TRANSMETROPOLITAN, Vol. 5: “Ciudad Solitaria”, de Warren Ellis y Darick Robertson

transmetropolitan_num5

 


Título original:
Transmetropolitan: Lonely City TPB
Sello:
Vertigo (DC Comics)
Guionista:
Warren Ellis
Artista:
Darick Robertson
Tintas:
Rodney Ramos
Contenido:
Transmetropolitan #25-30
(Sep. 1999 – Feb. 2001)

Public.
USA: Diciembre 2009
Public. España:
Septiembre 2015 (ECC Ediciones)
Valoración: 9
/10

 

Empieza el tercer año de la colección con una serie de historias autoconclusivas centradas en conocer un poco mejor a Spider Jerusalem y la ciudad en la que se mueve. A continuación tendremos una historia dividida en tres partes donde podremos ver las primeras consecuencias de la llegada al poder del senador Callahan en una historia de rabiosa actualidad.

TRANSMETROPOLITAN, Vol. 5
de Warren Ellis y Darick Robertson

Are you talking to me?

En el primer cómic que hallamos en este tomo (el número 25 USA) la serie comienza con una doble splash-page bastante espectacular, por cierto, su tercer año. Lo hace con una historia centrada en Spider, quien está respondiendo a las preguntas de otro periodista. Casi todo el número es un monólogo de Spider que nos llevará a descubrir nuevas facetas de su personalidad y detalles de su pasado centrados en recuerdos de su infancia.

También asistiremos a una serie de relatos donde encontraremos algunos momentos divertidos por su tono salvaje tan en línea con el espíritu de la colección; pero también otro mucho más duro, que llega a estremecer por su crueldad.

Una historia no apta para estómagos sensibles…

La siguiente historia es una pequeña joya narrativa, pues todo el cómic consta de una ilustración por página con un texto de apoyo. Mediante estas postales Warren Ellis y Darick Robertson (en su mejor trabajo en la colección hasta el momento) desgranan aspectos de la sociedad y rincones de la ciudad, todos tan originales como ilustrativos.

Transmetropolitan #29 (Enero 2000)

De nuevo hallamos algún detalle difícil, relacionado con aspectos sexuales, que puede tocar la fibra a más de uno. Esta es una constante en estas historias, pues en el siguiente cómic, centrado en las andanzas de un político aficionado al porno, también hay un momento desagradable que no hace sino constatar lo mezquino que puede ser el ser humano. Son cosas que suceden a diario y a las que, por desgracia, nos hemos acostumbrado (o hemos aprendido a ignorar); pero verlo en un cómic, tratado con la áspera verosimilitud que lo hace Ellis, hace que algo se remueva en la conciencia del lector.

Para aliviar esta sensación de desasosiego podremos ver a Spider tan desatado como nos tiene acostumbrados y hay una escena con su gato que producirá carcajadas a mansalva.

El periodismo según Spider no es el que explican en la facultad

En la segunda parte de este tomo hay una historia tripartita en la que, una vez más, se tratan temas que conocemos de primera mano y que han vuelto a estar en boca de todos hace poco. Un chico muere tras recibir una brutal paliza debido a su condición genética. Después de una intensa polémica los acusados son detenidos, pero la situación va a ir aumentando en tensión y violencia. Sorprende la dureza con la que se muestra la violencia en algunas escenas, reafirmando la idea de que en este tercer año Transmetropolitan se ha endurecido. Por otro lado se hace raro ver escenas de acción protagonizadas por Spider y sus ayudantes, aunque sirvan para el lucimiento de Channon, que para algo es su guardaespaldas.

En un momento dado la policía entra en acción, pero de una forma inesperada, lo que traerá a colación la polémica. Supongo que no hace falta relatar aquí las experiencias que hemos vivido con la famosa Ley Mordaza.

La policía toma cartas en el asunto. Sobran los comentarios.

La historia y la polémica no se detienen aquí, pues Spider Jerusalem va a ver como el Presidente Callahan está dispuesto a cumplir la promesa que le hizo antes de ganar las elecciones. Corren malos tiempos para nuestro reportero favorito pues está haciendo enemigos muy peligrosos…

Y hasta aquí el repaso a un tomo de Transmetropolitan muy completo en todos los aspectos que hacen grande este cómic. Excelente narrativa, personajes de todo tipo, situaciones que ponen al lector en una posición incómoda, temas actuales y todo ello ilustrado por un Darick Robertson que se luce en algunas laminas. Lo mejor de todo es que te deja con ganas de más, de mucho más, pero eso será en dos meses.

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe