THE UMBRELLA ACADEMY. Cosas de familia (primeras impresiones sin spoilers)

Título original: The Umbrella Academy
Fecha 1ª emisión: 15 de febrero, 2019
Cadena: Netflix
Creador: Steve Blackman
RepartoEllen Page, Robert Sheehan, Adam Godley, Cameron Britton, David Castaneda, T.J. McGibbon, Ben Hopper, Eli Ham, Aidan Gallagher, Aniko Kaszas, Bola Aiyeola, Cameron Brodeur, Emmy Raver-Lampman, Ethan Hwang, David Guthrie
Temporadas:
Episodios: 10
Género: Acción / fantástico / superhéroes
Valoración: 1 + 1 ≠ 7. Comprobado

Umbrella Academy, una nueva apuesta de Netflix por la adaptación de un cómic. Una iniciativa que ya no nos resulta extraña, ni mucho menos aislada. Casualmente HBO (Syfy en USA) estrenó el mes pasado Deadly Class, una serie basada en una obra de Image. Últimamente estamos viendo más historias de sellos independientes trasladados a la pequeña pantalla. Los súpers siguen ahí, si bien es cierto que quizás en Netflix hay alguno menos, pero parece ser que hay una tendencia por parte de las plataformas digitales en observar el panorama comiquero a la hora de lanzarse a realizar una adaptación de otro medio. Amazon también está en lo suyo con la futura serie de animación de Invencible, cuyo cast ya se ha anunciado y no puede tener mejor pinta; y The Boys, que llega este mismo verano. Así que veremos cómo evoluciona todo esto.

Venga niños, poneos para la foto de familia.

Umbrella Academy se basa en unos cómics de Gerard Way y Gabriel Bá bajo el sello de Dark Horse, donde un grupo de personajes dotados de poderes se reencuentra años después de que se disolviera.

Cuando eran unos bebés, Hargreeves, un excéntrico millonario e inventor, adoptó a siete de cuarenta y tres niños que nacieron el mismo día en circunstancias bastante increíbles. Todos, salvo el número 7, poseen habilidades especiales, por lo que crea con ellos un grupo de jóvenes para salvar el mundo de posibles amenazas. Con el tiempo, y debido a roces internos y a pérdidas, el grupo se fragmenta. Sin embargo, cuando años más tarde vuelven a reunirse para despedir al fallecido Hargreeves, aparece una información crítica que hará que tengan que unir de nuevo sus fuerzas.

En esta vida hay dos cosas que une a la gente: el alcohol y los entierros.

La base de la serie se apoya en la advertencia de Número 5. Desapareció sin dejar rastro en la época en la que eran niños, jugueteando con viajes temporales, y vuelve a aparecer a tiempo para la despedida del millonario (con la misma apariencia de niño que cuando se esfumó) para dar unas noticias terribles. Ha estado en el futuro, el mundo está destrozado y la mayoría de la población ha muerto. Por si fuera poco, esa escena devastadora ocurrirá ocho días después del funeral de su padre y tiene muy poca información de cómo va a ocurrir.

Para quien haya leído las miniseries, la serie adapta fundamentalmente Suite Apocalíptica y en menor medida extrae ideas de la segunda, Dallas. De primeras, pese a ello, hay varias diferencias respecto al trabajo original que hay que advertir para que no exploten en la cara al más fan. La serie ahonda mucho más en las relaciones de los personajes que en la acción. No quiero que se malinterprete esto, hay acción, pero no es tan abundante y mucho menos tan salvaje como en los cómics (olvidaos de ver locuras como lo de la Torre Eiffel). Esto no quiere decir que sea una mala adaptación. Todo lo contrario. Profundiza más en algunas cosas que se dejaban entrever de manera más sutil en los cómics. La trama va más lenta, pero es de agradecer. Si de algo pecaba la primera miniserie, bajo mi punto de vista, es que iba demasiado “a saco” sin presentar bien a los personajes o sin darles momentos de diálogo para ver el porqué de sus acciones. Pasaba todo demasiado rápido y costaba muy poco que se volvieran a unir para combatir la amenaza.

¿Me habéis echado de menos?

En la serie de Netflix esto no ocurre tan a la ligera. Hay nuevas subtramas que ayudan a alimentar esa hambre por conocer a la familia. Es verdad que muchos de ellos siguen siendo estereotipos, pero algunos sorprenden en ciertos momentos y se les da más profundidad. El personaje de Vanya (Ellen Page), pese a ser el más apartado de la trama en un comienzo, se le da más importancia que en los cómics y se ve poco a poco esa evolución que en el material original ocurría prácticamente de golpe. La trama principal ocurre de manera algo diferente también. Hay algo de información en el futuro que les hace investigar y recorrerse varios escenarios en busca de pruebas determinantes.

También existe cierta tendencia a la locura en algunas escenas, pero está algo controlada. No es como en Happy! o Predicador, que llevan al límite algunas brutalidades de manera bastante extrema, sobre todo la primera. Aquí se intenta dar rienda suelta en algunos momentos, pero se corta de golpe para volver al ritmo normal. Es algo raro, porque intenta ser bastante seria en ciertas escenas, pero en la mayoría de ellas se cuelan gags para aligerar esa sensación de seriedad. El personaje de Klaus y Número 5 son los que mayor química tienen y aportan gran parte de la atmósfera de la serie, junto a los matones Cha-Cha y Hazel, que, siendo algo diferentes en cuanto a personalidad psicopática se refiere, consiguen dar algunas de las mejores escenas.

No os dejéis engañar por las máscaras cuquis: son unos enfermos psicópatas.

Y es que si algo que hay que destacar es su puesta en escena. Hay momentos muy inspirados que son alucinantes. Los comienzos de cada capítulo suelen ser una genialidad, haciendo un muy buen uso de la banda sonora y aportando detalles mediante flashbacks de algunos personajes, como si de un videoclip se tratara. Precisamente la elección de la música es inmejorable. Constantemente se utilizan clásicos reconocibles, mezclándose con la acción frenética o con un montaje cargado de información. Personalmente, he tenido que ver varias escenas más de dos veces por su buen resultado. Solo en el primer capítulo ya hay una escena con I Think We´re Alone Now de Tiffany que marca un poco el tono que quiere conseguir con los personajes y que me parece una muy buena declaración de intenciones.

Puede que no haya tanta acción bombástica o que los protagonistas no usen sus nombres en clave del cómic. Puede que no usen tanto sus poderes o que tarde en avanzar la historia principal, pero también hay que señalar que puede que se os olvide todo lo anterior por lo que sí hace bien al respecto. Engancha, los personajes se quedan en la memoria y dan ganas de ir sabiendo más de ellos. Los cambios esta vez son para bien y en varias cosas veo que se ve beneficiada la serie por el enfoque tan directo y superficial de la obra de Gerard Way, al menos en Suite Apocalíptica.

Oye Luther, ¿seguro que no te estás metiendo Winstrol?

Resumiendo: esta serie tiene todas las papeletas de ser un bombazo en Netflix y de dar un buen atracón de maratón. Dejad paso a otra clase de superhéroes.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Jorge V

Graduado en Criminología en la Universidad de Alicante. Entre mis gustos de ocio se encuentran el cine, los cómics, los videojuegos y las series de TV. Siempre intento informarme antes para no tener que tragarme ningún bodrio :)

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.