THE WORLD OF OTOME GAMES IS TOUGH FOR MOBS, de Yomu Mishima y Jun Shiosato

 

Título original:
Otome Game Sekai wa Mob ni Kibishii Sekai desu
(乙女ゲー世界はモブに厳しい世界です)

Sello: Dra-Dra Sharp#
Guionista: Yomu Mishima
Artista: Jun Shiosato
Publicación Japón: Oct. 2018 – actualidad
Publicación España:
Valoración: Si pensabas que el matrimonio era una pesadilla…

 

 

Esta vez nos adentramos en otro sub-género del isekai que tiene algún que otro concepto interesante que desarrollar, súmale un protagonista con verdadera personalidad y carisma y obtendrás un isekai con todo el potencial de estar entre los top rankers del género. Os presento…

THE WORLD OF OTOME GAMES IS TOUGH FOR MOBS
de Yomu Mishima y Jun Shiosato

Leon foe Batford fue un japones que murió al ser chantajeado por su hermana a jugar hasta completar un juego de citas femenino (Otome game), ahora es un reencarnado del susodicho juego como uno de los hijos de la familia de baja nobleza Batford. En este mundo, las mujeres sustentan todo el poder e influencia y son los hombres quienes tienen que congraciarse con los mujeres para lograr casarse antes de los veinte si no quieren acabar con una vieja cincuentona. Aprovechando con los conocimientos que tiene del juego, Leon intentara salvarse de tal destino.

Por alguna razón, existe este sub-género de isekai con un considerable número de series en donde el protagonista es reencarnado en un Otome-ge, un juego de citas centrado en un público femenino donde, generalmente, la protagonista es una mujer que acaba convirtiéndose en la villana de la historia del videojuego y tiene que evitar el «bad ending». Este manga juega un poco con este tipo de historia dándonos un protagonista masculino que se reencarna en un personaje trivial que nada tuvo que ver con el juego. Creo que, como isekai, este tipo de historias presentan un mejor escenario ya que el lector no puede asumir a priori cómo es el mundo y obliga a observarlo como tal sin traer prejuicios de otras historias similares.

¿No somos las protagonistas?

El foco central de la historia que es, a la vez, el concepto interesante que trae el manga a la mesa es que este mundo es un matriarcado donde los hombres se ven obligados a competir por conseguir matrimonios tempranos, e incluso dentro de los matrimonios es socialmente aceptado el que las mujeres tengan esclavos de otras especies como amantes o que al marido se le trate como una mula de carga para producir dinero o peor, como sacrificio en las guerras para recibir dinero del estado por su muerte. Pues digamos que nuestro protagonista, Leon, no está muy entusiasmado por sus posibles perspectivas de futuro siendo el cuarto hijo bastardo de un hombre de baja nobleza, más aún con las memorias de un mundo más egalitario.

La temática que gira alrededor de Leon es la de desafiar o circunnavegar a la «estructura narrativa» del videojuego, a lo que se espera que ocurra, a lo que «debería» de pasar. Su objetivo es el de vivir en paz como un personaje de trasfondo (mob) pero, como no le dejan, no le queda otra que usar sus conocimientos del juego y conseguir las cartas que necesita en su mano para obligar a que le dejen en paz. Y aun así hay veces que se mete él a empezar problemas debido a que, a diferencia de otros mangas del género, nuestro protagonista tiene una personalidad bastante definida: tiene una mala actitud acompañada con una lengua que sólo suelta comentarios insidiosos, pero compensados con buenas intenciones, y una actitud que obliga a otros a caer dentro de su ritmo, por lo que cuando ve una situación injusta suele intentar corregirla sin pretensiones heroínas. Es un personaje bastante refrescante de leer.

Perdóname, señor, por mi mala lengua.

El arte del manga esta a la par con la mitad superior de mangas del género, destacando particularmente con la atención al detalle que presentan las dos protagonistas femeninas que se aparecen eventualmente. Sin hacer muchos spoilers fuertes pero necesarios, se trata de la protagonista del videojuego y la villana del mismo. Mientras, los príncipes protagonistas del videojuego tienen un aire tan genérico de «galán» que son casi intercambiables entre ellos y difíciles de retener en la memoria. Como si el artista te estuviera dejando claro mediante los dibujos qué personajes son más relevantes y profundos y cuáles son mas planos que una hoja de papel. Otro aspecto importante del dibujo son las expresiones exageradas de los personajes cuando refuerzan la comedia, yo me he reído par de veces sólo viendo las reacciones faciales de personajes.

Hablando de humor, si bien no es lo mas inventivo o extravagante que existe, sí que he de remarcar algo en lo que me he fijado que hacen que los chistes «aterricen» mejor: casi ningún personaje desvía la crítica, si esta encaja. No es algo en lo que había pensado yo antes pero sí, los personajes aceptan las puyas que se sueltan entre ellos, si estas son verdad, en lugar de inventarse excusas, se siente como que la puya «pinchase» más fuerte, aunque el chiste o la burla en sí no sean gran cosa.

Te voy a convertir en Hobo-Cop.

El concepto de un mundo matriarcal es interesante pero con tan solo 19 capítulos en la fecha en que se publica esta reseña aún no han podido desarrollar demasiado el potencial de esa trama. Por otro lado los personajes, aun no siendo el pico de la originalidad tienen características refrescantes y entretenidas que pueden agradar al lector acostumbrado a este género. Yo recomiendo darle un intento incluso si no te gusta el género, ya que no necesita ni diez capítulos para presentar los puntos fuertes de su escenario y personajes.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

RafaAnto

Filthy weeb, gamer y cinefilo que de paso hace Quimica.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.