THE BABADOOK: Abstenerse miedicas.

Título original:
The Babadook
Año: 2014
Director: Jennifer Kent
Guión: Jennifer Kent
Reparto: Essie Davis, Noah Wiseman, Daniel Hensall, Hayley McElhinney, Barbara West, Ben Winspear, Tiffany Lindall-Knight, Tim Purcell, Benjamin Winspear, Cathy Adamek.

Sinopsis: Samuel es un niño con mucha imaginación que vive aterrorizado por las pesadillas de un monstruo que se esconde en la oscuridad de su habitación. Su madre Amelia, a pesar de no superar la trágica muerte de su marido, se fuerza a educar y ayudar a su hijo con su miedo. Una noche aparece un libro de cuentos titulado The Babadook, que al leerlo convence a Samuel de que es su monstruo que ha venido a matarlos. Amelia, tras algunos fenómenos paranormales se empieza a creer que los miedos de su hijo podrían ser reales e intenta deshacerse del libro varias veces, pero una vez dejas entrar al Babadook ya no vuelve a salir nunca más.

A día de hoy ya serán muchos los que sepan la historia de The Babadook. Una historia simple, pero efectiva, que ha revolucionado el género de terror, cosa que muchos agradecemos, pues llevaba unos años de capa caída, repleto de remakes y de historias, que miedo, lo que es miedo, pues no daban. Y es que Babadook rebusca y ahonda en los miedos infantiles reuniéndolos todos en un solo monstruo. Los espantapájaros, la oscuridad, el hombre del saco y los famosos monstruos de debajo de la cama y de dentro del armario, han vuelto para aterrorizar a los protagonistas y de paso, ponernos los pelos de punta a los espectadores.

Jennifer Kent se ha basado en su propio corto, “Monster”, que rodó en 2005, para su primer largomentraje. Una opera prima de la que deberían aprender muchos directores a la hora de presentar algunos de sus bodrios. A pesar de ser la primera, pocas son las pegas que se le pueden poner a esta película. Una buena idea, bien ejecutada, con un buen ritmo narrativo que te mantiene atento hasta el final, y un montón de buenas elecciones que culminan en un final atípico, sorprendente y muy satisfactorio.

La directora ha elegido a dos actores principales que se asustan y te asustan a la vez. Ha sabido elegir una iluminación que se va oscureciendo conforme el Babadook se hace fuerte, con  gran profundidad en los negros, que no te deja ver si en ese rincón realmente estás viendo algo o no, consiguiendo crear una atmósfera claustrofóbica y siniestra que te envuelve de tal manera que casi puedes sentir el aliento del Babadook detrás de ti. Y si crees que ver al Babadook acojona, espera a oírlo. Babadook… dook… ¡dook!

Desde la primera novela de terror, Frankenstein de Mary Shelley, muchas mujeres son las que la han imitado y se han lanzado a crear historias de terror, y han demostrado que es un género al que saben sacarle mucho jugo. Si alguien no estuviera de acuerdo con lo que acabo de decir sólo tengo un argumento de dos palabras, Kathryn Bigelow, para rebatir cualquier cosa que digáis. Y partir de ahora Jennifer Kent. De la misma forma que ha creado un monstruo nuevo, que nace de la unión de muchos, ha parido una película que también se nutre de la esencia de varios subgéneros del terror, que va mostrando, casi a modo de homenaje, a lo largo de la trama: monstruos clásicos, casas encantadas, posesiones, poltergeist, asesinos que vuelven una y otra vez a por su víctima… ¡Qué chica más lista!

¡¡¡ATENCIÓN, SPOILERS!!!

Hasta aquí la lectura aparente de la película, que sí que da mucho miedo y es una película que formará parte de los títulos a recordar, pero vamos a ir un poco más allá. Lo que hace grande a esta película, y demuestra que Kent es mucho más lista de lo que ya ha demostrado, es el verdadero significado del Babadook, que no va del monstruo que aterroriza a Samuel, sino del que aterroriza a su madre.

Os sitúo, por si algún cafre está leyendo esto sin haberla visto. Amelia no supera la muerte de su marido, que falleció en un accidente de tráfico mientras la llevaba al hospital para dar a luz a Samuel. Un día aparece el libro en la estantería del niño representando que éste se empieza a dar cuenta de lo que le pasa a su madre, y que ese monstruo viene a destruir lo que queda de su familia.

En el libro dice que si intentas negar al Babadook se hará más fuerte, y que una vez lo dejas entrar nunca más vuelve a salir… El Babadook es la monsterización del rencor que siente Amelia por su hijo, que, indirectamente, causó la muerte de su marido. Si intenta negar el rencor se hace más grande, y una vez Amelia acepta ese rencor nunca más dejará de sentirlo, hasta tal punto que la posee y habla por ella, dirigiéndose a Samuel con una terrorífica voz de ultratumba, mostrándole todo su desprecio por haberla dejado sola.

Al final, como cualquier persona medianamente civilizada, después de mucho luchar contra tus propios monstruos, terminas aceptando el rencor que sientes y lo arrinconas en el sótano, procurando alimentarlo lo justo y de lejos, para que no moleste mucho. Esto es The Babadook.

¡Nos vemos en la Zona!

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Fernando (@ArkhamKaveli) dice:

    ¡aaaaaaah jooodeeeeer! ¡Lo has expresado de forma EXCELENTE! Cuando salí del cine con mi chica (que no le gustó la película) quise exponerle algo parecido, que el monstruo no es el típico de las pelis de terror, que va muchísimo más allá (es una peli que hay que ver de nuevo para disfrutarla más y mejor) pero tú lo has bordado.

    Al principio me costó meterme en la película (estoy hecho, como la mayoría, a las directrices de cine de terror de Hollywood y eso a veces es una barrera muy jodida) pero las actuaciones de madre e hijo (sobre todo el hijo) ayudan muchísimo.

    Tengo que volver a verla para rearfirmar la idea de que si no me reí de la película en la sala de cine como el 90% de la sala fue porque aprecié todos esos detalles.

    PD: ¡Tere for president!

    • Teresita Sunday dice:

      Hay que ir mas allá,efectivamente. Y, de hecho, me pasó lo mismo que a tí. Me quedé con la sensación de que me estaba perdiendo algo y me hizo falta verla de nuevo para hacer la segunda lectura del monstruo.
      Y si te gustó a la primera, ni te digo la de cosas que ves a la segunda… un poco rollo Expediente Warren, que una vez te quitas el peso de seguir la historia puedes ver detalles que te cuentan mucho más.

      Muchas gracias por tu comentario y por tu voto para la presidencia :)

  2. Jorge SoloBoulder dice:

    Al 100% de acuerdo!
    #SPOILER####

    Y por si hay alguna duda el final lo deja claro, justo alimenta a “babadook” el día del cumpleaños de su hijo, que es justo el día que fallece el marido.

Deja un comentario, zhéroe