TRANSMETROPOLITAN, Vol. 3: “El año del cabrón”, de Warren Ellis y Darick Robertson

 

Título original:
Transmetropolitan: Year of the Bastard TPB
Sello: Vertigo (DC Comics)
Guionista: Warren Ellis
Artista: Darick Robertson
Entintador: Rodney Ramos
Colorista: Nathan Eyring
Contenido: Transmetropolitan #13-18
(Sep. 1998 ― Feb. 1999)
Public. USA: Agosto 2009
Public. España: Mayo 2015 (ECC Ediciones)
Valoración: 8.5/10

 

Tras una agitada semana política, hacemos un parón entre tanto marvelismo para recuperar la reedición de ECC de esa obra que un servidor aún no había leído y de la que os relato mi primera experiencia, sin spoilers, como uno de vosotros, nuevos lectores. Este tercer volumen coincide con el inicio del segundo año de la colección e incluye su primera historia larga, que ocupa los seis números que integran el tomo. Recordemos que hasta ahora todo eran historias autoconclusivas, con un anecdótico arco de cuatro episodios. Veamos qué nos depara…

TRANSMETROPOLITAN, Vol. 3
de Warren Ellis y Darick Robertson

Primeras impresiones de Spider Jerusalem sobre los candidatos.

El año del cabrón (“…del Bastardo” en la versión original) narra la campaña electoral que enfrentará a dos candidatos por la presidencia de los Estados Unidos. El actual presidente es Bob Heller conocido como “La Bestia”, cuyo discurso podría resumirse como “América para los americanos” y “No a la mezcla de razas”. El aspirante, Callahan, es el hombre de la sonrisa permanente,  un personaje de lo más pintoresco que esconde muchos secretos.

Transmetropolitan #18 (Feb. 1999)

Como no podía ser de otra manera el encargado de cubrir dicha campaña será el bueno de Spider, que no está atravesando su mejor momento. No sabemos si es por el incidente ocurrido recientemente con su mujer, por el abandono de Channon, su anterior ayudante, por su hastío para con la sociedad después de vivir en su dorado retiro durante tanto tiempo, aunque seguramente sea por la suma de todos estos factores. En conclusión, nos encontraremos a un Spider muy pasado de vueltas. Y decir eso hablando de un personaje ya de por sí muy extremo significa que vamos a alucinar con determinadas escenas.

Para poder tener vigilado a Spider, su editor le asignará una nueva ayudante, Yelena, que además es su sobrina. Este personaje servirá para descubrir nuevos aspectos del pasado del protagonista, de su modus operandi y del porqué de su consumo desmedido de drogas. Pero más allá de estos aspectos formales, Yelena protagonizará algunos de los momentos más cómicos de la serie, partiendo de su relación con Spider. Éste, en un principio, no hace otra cosa que ignorarla y despreciarla, pero poco a poco consiguen entenderse… y hasta aquí puedo leer.

Un Spider al límite que donde pone el ojo, pone la… aguja.

Otro protagonista femenino que tiene mucha importancia en esta historia es Vita Severn, relaciones públicas de la campaña de Callahan. La evolución de Vita va en paralelo al interés mutuo con Spider, al principio como respetables profesionales y luego, quizás, algo más. Fruto de este interés, el periodista aceptará hacer campaña a favor de Callahan, algo de lo que más tarde podría arrepentirse. Como dice el propio Spider…

No puedo solucionar los problemas, solo hacer que la gente se entere de ellos. Que los solucionen otros, gente más adecuada.

En el apartado gráfico, Darick Robertson vuelve a hacer un trabajo muy serio, sin grandes ni espectaculares trazos pero sabiendo dotar de ritmo a unas páginas que en la mayoría de casos muestran cabezas parlantes. También tiene momentos para lucirse, como con las splash page que muestran a Spider trabajando. Aunque cuando más brilla es cuando llena sus viñetas con multitud de detalles, ya sea en ambientes cerrados, como el piso de Spider, o en escenarios abiertos cuando visitamos las calles de la ciudad.

Spider te explica el significado de ir a votar. ¡Tomad nota para este noviembre!

Así pues, nos hallamos ante una historia de denuncia del sistema político, los políticos en sí, los intereses de unos pocos sobre el bien común de la mayoría, pero también una crítica a una sociedad acomodada que no ve más allá de lo que hay detrás de una campaña electoral. Una vez más la ficción nos enseña la cruda realidad, más candente de lo acostumbrado…

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

You may also like...

2 Responses

  1. Mímico dice:

    Pues sí, gran volumen. A mí personalmente me gustó más el segundo, pero este también resulta altamente entretenido. Ellis en plena forma, es una cruda y divertida disección del sistema político y electoral yanqui, más vigente que nunca. ¡Y con portadas del gran Dave Gibbons! Me estoy quitando la espinita que tenía con esta serie gracias a esta edición. Gran reseña, sr. Playbook.

  2. Los dos primeros tomos tienen otro tono al ser casi todo historias de presentación y expansión del entorno de la serie y casi siempre autoconclusivas. Aquí ya se desarrolla una historia larga que falta ver hacia donde nos llevará. Si que resulta muy significativo que la historia sea tan vigente ahora, quince años después, es lo bueno de las grandes obras, que son atemporales.
    Muchas gracias por tu comentario Mímico, te espero aquí mismo de aquí dos meses xD

Deja un comentario, zhéroe