Transformers: La Era de la Extinción (de tus pobres neuronas)

ZONAFORMERPOSTER

 

Título original: Transformers: Age of Extinction
Año: 2014
Director: Michael Bay
Guión: Ehren Kruger
Reparto: Mark Wahlberg, Nicola Peltz, Jack Reynor, Stanley Tucci, Kelsey Grammer, Sophia Myles, Victoria Summer, T.J. Miller, Han Geng, Li Bingbing.

Sinopsis: Han pasado 4 años desde el incidente de Chicago y la humanidad continua reparando los destrozos, pero tanto los Autobots como los Decepticons han desaparecido de la faz de la Tierra. Ahora el Gobierno de los Estados Unidos está utilizando la tecnología rescatada en el asedio de Chicago para desarrollar sus propios Transformers. Se pone al frente del proyecto a Joshua Joyce, un arrogante diseñador que cree que los Autobots son “basura tecnológica” y se cree capaz de realizar unos robots infinitamente más avanzados. Mientras tanto Cade Yeager, un mécánico inventor, encuentra un Marmon semi-trailer. Al intentar repararlo descubre que el camión no solo era un Transformer, sino que también es el mismísimo Optimus Prime, líder de los Autobots. Sin duda, Cade no sabe que este descubrimiento traería malas y buenas consecuencias para su vida.

 *     *     *

Miguel Bahía lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a pasarle el pene por la cara a la inteligencia de los espectadores. A reventar la taquilla con una película cuya historia va entre lo hueco y lo ridículo. A olvidarse de que la coherencia visual es algo que gusta al público. Michael Explosiones Bay deja bien claro que le importa un carajo entregar un producto de calidad: lo que de verdad importa es que su película pague por verla la vea todo el mundo. Es como un pretendido artista que expone zurullos en los museos, vistos por miles de personas al día, vendidos de forma apabullante con una campaña publicitaria brutal y una calidad de iluminación y exposición impresionante… pero zurullos al fin y al cabo. Y lo más triste de todo es que ha perdido la oportunidad de redimirse tanto a sí mismo como a una saga que de no ser por él podría ser de lo mejor que le ha pasado al cine palomitero en los últimos años.

ZONABAY

“Tu boca dice ‘3,8 en Rotten Tomatoes’, pero tus ojos dicen ‘SÍ'”

 Prejuicios, diréis. Que un fan de las películas de superhéroes, del género kaiju, de la parafernalia tecnológica, de la acción, la ciencia ficción y los efectos especiales en general diga estas cosas de una película sobre robots alienígenas gigantes, entre los cuales hay hasta dinobots, quizá suene incoherente. Pero al menos muchas películas de los géneros antes mencionadas tienen arcos de desarrollo para los personajes, hay algo de emoción en ellas, hay una historia que al menos te intenta enganchar, y ante todo, hay un personaje que queremos que triunfe. En Transformers: La Era de la Extinción no hay nada de eso. 

ALREVESFORMERS

Si os digo que esta imagen es de las dos anteriores películas, cuela.

 La Era de la Extinción empieza de forma continuista para con la anterior entrega, con los Transformers de ambos bandos siendo perseguidos por las autoridades. Tenemos por una parte a Joshua Joyce (Stanley Tucci), jefazo de KSI, empresa que se dedica a investigar la tecnología que da vida a los Transformers, el transformium (auténtica lacra de esta película a nivel visual y todo un paso atrás técnico, de vergüenza ajena) con fines comerciales y que tiene una alianza con una facción un tanto turbia de la CIA; y a Cade Yeager y su hija Tessa (Mark Whalberg y Nicola Peltz), inventor de poca monta y actriz penosa pero guapa que se la chupó a Bay contratada por Bay respectivamente. Tucci es lo mejor de la película a nivel actoral, por su actuación más que otra cosa, dado que el guión no ayuda mucho. De actitud gris y con puntos histriónicos, se come la pantalla cada vez que aparece junto al resto del reparto. Whalberg en cambio es… ¡es mucha tela! Viudo, inventor guaperas mazado que tiene un granero molón lleno de inventos a medio hacer, con un perro robot de vigilancia bastante inútil, un morro impresionante a la hora de tratar con los bancos y extremadamente sobreprotector con su hija. Vamos, alguien con quien puedes identificarte. Y su hija, bueno, digamos que es inútil a demasiados niveles, aunque al menos no es la muñeca hinchable que era Megan Fox, y Bay no se recrea tanto visualmente con ella. 

"¡DIOS MÍO, ESA PANTALLA AZUL NOS VA A COMER!"

“¡¡¡OH MY CHROMAAA!!!”

 Ambos frentes, Joyce y Yeager, chocan cuando el segundo encuentra a nada menos que Optimus Prime y lo hospeda en su granja. La llegada de los federales a la finca de Yeager precede una orgía de explosiones, giros argumentales y de cámara sin sentido, muchas, muchas escenas sonrojantes (la seguridad de KSI es paupérrima, hace que Oscorp parezca Alcatraz)… vamos, un festival en el que se mezclan humor involuntario y bostezos con metrallahumo y chispazos. Así comienza una persecución al comienzo de la cual aparece de la nada el novio de Tessa, Shane (Jack Reynor), el cual… a ver cómo os lo explico. Si cambiamos algunas líneas de diálogo de la película, parece que Shane y Cade se pasen la película intentando ligarse a Tessa. Simple y llanamente. Por no mencionar que a Whalberg como inventor viudo y padre de una adolescente no se lo cree nadie. 

ZONAINCESTO

“Chicos, chicos, actuaré igual de mal para ambos, no os peleéis”

Pasamos de los paupérrimos personajes principales (los secundarios quizá muestran un listón un poquito más alto), a los que verdaderos protas de la función: los Transformers. Y aquí es donde un servidor se cabrea. Veamos, ¿a alguien le gustó el Transformer con barba y bastón de Transformers 2? No. Un robot no va a envejecer como un humano. ¿Tenemos que asumir que Optimus se afeita por las mañanas? ¿Bumblebee flexiona las piernas cuando levanta peso para no coger lumbago? Pues eso. En La Era de la Extinción tenemos dos tazas de esa misma infusión: por una parte, un Transformer gordo y barbudo que fuma puros, y otro que va vestido de samurai. ¿En serio tengo que explicar lo patético de estas ideas? ¿Es que el Transformer gordo antes estuvo flaco? ¿En los bares de Cybertron se permite fumar? ¿A cuánto está el librillo de OCB? ¿Si el samurái se transformara en su planeta tendría esa forma? ¿Los transformers visten como culturas ajenas a la suya? Por Dios, que llama Sensei a Optimus. En cuanto al bueno (¡JA!) de Prime, su cuota de frases pretendidamente-épicas-pero-no alcanza un alto nivel en esta entrega, atentos a sus últimas palabras dirigidas a Whalberg, puro cartón piedra. Por no mencionar lo poco molón que suena gritando continuamente que va a matar a fulano o a mengano. Todo un líder inspirador en tiempos oscuros, sí. Al parecer Bay le compra figuras de acción de Patrick Bateman a sus hijos. En cuanto a la interacción y relación entre los distintos robots, aún no sé cuales de ellos se llevan bien, cuáles mal… en este aspecto la película puede llegar a enervar. Por momentos parece que vayan a destruirse entre sí, y literalmente segundos después, tan amigos. 

BARBAFORMERS

¡¡¡GILLEEEEEEEEEETTE!!!

Ahora muchos y muchas os preguntaréis “¿Juanan, pedazo de dinofriki, cómo no hablas de los dinobots?“. Bien, los dinobots. Al principio de la película se muestran algunas escenas con dinosaurios reales en su hábitat natural. Muy espectacular y muy molón y… no, en serio. Un Psittacosaurus piscívoro y varios saurópodos corriendo. Intolerable para cualquier aficionado a la paleontología. Que son cosas que se pueden leer en Internet, señor Bay. No tienes que contratar un asesor. No tienes que ir a un museo. Tienes que sacar tu teléfono móvil e ir a Wikipedia. Pero bueno, estos detalles no afectan la calidad de la película, no. Tras este prólogo, dos horas después, al fin vemos dinobots en acción. Un Tyrannosaurus, un Triceratops, un Spinosaurus y…¿había animales gigantes voladores de dos cabezas en el Cretácico? ¿Hola? Nada, habrá que recurrir al creacionismo. Los dinobots se unen durante el clímax de la película a Optimus porque él les pega y les ladra, y ya (?). Un reclamo molón para variar un poco con los carteles promocionales y vender algún que otro juguetito. Al menos el Spinosaurus no mata al T-rex, ¡faltaría más! Y diría algo de los villanos, pero son más de lo mismo de las anteriores entregas: antagonistas humanos junto a antagonistas Decepticon, esta vez pasados por un filtro corporativista, mas el añadido de los misteriosos “creadores” y su secuaz Lockdown, uno de los personajes más sosamente diseñados de toda la saga. Aunque al menos no tiene barba o yelmo de samurái. Pero eh, tiene un gancho y un McGuffin para la secuela. Respeto.

Transformers_age-of-extinction_lockdown

“Mi drama es no poder rascarme la cabeza sin decapitarme”

Poca cosa más hay que decir. Desarrollo y uso de las (a priori interesantes) nuevas ideas desaprovechado; protagonistas humanos insulsos y robóticos repelentes; diálogos (más bien frases interconectadas) de pena en más de un caso; casi tres horas de metraje para una historia que se podría haber contado en una y media (en serio, se podría hacer un montaje de la peli eliminando secuencias enteras y mejoraría muchísimo)… un despropósito metálico rodado con todas y cada una de las filias de Michael Bay: trato denigrante a cualquiera que no sea caucásico y tenga pene, humor que en verdad no lo es, continuos giros de cámara recreándose en explosiones o planos de maquinaria, mensajes aparentemente positivos pero que no son respaldados por los personajes ni sus actos en casi ningún momento… Pero eh, ¡es diversión sin pretensiones! ¡Ni cerebro! ¡Ni alma!

*     *     *

Si os gustaron las anteriores, esta os molará. Sin embargo, quien escribe estas líneas sigue en sus trece: la única entrega de esta saga que realmente resulta convincente es la primera. Esta no es su punto más bajo, que hay que esforzarse mucho para superar el señor despropósito que es Transformers 2. Transformers: La Era de la Extinción no es una p*ta mi*rda, se queda en mi*erda llanamente. Probablemente el peor blockbuster en lo que llevamos de verano, y tristemente, el que más dinero ha ganado. Ni los amoríos de Spiderman, ni Tom Cruise muriendo doscientas veces, ni la Patrulla X, ni Godzilla. Los juguetitos de Bay por cuarta vez se han llevado el gato al agua.

Ayúdanos Mapache Cohete. Eres nuestra última esperanza.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Se tiende a pensar que tanta explosión, cámara lenta, planos rápidos y chicas buenorras significan que Bay “se la saca”, pero hace poco Doug Walker (el Crítico de la Nostalgia) dio con la clave: Bay sabe de sobra que no puede ofrecer nada. Que no puede o no sabe sacarle jugo a esta saga. Así que disfraza de la forma que decía antes a estas pelis y convence a los chavales de que mola, de que esto es el verdadero entretenimiento para hombres. Y al cabrón le sale bien. Pero en realidad es un cineasta sumamente inseguro, niños. Daos cuenta.

  2. jorgevillar0 dice:

    Buena critica Juanan. Yo ya sabes que no aguanto a Bay y de esta saga, como dices, solo se salva la 1, la 2 me parecio extremadamente horrible y ya pase de seguir viendolas a la vista de las criticas aun mas horribles. Un desproposito que hace ver que calidad y taquilla no suelen ir de la mano…

  3. Diamond dice:

    Mi hermano pequeño me ha pedido -en realidad, exigido- que vaya a ver con él esta bazofia. Me temo lo peor. :(

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.