TIGER KING. Locos sueltos en el zoo

Título originalTiger King
Fecha 1ªemisón: 20 de marzo 2020

CadenaNetflix

Director: Eric Goode, Rebecca Chaiklin

Reparto: Joe Exotic, Carole Baskin, Bhagavan Antle, John Reinke, John Finlay, Rick Kirkham, Jeff Lowe, Tim Stark 

Temporadas: 1

Episodios: 7

GéneroTrue crime/ Documental

ValoraciónTú lo que quieres es que te coma el tigre, que te coma el tigre…

Siempre he sido fan de la realidad que supera a la ficción, de los personajes estrafalarios con los que me cuesta imaginar que compartimos especie y de los giros inesperados de guión. Con el tiempo me he ido aficionando a los programas chorras que gracias a un montaje trepidante y mucha ironía consiguen hacerme reír pese a lo surrealista de las situaciones que plantean. Y si hay algo con lo que me identifico al 100% es con engancharme a muerte con todo aquello que despierta mi innata curiosidad por lo friki. Tiger King es todo esto y mucho, mucho más…

The King on his throne.

Tiger King es una serie de siete episodios en formato documental que empieza poniendo el punto de mira en la afición desmesurada de los americanos por tener animales salvajes como mascotas, y ahí va el primer dato demoledor de los muchos que deja la serie, y es que hay más tigres viviendo en cautividad en EEUU que viviendo libres en todo el mundo. Pero el interés de los directores fue mutando hasta centrarse en los zoológicos privados enormes que pueblan el territorio americano poniendo el foco en la figura de tres personajes y sus respectivos parques temáticos de animales salvajes.

Ellos son Joe Exotic, la estrella del Zoológico GW en Oklahoma donde viven más de 200 grandes felinos amén de otros tantos animales (sin contar la fauna humana), Bhagavan «Doc» Antle, un gurú de la vida salvaje, especialista en amaestrar felinos para películas y director del Myrtle Beach Safari donde viven otros tantos animales y Carole Baskin ferviente defensora de la libertad de los animales que a su vez regenta un parque donde estos viven en un hábitat algo más parecido al suyo natural y enemiga acérrima de los dos primeros. Con este triángulo empieza el culebrón al más estilo Falcon Crest con demandas multimillonarias entre ellos, investigaciones del FBI, asesinatos sin resolver, mucha guerra en redes sociales y comportamientos cuanto menos cuestionables con tal de ganar ingentes cantidades de dinero.

Me pregunto si podrán circular por el carril VAO.

La estrella de la función es Joseph Allen Schreibvogel aka Joe Exotic, uno de esos personajes tan fascinantes que nadie podría haber inventado, tan estrambótico, singular y surrealista que solo podía ser real. Joe Exotic es un gay cincuentón con un look bastante peculiar, casado en un matrimonio único con dos hombres mucho más jóvenes que él (sí, están los tres casados a la vez), que siempre lleva una pistola al cinto, «No es para los tigres, te dispararía a ti (al periodista) antes que a ellos» afirma sin pudor y cuya máxima ambición en la vida es ser famoso. De ahí que, además de una frustrada carrera como cantante country, montara su propio canal de televisión y el director Rick Kirkham pusiera el ojo en él para hacer un reality que, por desgracia, nunca llegaremos a ver debido a otro giro inesperado en la historia.

Joe Exotic se come la función gracias a su look y sus locuras, como el merchandising que vende en la tienda del Zoo que incluye ropa interior con su cara, por su enemistad declarada con Carole que será parte fundamental en una trama que nunca imaginaríais, pero también por su historia personal marcada por el drama familiar. Reconozco que, al principio, lo vi como un personaje simpático y de buen fondo pese a su extravagancia manifiesta pero, a medida que avanza la historia, contemplaremos aterrorizados el verdadero rostro de Joe. De hecho el inicio de la serie empieza con él en la cárcel para volver la vista atrás 5 años e ir desgranando cómo y por qué acabó ahí.

Matriomonio, un concepto innovador para los tiempos que corren.

Si bien todos los focos apuntan a Joe Exotic, pasa un poco como con Batman que, siendo un gran personaje, no sería lo mismo sin todo lo que lo rodea. Los secundarios que pululan por el Zoo GW son a cada cual más pintorescos, tanto en su aspecto, gente con más tatuajes que dientes, tullidos de todo tipo y amantes de las substancias psicotrópicas y las armas, como especialmente en su comportamiento. No en vano la mayoría era gente con problemas que trabajan en el parque por un sueldo miserable y en condiciones infrahumanas. Para que os hagáis una idea el único personaje medio normal es uno que explica (y muestra a cámara) cómo grabaron sus nombres en balas para pegarse un tiro si la cosa se ponía chunga. Sí, ese es el personaje más normal, imaginaos el resto. Bueno, no podríais, hay que verlo para creerlo.

Otra cosa que define a un personaje son sus villanos y, en el caso de Joe Exotic, su antagonista es Carol Baskin quien podría parecer una buena samaritana si no escondiera un turbio secreto que hace que la veas con otros ojos. Del mismo modo Jeff Lowe, un millonario con un estilo de vida que ríete de Tony Stark, se erige como antagonista de Joe en una pelea por apoderarse del Zoo en una subtrama que irá avanzando a partir de la mitad de la serie, justo cuando pensaba que la cosa no podría mejorar. Porque todo lo que he narrado hasta aquí no abarca más de dos episodios y apenas he hablado de los dos maridos de Joe, del harén que se monta «Doc» en su propio parque, del sicario de Jeff Lowe que parece salido de Breaking Bad, del confidente del FBI o de los abogados que miran a cámara mientras dicen enérgicamente «Amenazar de muerte a alguien no es un delito, esto es América, creemos en la libertad de expresión».

Cuando te dejas la pasta del dentista en tatoos.

Así que podríamos decir que Tiger King es un docudrama con ínfulas de culebrón criminal pero es que es todo esto y mucho, mucho más. Son personajes imposibles, frases demoledoras, escenas increíbles, amores y traiciones, violencia física y verbal, drogas y armas por doquier y unos giros de guión que nadie podría imaginar cuando arranca la historia. No sólo me ha parecido lo más divertido que he visto en lo que va de año sino que dudo mucho que haya otro producto televisivo que llegué a engancharme tanto. De hecho, no sé si a vosotros os ha entrado ganas de verla, pero yo ya me he decidido a volverla a ver. Porque como no me canso de decir estos días, si hay algo que te hace pasar un buen rato para qué renunciar a ello. Pero eso, amigos, es otra historia.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.