THE DEPARTMENT OF TRUTH, de James Tynion IV y Martin Simmonds

 


Título original
:

The Department of Truth. TPB
Sello: Image Comics
Guión: James Tynion IV
Artista: Martin Simmonds
Contenido:
The Department of Truth #1-5 (Sep. 2020 – Ene. 2021)

Publicación USA: Marzo 2020
Publicación España:
Valoración: Las ideas tienen el poder que les confiramos

 

James Tynion IV es uno de esos jóvenes guionistas de la última hornada de DC, que apenas ha escrito cosas fuera de Batman o su batfamilia, y que prácticamente apenas se había prodigado fuera de la editorial de Burbank. Hasta ahora, pues últimamente el autor se está aventurando más allá de los pijamas. Y lo está haciendo decantándose por el género de terror con cómics como Something is killing the children para Boom! Studios (y que Planeta nos traerá el próximo mes), o con este más audaz y siniestro si cabe…

THE DEPARTMENT OF TRUTH
de James Tynion IV y Martin Simmonds

Aunque quizá el terror no sea precisamente el género predominante de este cómic. Aquí, Tynion IV explora la premisa de, si las ideas tuviesen el poder de convertirse en realidad cuando una cantidad suficiente de personas creyera en ellas, qué pasaría con las conspiraciones de Reddit o los creepypasta, peor aún, qué poderes ocultos habría detrás de todo ello, quién se beneficiaría realmente de que este tipo de teorías conspiranoicas fuesen ciertas. Y quién tendría que impedir que la realidad tal y como la conocemos fuese reescrita por completo, con la inconsciente irresponsabilidad de muchos y la macabra intencionalidad de unos pocos. Aquí es donde entra el Departamento de la Verdad que da título a la obra, una especie de Men In Black de la teoría de la conspiración (en palabras del propio guionista) cuyo origen se remonta al asesinato de JFK en 1963.

O, al menos, aparentemente, pues el autor va un paso más allá con todo esto, ya que siguiendo este planteamiento de que la realidad pudiese estar reescribiéndose constantemente, sólo con el poder de la fe, por llamarlo de alguna manera, hasta qué punto esos intereses ocultos que mueven los hilos existirían realmente o solo serían otra parte de la conspiración, siendo la creencia colectiva la que los hace aparecer. Y lo mismo sería extensible al propio Departamento, sus verdaderos orígenes o intenciones. Entrando de esta manera en un círculo vicioso de desconfianza en el que la realidad y la versión oficial de la historia se difuminan y confunden constantemente. Lo que Tynion IV aprovecha muy inteligentemente para criticar, algunas veces de manera más sutil que otras, como en ocasiones se prioriza el proteger un mensaje tranquilizador o que no suscite polémica, por encima de revelar públicamente la verdad.

La verdad está ahí fuera… o dentro.

La parte de terror se introduce con nuestro protagonista, Cole, quien es reclutado por el Departamento de la Verdad para ayudar a exponer y desmontar todas estas teorías conspiranoicas, desde que la tierra es plana a que los tiroteos en colegios estadounidenses son organizados por el gobierno para poder prohibir las armas, y de esta forma evitar que se conviertan en realidad, con todo lo que ello implicaría. Pero el aceptar esta premisa, de que las teorías de la conspiración son una tulpa (este concepto derivado de la tradición budista, que hace referencia a los pensamientos que son capaces de cobrar vida propia a partir de la creencia en su existencia), no sólo le provoca el terror existencial que supone dudar de absolutamente todo lo que siempre ha creído cierto, sino que también le llevará a plantearse si cierto monstruo de sus pesadillas infantiles del que al parecer no ha conseguido desprenderse aún, vinculado al satanic panic y las teorías de que en los ’70 las sectas satánicas plagaban Estados Unidos, secuestrando niños para sacrificarlos o comérselos, puede convertirse también en realidad, si la suficiente gente cree en él.

El arte de Martin Simmonds, al que en más de una ocasión he visto comparar con Bill Sienkiewicz (ni de coña lo he escrito bien a la primera), parecido que no puedo discutir, pues es evidente, a mí, por momentos, me ha recordado a otro de los autores de terror del momento como es Aaron Campbell. Aunque ese gusto por la distorsión de las proporciones y de doblegar todos los elementos narrativos y compositivos para transmitir sensaciones, en este caso el terror, es muy sikiewiczsiense (no sé por qué me lo pongo tan difícil) me recuerda a lo que Campbell hace en obras como Infidel o Hellblazer. Sencillamente, es un dibujo tremendamente adecuado para el tono de la historia y que, en comunión con los guiones de Tynion IV, consigue hacerte sentir lo que el protagonista o los distintos personajes están viviendo en cada momento.

Suélteme del brazo, señora.

The Department of Truth es una lectura fresca e interesante que explora con bastante criticismo cosas como la teoría de la conspiración o los intereses políticos y económicos que hay detrás de determinados bulos de internet. Y lo hace desde la perspectiva de un cómic de terror e intriga política, imprimiéndole un mayor ritmo a una idea que, de por sí, ya es lo suficientemente interesante como para que un número suficiente de gente crea en ella y pueda cobrar vida propia.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.