THE FIX, Vol. 1: “El desafío de los beagles”, de Nick Spencer y Steve Lieber



Título original
:

The Fix, vol. 1: “Where Beagles Dare” TPB
Sello: Image Comics
Guionista: Nick Spencer
Artista: Steve Lieber
Colorista: Ryan Hill
Contenido: The Fix #1-4 (Abr. – Jul. 2016)

Publicación USA: Septiembre 2016
Public. España: Octubre 2017 (Norma Editorial)
Valoración: Si no lees este cómic, morirá un perrete la mar de majo /10

 

Roy y Mac son un par de desgraciados que intentan mantener las apariencias de llevar una vida honrada mientras se ganan la vida de manera ilegal (es mejor que lo descubráis por vosotros mismos) y acaban viviendo atrapados en una continua mala racha que los lleva a tomar las peores decisiones en los mejores momentos…

    THE FIX
de Nick Spencer  y Steve Lieber

Guau!

Como no me canso de decir (en la Zona mismamente), Uno de los nuestros es una de mis películas favoritas. Mi admiración por esta peli viene en parte porque muestra, desde la admiración del protagonista, una cara (más o menos) amable de mafiosos de medio pelo (N. del Ed: Me acaba de dar un infarto). The Fix me ha recordado en muchos momentos a esta peli (y a Pulp Fiction, claro, pero ya llegaremos a eso) al mostrar una faceta más personal de unos criminales que en este caso son de todo menos glamourosos. Igualmente ambas obras comparten una narración en tercera persona aunque en el caso del cómic se hará en plural.

Estamos, pues, ante una buddy movie de gángsters cutres metidos en problemas debido a que entre los dos tienen menos neuronas que la tercera pata de este cómic, el perro Pretzels. Este protagonismo compartido se hace más evidente con el desfile de secundarios, a cada cual mejor, tanto los que van a tener importancia en la trama principal como los que, seguramente, ya no volvamos a ver (porque sí, aquí muere gente). Todos los personajes destilan carisma, pero carisma del malo, aunque sin ser decadente y están perfectamente presentados mediante escenas muy potentes construidas mediante flashbacks muy dinámicos y tremendamente divertidos. No voy a ser nada original y me quedaré con Josh, el capo mafioso que lo mismo calienta biberones que rocía con gasolina a un par de tipos, que acaba siendo un personaje tan despreciable como adorable y que ejemplifica a la perfección el espíritu y el tono de la obra.

¡Han cantado bingo!

Tanto personaje no entorpece la historia principal, pero (recurro de nuevo a Pulp Fiction, aunque ya volveremos sobre eso), no hay una trama central sino que hay una sucesión de historias que van confluyendo entre ellas con unos personajes comunes que van y vienen. Esta ausencia de argumento fijo no impide tampoco que el ritmo del cómic sea frenético, pues no paran de pasar cosas y sucederse situaciones (todas locas y muy divertidas) mientras vamos conociendo más y mejor a los diferentes personajes, logrando que una lectura amena pero exigente en su peculiar estilo. Y es que estamos ante uno de los mejores guiones que uno puede encontrarse actualmente, plagado de referencias, con unos diálogos frenéticos, personajes peculiares y dosis de sexo y violencia… Y de nuevo es inevitable pensar en Pulp Fiction, pero, insisto, todavía no hemos llegado a eso.

Nick Spencer, ya sabéis, ese guionista que ha convertido al Capi en el Jefe Supremo de Hydra y que gracias a eso colecciona amenazas de muerte, nos regala un cómic tan divertido como original, con un ritmo que no decae en ningún momento y con multitud de momentos memorables narrados con un estilo cómico muy particular. Si ya hemos hablado del amplio elenco de personajes que van desfilando, no podemos obviar los estupendos diálogos que salpican toda la obra y que sirven tanto para desarrollar la historia como para ir definiendo a los protagonistas. Y todo siempre a toda mecha, pues The Fix es un cómic donde pasan muchas cosas.

Haters y Twitter, y es que los guionistas escriben de lo que conocen.

En el apartado gráfico Steve Lieber realiza un trabajo notable, siempre a servicio del guión que, en esta ocasión, le demanda muchos planos cortos con personajes hablando y con un estilo cercano al cartoon (imprescindible para los momentos cómicos) pero sin perder la sobriedad en el trazo. Hay que destacar la excelente expresividad que reflejan sus rostros que servirán como catalizador de la fuerza del guión en diferentes diálogos y secuencias. Mención especial al color de Ryan Hill cuyos tonos cálidos le dan un toque cool a la obra y sirven para destacar la presencia de los personajes ante la ausencia de fondos.

Y ahora sí, ha llegado el momento de hablar de Pulp Fiction, otra de mis películas favoritas y con la que The Fix comparte no pocos puntos en común. En la segunda película de Quentin Tarantino se nos presentaba a una serie de matones de clase B con un aire de perdedores que les daban un encanto único, mostrando sus miserias para humanizarlos pese a la vileza de sus actos. Y todo gracias a un guión excelente donde se daban de la mano diálogos de lo más cotidianos en situaciones de lo más inverosímiles, en el que la violencia era un elemento más a desarrollar con naturalidad así como el uso de un lenguaje vulgar pero realista. Pulp Fiction me demostró que había otra manera de hacer cine, otro modo de contar historias y que lo importante no era lo que pasaba sino cómo pasaba y a quién le pasaba. The Fix ha supuesto un soplo de aire fresco con un impacto similar al de esta peli, pues me ha demostrado que en el mundo de los cómics aún hay muchas cosas buenas que explicar y muchas maneras de hacerlo.

Manual del Guardaespaldas 2017.

Combinar elementos de thriller, acción, gángsters, comedia, drama y mucho humor es algo que, seguramente, se habrá hecho antes pero dudo que se haya llegado al nivel de este cómic, que logra un equilibrio perfecto entre todos estos elementos para obtener un resultado final redondo que se lee del tirón y se disfruta con una sonrisa en la cara.

No me puedo ir sin decir que, para mí, Pulp Fiction es la mejor peli de Tarantino y la última buena que hizo… (N. del Ed: Llamen a una ambulancia). Pero eso, amigos, eso es otra historia.

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.