TeBeO LABORDETA, de Daniel Viñuales, Juan Carlos Azagra y Encarna Revuelta

 

 

Título original:
TeBeO Labordeta HC
Sello: GP Ediciones
Guionista: Daniel Viñuales
Artista: Juan Carlos Azagra
Colorista: Encarna Revuelta

Publicación España: Abril 2018
Valoración: El auténtico José Antonio /10

 


Las palabras poseen más poder del que nosotros creemos. Las hay que tienen una carga intrínseca y que inspiran miedo, respeto o incluso anhelo. Otras, sin embargo, consiguen tal peso gracias a un agente externo a ellas y pueden verse alteradas con el paso del tiempo por culpa de esta situación. Con los nombres pasa algo similar. Además de que todos ellos poseen un significado derivado de sus orígenes, hay algunos que de manera ipso facta se relacionan con alguna figura histórica de su sociedad. Uno de esos ejemplos es el nombre de José Antonio, que en España tiende a recordarnos al hijo de un olvidado dictador que descansa en una lápida de mármol, rodeado de una construcción megalítica llena de otros cientos de almas anónimas. Pero hoy toca hablar del que debería ser el auténtico referente al nombre de José Antonio…

TeBeO LABORDETA
de Daniel Viñuales, Juan Carlos Azagra y Encarna Revuelta

José Antonio Labordeta Subías ha sido uno de los personajes más característicos e influyentes en la historia de Aragón, siendo uno de los primeros padres de la identidad aragonesa. Nacido a las puertas de una Guerra Civil inevitable, pasó su infancia y juventud criado en una España en la que la dictuadura fascista de Francisco Franco mermaba a un pueblo decadente en el que muy poquitos se veían favorecidos. De alma libre e inteligencia y curiosidad innata dejó su carrera de Derecho y terminó licenciandose en Filosofía y Letras y durante su estancia en Francia conoció a varios de los cantautores que sirvieron como germen para dedicarse a la música más tarde. Ya por aquel entonces había empezado a hacer cameos como actor o escribir poemas y algún libro, por lo que tenía que compaginar todas estas acciones con su trabajo de profesor de Historia. Pronto se metería también a escribir para diferentes revistas, con un claro corte socialista en sus mensajes y no tardaría en formar el Partido Socialista de Aragón. Más tarde seguiría en el mundo de la política, sin abandonar ninguna de sus otras aficiones (y que encima realizaba muy bien) y sería la gran imagen y portavoz de la Chunta Aragonesista, que tanto hizo por su tierra. Y es que el señor Labordeta tuvo una vida relativamente corta, pero demasiado intensa…

Lo mejor es que tiene razón en lo que dice.

Escribir la larga trayectoria y vida de José Antonio Labordeta en un párrafo es tan difícil como encontrar el máster de Cristina Cifuentes, por lo que mejor tomad como brevísimo resúmen lo arriba mencionado. Os aseguro que me he dejado muchas cosas en el tintero y la mayoría están resaltadas a grosso modo, no como Daniel Viñuales que nos hace un repaso por la vida de uno de los baluartes aragoneses de manera sencilla, ágil y divertida, descubriéndonos a un personaje del que todos hemos oído hablar en algún momento, pero que desconocemos totalmente. Yo me he criado con Un País en la Mochila, la serie de TVE en la que Labordeta se recorría toda España mostrando la cara más bonita del país y de una forma totalmente entrañable, y sin embargo jamás me había interesado realmente por saber sobre él. Claro que recuerdo aquella vez que mandó a la mierda a todos esos politicuchos corruptos en el Congreso, pero no sabía mucho más sobre él. Por eso creo que la carta de presentación de Viñuales es necesaria para aquel que quiera conocer la figura de Labordeta, que también hace las veces de homenaje hacia él.

Para ello la obra cuenta con el apartado gráfico de Juan Carlos Azagra, uno de los artistas con más solera de nuestra actualidad. Es gracioso como en un principio creía que Azagra era el tipo dibujante de tebeos clásico español, en el que todos suelen tener un cierto estilo monigotero parecido entre ellos y que parece entrar en ese grupo de dibujo sucio que tira para atrás. Y nada más alejado de la realidad. La calidad de sus dibujos va más allá de su traza rápida y ágil y sabe narrar visualmente que es un primor. Todos lo personajes que dibuja son fácilmente reconocibles y tiene ese punto añejo que me encanta. Es la versión española de Sergio Aragonés porque recuerda mucho a la forma de dibujar el autor mexicano (que es mexicano por mucho que haya nacido en Castellón). Todo ello acompañado por un coloreado manual de órdago de Encarna Revuelta, que es una superviviente en un mundo en el que el color se añade de manera digital. Son la pareja perfecta y creo que este tebeo no habría sido lo mismo sin este tipo de arte. Han ganado a un nuevo fan y me disculpo por mi reticencia inicial. Soy un sucio millennial.

Pues la cosa no ha cambiado tanto…

Hay que destacar que después de conocer sobre la vida de Labordeta, comienzan a cuadrarte ciertas cosas en referencia a su total desconocimiento más allá de las fronteras aragonesas. Una persona que amaba el arte, su tierra y luchaba por los intereses de todas las personas y su bienestar no es una imagen a seguir en una nación que sigue creyendo que en la dictadura se vivía mejor y podías dormir con las puertas abiertas. Un país en el que se mete en la cárcel a los artístas y se apoya a la corrupción. En el que un grupo terrorista es capaz de pedir disculpas antes que los políticos que han sumido a toda la clase obrera en una crisis que deben pagar de sus bolsillos, pese a no haber sido por culpa suya. Un verdadero ejemplo de humanidad y sacrificio que choca con los trajes caros, pelo engominado, currículums kilométricos y con sonrisa profidén que nos venden los medios de comunicación a la hora de presentarnos a nuestros “líderes”. Un personaje que parecía condenado al más injusto de los olvidos por no entrar en el aro de los que manejan este sucio juego, hasta que ha aparecido este gran tebeo de GP Ediciones.

En resumen, estamos ante una obra que nos acerca la vida de un gran referente aragonés y español. Parece que en esta época tan oscura de nuestro país, todavía se le eche más de menos. Porque Labordeta no fue sólo una gran persona, sino que fue esencial y necesario y eso ya es mucho más de lo que se puede decir de cualquier otra figura nacional. Por gente como él uno se siente orgulloso, por fin, de llamarse José Antonio

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.