerta, que hay corrienteeeee…

Asimismo las páginas previas al despertar de Spider son todo un acierto en cuanto a composición de viñetas, jugando con las luces y las sombras en el cuerpo y los tatuajes del protagonista. De nuevo, un experimento visual diferente y valiente que no está por ahí de casualidad ya que será la última vez que podamos ver a Spider así una vez empiece a llevar más ropa encima (por motivos que, obviamente, no desvelaremos).

En definitiva, nos hallamos ante una gran serie que está atravesando su mejor momento, con una excelente mezcla de talento por parte de los autores, una trama con continuas sorpresas y un desafío en el horizonte que promete ser apoteósico. Lo único malo es que sólo quedan dos entregas para que finalice. 

ZonaZhero no se hace responsable de las opiniones de Spider. Para todo lo demás…

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Carlos padilla soriano dice:

    Esta es una serie que requiere ser leída con cierta edad madurez o como quieras llamarle.hace 18 años o así me puse con ella y no me cautivó en absoluto, hace medio año me leí la serie en apenas unas semanas y puedo decir que ” ahora si”! Una absoluta joya, una obra necesaria, visionaria., dura divertida , un regalo para la mente.y por supuesto para mi la obra cumbre d Warren Ellis, por encima incluso de planetary.
    Por otro lado, estupenda reseña Carlos!vértigo k grande fuiste!!!

    • CarlosPlaybook dice:

      Una de las bases para hacer este seguimiento (y el de Los Invisibles) era leer por primera vez la serie. Apenas la conocía y no acabo de entender porqué, ya que me parece un clásico moderno.
      Un error que estoy tratando de enmendar recomendándosela a todo el mundo.
      Lo que peor llevo es esperar dos meses a que salga el siguiente tomo!
      Gracias por comentar y encantado de que te haya gustado!

Deja un comentario, zhéroe