SUPERMAN: EL HOMBRE DE ACERO, de Scott Snyder y Jim Lee


Título original
:

Superman Unchained HC
Sello: DC Comics
Guionista: Scott Snyder
Artistas: Jim Lee y Dustin Nguyen
Entintador: Scott Williams
Colorista: Alex Sinclair
ContenidoSuperman Unchained #1-9
(Ago. 2013 – Nov. 2014
)
Public. USA: Diciembre 2014
Public. España: Nov. 2013  Ene. 2015 (ECC)
Valoración: 6/10

 

Sinopsis: Superman descubre la existencia de un ser alienígena llegado a la Tierra décadas atrás cuando resuelve la amenaza de un grupo terrorista llamado Ascensión que quiere hacer de nuestro planeta una Tabula Rasa para volver a renacer. Ese ser, llamado Espíritu, ha venido colaborando con una organización del ejército americano llamada La Máquina en la resolución de conflictos y batallas y está decidido a acabar con el kryptoniano al considerarlo una amenaza. Mientras, la intrépida Lois Lane, en busca de la gran noticia, se adentra en la organización de Ascensión y descubre sus verdaderas pretensiones.

SUPERMAN UNCHAINED
de Scott Snyder y Jim Lee

Con la inminencia del estreno de la película de Man of Steel, DC Comics quiso aprovechar, lógicamente, la coyuntura y anunció un nuevo título del Hombre de Acero. Para ello contaba con Scott Snyder a los guiones y Jim Lee a los lápices, la pareja de moda en DC. Snyder estaba realizando, por aquel entonces, un gran trabajo en el Batman del universo New 52. Hay que reconocer que su saga inicial del Tribunal de los Búhos fue una grata sorpresa, si bien también hay que reconocer que el hombre murciélago fue, quizá, el héroe que menos “notó” el cambio de universo. Y Jim Lee, que estaba dibujando la Justice League de Geoff Johns, es el Rey Midas del mundo del cómic americano, convirtiendo lo que dibuja en un Top 10, como mínimo. ¿Qué podía salir mal?

Básicamente, casi todo. Desde su nacimiento, antes incluso, la serie sufrió cambios por doquier. De nombre, de duración, de periodicidad… Una serie que inicialmente se anuncia como regular para pasar poco tiempo después a decir que sería de 12 números y luego de 9, rumores de cancelación, re-solicitaciones… poco bueno augura. Y más si añadimos los retrasos entre números que han llevado a tardar 15 meses en publicar sus 9 entregas.

Pero centrémonos en el cómic en sí. Una lectura seguida, sin los meses de espera entre números, ofrece una lectura correcta, con una idea de base interesante. Nos encontramos con Superman salvándonos de la caída a la Tierra de satélites espaciales que los terroristas de Ascensión han sacado de sus órbitas. Uno de estos satélites, sin embargo, es desviado por otra criatura que resulta ser un alienígena que llegó a la Tierra antes que Superman y que ha ayudado al ejército americano en diversos conflictos bélicos, últimamente bajo la supervisión del papá de Lois Lane, cuya acérrima animadversión por el kryptoniano resulta incluso mórbida. En un primer momento, ese ser de nombre Wraith (Espíritu según ECC), se alía con Superman para hacer frente a las amenazas de Ascensión pero con el convencimiento de que después deberá matarlo. ¿Por qué? Pues porque Superman puede considerarse una amenaza al no decantarse por un bando en concreto… Mientras tanto, Lois descubre la verdad que se oculta tras Ascensión, tras el origen de Espíritu y la inminente amenaza del espacio exterior. Ah, y Lex Luthor, en un segundo plano y aprovechando la coyuntura, maquina un plan para deshacerse del kryptoniano.

¡Una cuádruple splash page!

Veamos. La historia en sí no es tan novedosa ni será recordada como una de las grandes sagas de Superman. Snyder pecó quizá de demasiado pretencioso en sus iniciales declaraciones que prometían sorpresas, desafíos y momentos icónicos. Querido Scott, te has quedado un poco corto. Eso sí, te voy a reconocer que hay buenos momentos y formas ingeniosas en las que Superman resuelve situaciones. Por ejemplo, las posibilidades que ofrece Espíritu para desarrollar los poderes de Clark… pero poco más. La idea de enfrentar a Superman su visión de héroe con la visión intrusionista de heroísmo que tienen los americanos, que se creen en poder de la verdad y la razón para inmiscuirse en cualquier conflicto porque son los defensores de los débiles, ya la conocemos. Ya sabemos por qué Superman no busca y mata al Bin Laden de turno, pero la parafernalia que adorna esta idea resulta fallida, quizá por el tempo de la historia. No puedes tardar 4 números en explicar la historia, chuparte otros 4 números de hostias por doquier y finalizar en un último número con una explicación y ya está. Realmente no entiendo cómo se ha tirado 9 números en contar la historia. Menos mal que no han sido 12.

Algunos querrán culpar a Jim Lee, del que (dicen) manipula a sus guionistas para dibujar lo que él quiere, cosa que siempre se me ha antojado harto difícil dada la personalidad de alguno de los guionistas con los que ha trabajado. Incluso podríamos decir que, gracias a su interés por dibujar hostias como panes, la serie ha durado de más. Si no, en 4 números podría haberse dado por concluido el argumento y haber convertido esta serie anunciada con tanta fastuosidad en un (aún más) fallido movimiento de DC. Jim Lee, odiado y admirado por muchos (entre los que me incluyo, hate me…), cumple de una forma digna, incluso se le ve más sólido que en sus números de la JL. Aquí ha tenido todo el tiempo del mundo para dibujar, pero oye, es lo que tiene ser uno de los jefes de DC, aunque al fandom le han hecho un flaco favor maltratando la periodicidad de la serie de esta manera.

Su dibujo, junto con sus inseparables Scott Williams a las tintas y Alex Sinclair al color, no ofrece sorpresas. Tiene los mismos defectos y virtudes que le han encumbrado en su carrera. Mismos rostros, poca naturalidad, rayitas y rayitas, narrativa torpe… defectos que tienen también otros artistas que son menos odiados que el coreano. Pero también ofrece viñetas con sus poses poderosas y espectacularidad a raudales como la doble splash con Superman salvando a Lois de una explosión, la de Batman arrojándole los batmóviles a Espíritu, ver a Superman empotrar un carguero contra Espíritu o darle de puñetazos hasta mandarle a la luna, la escena del sacrificio final… Oye, que estamos ante un cómic de Superman y como tal debe tener escenas superlativas. Y ahí Jim Lee se luce. Y es capaz también de dibujarte un avión comercial haciendo un aterrizaje de emergencia en las calles de Metrópolis o mostrarte una invasión extraterrestre en todo su esplendor. Hay que reconocerle al coreano que cuando le pone ganas (y tiene tiempo más que de sobra…), se sale.

Todos los protagonistas de la saga.

Quiero entender que los últimos números son una mera excusa para que se explaye dibujando peleas entre Superman, Lane y su Máquina, y entre Batman, Wonder Woman y Espíritu, y finalmente entre Superman y Espíritu, al más puro estilo noventero, con una splash o una doble splash cada dos páginas. Pero no quiero olvidarme de mencionar el bonito trabajo de Dustin Nguyen para algún que otro flashback o explicaciones “extras” que incluyen los capítulos.

El problemaes que la historia me resulta impersonal, sin emoción. Poco me ha importado lo que le pasara a los protagonistas y poco, o nada, he conectado con este Superman de la era New 52, tan alienado, tan poco boy scout por mucho que se esfuerce Snyder en mostrárnoslo así… Y esto es algo que he discutido con amigos. A mí, lo de quitarle los calzoncillos rojos a Superman me da realmente igual. Con lo que no puedo es con este cambio de actitud, de personalidad, de carisma. No consigo empatizar (lo que se puede llegar a empatizar con un ser alienígena, vaya) de ninguna forma con este personaje, con su entorno o con un villano tan carismático como Luthor, cuya participación o protagonismo en esta historia resulta cuestionable.

En definitiva, una obra que mejora mucho una vez leída del tirón pero que adolece de defectos, tanto en el guión como en el dibujo, aunque con virtudes que, en mi opinión, compensan y equilibran, por poco, la balanza a su favor.

¿Cuáles han sido vuestras sensaciones con esta serie limitada? ¿La habéis seguido mes a mes o, al ver el percal, habéis decidido esperar a que estuviera completa? ¿Cuál es vuestro momento favorito de la historia? Tanto si estáis de acuerdo con la reseña como si no, os invito a que compartáis vuestra opinión en los comentarios.

¡Nos vemos en la Zona!

You may also like...

5 Responses

  1. Juanan Brundle dice:

    Estupenda reseña Dani. Como detractor profesional de Jim Lee, no es que me moleste su estilo de dibujo (caray, soy fan de clones suyos como David Finch o Greg Capullo). Lo que no me gusta es, como bien has mencionado, ese rollo de “no soy dibujante, soy empresario” que lleva, dando mas importancia a que el dibujo sea espectacular, que a la chicha que pueda tener la historia que narre o el progreso de la misma. Eso, y el rencor que le tengo por ser uno de los artífices principales tanto de una de las peores épocas de Marvel, como de la mayoría de desaguisados (sobre todo estéticos) de la actual DC.

    Y muy de acuerdo también en lo de los calzones: lo que debe caracterizar más que nada a Superman es su actitud, no el orden en que se pone la ropa interior.

  2. Dani Serrano dice:

    ¿Una de las peores épocas de Marvel? Si te refieres a Heroes Reborn, más culpa le echaría yo a los que tuvieron la genial idea de encargar al estudio Wildstorm semejante proyecto. Vaya, que Jim Lee dibujar, dibuja, ¿pero guionizar? ¿Y su amigo Brandon Choi? :)

    • Juanan Brundle dice:

      Precisamente el Heroes Reborn vino a raíz de ((entre otras cosas, ojo, que la parte de que Marvel estaba en bancarrota también se debe tener presente xDDD)) de que el “estilo Lee” que nació con sus X-Men (vamos, el rollo ese de “DIBUJO > GUIÓN”) se impuso sobremanera en el cómic de supers.

      No sé, fue un poco juntar el hambre (editores de mierda) con las ganas de comer (dibujantes con complejo de Michael Bay, imagen por encima de sustancia).

      Sobre este cómic, estaba claro que no iba a ser un horror. Pero que tampoco iba a ser muy bueno. Como bien han comentado por twitter, has sido muy justo comentándolo, y ya te digo que la reseña es bastante amena. Aunque lo de la cuádruple splash page… si ya con la de The Ultimates me puse de los nervios, imagina esto xD

  3. Fernando (@ArkhamKaveli) dice:

    Yo cuando me enteré que iban a ser ellos los encargados de la serie estaba encantado. Soy un gran fan de Scott Snyder, y Jim Lee, por muchas críticas que tenga, sabe dibujar. Pero en el #6 no pude aguantar más y lo dejé. Lo que hubiera molado el Snyder de ‘The Wake’ escribiendo aquí :D

  1. 15 Julio, 2015

    […] de superhéroes, cargada de vicios y excesos que a día de hoy aún perduran, en algunos casos sin ningún tipo de pudor. Sin embargo, estos años fueron capaces de entregarnos grandes historias, y hasta las leyendas de […]

Deja un comentario, zhéroe