TITO ANDRÓNICO, de Marcos Prior y Gustavo Rico

 

 

Título original:
Tito Andrónico TPB 
Sello: Astiberri Ediciones

Guionista: Marcos Prior
Artista: Gustavo Rico
Publicación España: Febrero 2021
Valoración: ¡Ave, César!

 

 


Dentro del cómic nacional hay una corriente que parece necesitar de una reivindicación de éste a través de la adaptación de obras literarias, para que parezca más legitimado. Ese infernal término de «novela gráfica» bajo el cual parece que no hay que avergonzarse de leer viñetas. Prueba de ello son los últimos Premios Nacionales, que parten siempre de una adaptación o de la biografía de algún literato, y está muy bien que este tipo de obras salgan al mercado, pero no estaría mal premiar también obras patrias de gran calidad centrados en el puro entretenimiento o la aventura, y dejar atrás ese complejo de inferioridad por leer tebeos.

Esto no es óbice para que yo disfrute con éste tipo de tebeos y más si hay cáligas de por medio. Quien me conoce sabe que si me plantas una de romanos delante soy mas facilón que Cleopatra, y si resulta que además es una adaptación del gran Shakespeare y que, además, tenemos a Marcos Prior y Gustavo Rico editados por la ya veinteañera Astiberri, tenemos al combo perfecto. Adaptar una pieza teatral a un formato como es el tebeo no es una tarea fácil, por eso hay que ser tan bueno como estos dos. Hablamos de una tragedia llena de muerte, sangre, hambre de poder y traiciones, como no podía ser de otra manera con Shakespeare en…

TITO ANDRÓNICO
de Marcos Prior y Gustavo Rico

El que estas líneas suscribe tiene entre otras pasiones aparte del tebeo: el teatro. Heredada de mis progenitores, desde muy pequeño he asistido a innumerables piezas teatrales donde hay una magia especial incomparable al cine o a las series. Ves a los intérpretes ahí, su esencia pura, la imperfección de no poder repetir tomas que hace del teatro algo tan real y maravilloso. Cuando me enfrento a una adaptación de éstas características la afronto con expectativas, pero también con el miedo de que lo que funciona en el escenario puede no funcionar en la viñeta. Tanto el teatro como el cómic son medios únicos en sí mismos capaces de albergar lo que es imposible hacer muchas veces en una novela o una película. Por eso me parece de una valentía encomiable atreverse a cruzar ambas artes, ya que puede salir muy bien o francamente mal. Por suerte para nosotros estamos ante el primer caso.

Dentro de la producción teatral de Shakespeare, Tito Andrónico puede ser una de las piezas más desconocidas del bardo inglés, pero su fuerza narrativa está sin duda a la altura de sus piezas más emblemáticas como Macbeth, Hamlet o Julio César. Los personajes están condenados a la tragedia a través de los actos y las pasiones más mezquinas, la obsesión de Shakespeare en su producción. La musicalidad y la poética de los diálogos shakesperianos es adaptada por Marcos Prior de forma brillante, puesto que respeta y mantiene la esencia de la misma pero al mismo tiempo consigue que funcione como un reloj para una narrativa completamente distinta como es la del tebeo.

¡Qué bonito paisaje!

El tema central de la obra es el mas característico del escritor anglosajón, a saber, las pasiones más bajas del ser humano, sus demonios y sus miserias. El dramaturgo inglés era un profundo conocedor del alma humana, y sabía que en todos nosotros habita un lobo maligno en constante conflicto con el lobo luminoso. Shakespeare se inclinó siempre a potenciar ese lobo oscuro en la mayoría de las obras, pues todos somos susceptibles de caer en la tentación de perpetrar actos indignos para conseguir un fin. El ser humano es, en esencia, egoísta (con la pandemia se está viendo cada día) y siempre se elegirá a si mismo para salvarse o retribuirse un beneficio. Tito Andrónico se ve consumido por el deseo de venganza por la traición y la muerte de sus hijos. Leal a un emperador que acaba por destruir su legado. La escena de la tragedia romana es sólo el medio que utiliza Shakespeare para hacernos mirar a nuestro espejo y examinar nuestra intranquila conciencia. El trabajo de Prior es mantener todo eso y lo consigue al cien por cien.

En cuanto al trabajo gráfico, Gustavo Rico tiene un estilo muy particular, cercano a un estilo picassiano tipo Javier Olivares, aunque más estilizado y no tan exagerado. Sus contrastes cromáticos entre tonos oscuros y grises y los rojos ambientan perfectamente el tono de la obra, un entorno de pasiones desinhibidas y oscuras maquinaciones. El grafismo de Rico desprende un aurea rústica que de forma mágica te traslada a las tablas de un escenario. Consigue que te creas el aspecto de decorado de los fondos y sabes que estas en una obra teatral pero plasmada en viñetas. Para conseguir esa sensación hay que ser muy muy bueno y tener un alto sentido de la estética, y ambas características las atesora el dibujante.

El trabajo en conjunto de ambos funciona a la perfección para darnos una exquisita adaptación shakesperiana editada como siempre en una preciosa edición por Astiberri. Tito Andronico es una excelente obra para adentrarse en la temática shakesperiana llevada a cabo por dos de los mejores autores nacionales como son Marcos Prior y Gustavo Rico. Un cómic nacional a tener en cuenta en este inicio de año.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.