THE RISING OF THE SHIELD HERO, de Aiya Kyu y Aneko Yusagi

 

Título original:
Tate no Yuusha no Nariagari (盾の勇者の成り上がり)
Sello: Comic Flapper
Artista: Aiya Kyu
Guionista: Aneko Yusahi
Publicación original: Feb. 2014 – Presente

Publicación España: –
Valoración: Venganza: El paria, la mapache y la bruja/10 

 


La gran cantidad de mangas del genero isekai hace necesario que los autores que se aventuran en este tipo de historias tengan que crear algo original si quieren que sus obras sean leídas. Esto genera toda clase de sub-géneros: desde los que van sobre el protagonista omnipotente hasta el más débil, habiendo uno en particular centrado en estos últimos: la historia de venganza o el anti-héroe. Hoy hablamos de…

THE RISING OF THE SHIELD HERO 
de Aiya Kyu y Aneko Yusagi


Naofumi Iwatami es invocado al más puro estilo isekai a un mundo de fantasía como uno de los cuatro héroes de leyenda: El Escudo. Sin embargo, la euforia inicial por su nueva situación se desvanece rápidamente cuando el resto de héroes lo discriminan por ser, presuntamente, el más débil. Traicionado al tercer día de llegar al mundo, sin dinero ni fe en las personas que le rodean, Naofumi jura vengarse de aquellos que le traicionaron.

A pesar del tono de la sinopsis del manga y de que cae en varios tópicos de la típica historia en búsqueda de venganza, The Rising of the Shield Hero se acerca más a la de un anti-héroe incomprendido, sin dejar de lado su objetivo principal en búsqueda de retribución. Debido a no poder usar otra arma que no sea su escudo y ya que nadie quiere relacionarse con un paria, Naofumi se ve obligado a comprar una esclava para que se convierta en la espada que le falta. Así conoce a Raphtalia, una niña semi-humana que apenas se mantiene viva debida a la tendencia de su raza de caer enfermos con facilidad. A pesar de la falta de dinero, nuestro protagonista se asegura de que su nueva acompañante esté bien alimentada, equipada y sana para que le sirva como espada.

Las caras de la traición

Según va avanzando el manga, se presenta y va perfilando la forma en que Naofumi se relaciona con el resto de los personajes. Pese a que siempre trata de mantenerse escéptico debido a la traición que sufrió al inicio de su aventura y que aún actúa como una cicatriz supurante, conserva un ápice de inocencia que le hace fiarse de la gente si, aunque sea de forma superficial, resulta buena persona.

Al no recibir ayuda alguna del reino que lo invocó, el Héroe del Escudo tiene que buscarse la vida empezando desde lo más debajo de la casta social y trabajar para subir niveles antes de que lleguen las “Olas”, legiones de monstruos que azotan al mundo y la razón de la invocación de los héroes. Mientras los otros presuntos salvadores se vuelven engreídos al tenerlo fácil para subir de nivel e ignoran las consecuencias negativas de los métodos que utilizan en un reino de fantasía de estas características, es desde el punto de vista de Naofumi donde se observa la verdadera profundidad que tiene este mundo así como las repercusiones negativas que sufren los habitantes por la dejadez de los héroes “de verdad”. Lo que podría resultar tan anecdótico como acabar con un dragón que asola a un pueblo, se vuelve un verdadero quebradero de cabeza cuando al desentenderse de sus restos y que estos acaben provocando una desastrosa epidemia en las localidades de los alrededores debido a su putrefacción. Y son en estas ocasiones en las que Naofumi acaba, accidentalmente, con el deber de limpiar el lío que los otros héroes ocasionan.

El escudo más poderoso, alimentado por sed de venganza

Lo peor de todo para nuestro protagonista es que, quiera él admitirlo o no, necesita que los cuatro elegidos cooperen si quieren salvar el mundo de las Olas, algo rápidamente confirmado por el ente omnipotente de turno y tallado sobre piedra como hecho inamovible. ¿Cuál es la complicación añadida? A pesar de sus más altos niveles al tenerlo más fácil por sus armas, los otros tres héroes carecen de experiencia real de combate, hasta el punto de que ni tan siquiera son conscientes de este hecho creyendo que tener un nivel alto es todo lo que hace falta, por lo que contras las interminables oleadas de enemigos solo Naofumi resulta útil.

¿Por qué Naofumi no se rinde y decide mandarlo todo al carajo? A fin de cuentas, ¿qué obligación tiene de proteger a aquellos que lo apuñalaron por la espalda? Pues no os creáis que fuera por falta de intentarlo. Sin embargo, las armas de los héroes legendarios no son armas cualesquiera: responden a los sentimientos y pensamientos de su portador actuando en consecuencia. ¿Qué hace una de estas armas cuando su portador lo odia todo y a todos? Busca consumirlo en una espiral negra de odio, arrastrando en este caso tanto al portador del escudo como a sus acompañantes Raphtalia y Firo (otra adición al equipo). Por tanto, Naofumi se ve obligado a tener que elegir entre contenerse para no dañar a sus compañeras o dejarse llevar por su sed de sangre. Es en este delicado equilibrio donde más evolución tiene el protagonista y donde más satisfacción sacaremos de la historia.

The Rising of the Shield Hero es un manga genial para aquellos que busquen una historia más seria dentro del género de isekai. Traición, venganza y redención. Tiene de todo y aun puede seguir impresionándonos con más según la historia avance.
¿Podrá el Héroe del Escudo llegar a un final feliz? ¿Sera traicionado de nuevo? Solo el tiempo lo dirá.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

RafaAnto

Filthy weeb, gamer y cinefilo que de paso hace Quimica.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.