SUPERMAN: ARRIBA EN EL CIELO, de Tom King y Andy Kubert

 

Título Original:
Superman: Up in the sky TPB
SelloDC Comics
Guionista: Tomes King
Artista: Andy Kubert
ColoristaBrad Anderson
Contenido:
Superman. Up in the sky #1-6 (Jul. – Dic. 2019)

Publicación USA: Abril 2020
Publicación España: Marzo 2021 (ECC)
Valoración: El cómic que todo hijo de Krypton querría tener

 

Una niña pequeña ha sido secuestrada y llevada a los confines de la galaxia por un misterioso villano. Su nombre es Alice y está sola y asustada en un oscuro rincón mientras los días pasan y parece que todo va a acabar mal. Pero en el fondo Alice mantiene la esperanza de que todo irá bien porque Superman acudirá en su ayuda, porque eso es lo que hace, ayudar a la gente que lo necesita. Y es por eso que está…

SUPERMAN: ARRIBA EN EL CIELO
de Tom King y Andy Kubert

En el mundo del cómic, y en la vida en general, hay toda una serie de supuestos que damos por sentados ya que siempre los hemos conocido así, siempre se nos ha dicho que son así y nunca se nos ha pasado por la cabeza pensar lo contrario. Pero, a veces, es bueno replantearse las cosas y volver a hacerse las preguntas cuyas respuestas conocemos o creemos conocer gracias a terceros. Solo entonces será cuando descubramos si realmente las cosas son como pensamos o, por el contrario, son totalmente distintas. En el caso que nos atañe hoy todas las luces enfocan a Superman y nos preguntamos, ¿Es realmente el mejor superhéroe de todos? ¿El más grande, el más honesto, el más recto? ¿El ideal sobre el que todos se inspiran, al que todos respetan? A todas estas preguntas una vez leído este cómic solo podemos decir, incluso los más escépticos, “Sí”. Sí, sí, y mil veces sí.

Ya he comentado alguna vez que nunca he sido un gran fan de Superman pues lo encuentro un personaje aburrido, ya que aparentemente podría acabar solo y en un plis con cualquier amenaza que ocurriera. Otro de los puntos flacos que le veo al último hijo de Krypton es su carácter bonachon, ese aire de boy scout ingenuo que acompaña a sus enormes proezas y que me provoca un rechazo casi inmediato. Pero hete aquí que después de leer Arriba en el cielo he sentido algo especial que no sentía, ya no por Superman sino por cualquier personaje del mundo del cómic desde hace mucho tiempo. He sentido respeto, admiración e incluso amor por este huérfano criado en Kansas que es incapaz de apartar la mirada cuando algo va mal, incapaz de rendirse y, definitivamente, incapaz de no darlo todo por ayudar a quien lo necesita.

La burocracia, un enemigo temible incluso para Superman.

Estas afirmaciones por todos conocidas se ponen a prueba en esta obra dividida en diferentes capítulos, más o menos auto conclusivos, destinados a profundizar en los aspectos que definen al Hombre de Acero. Más allá de su perseverancia incansable o su férrea voluntad veremos otras características como su miedo a fallar o la inspiración que despierta en cualquiera que se cruza en su camino (en el que seguramente es uno de los mejores episodios del cómic). Para analizar en profundidad estos y otros aspectos del personaje lo veremos interactuar con viejos conocidos como Flash, Darkseid o el Sargento Rock y con nuevos personajes creados para la ocasión representados por razas alienígenas que no lo conocen y acaban impregnados por su espíritu. Puestos a usar diferentes personajes, tendremos un capítulo con Superman y Clark Kent debatiendo quién es el héroe y por qué, en otro gran ejercicio narrativo.

Sin duda uno de los grandes aciertos de Arriba en el cielo es su estructura narrativa, con esos episodios de 12 páginas, la mitad de las que estamos acostumbrados, y que sirven cada uno a un propósito diferente siendo como decía anteriormente más o menos auto conclusivos. Cada episodio relata un evento particular y en cada ocasión se servirá de un tipo de narración distinta, cambiando el punto de vista del narrador, el tiempo en el que transcurre la acción e incluso el uso de la parte gráfica siendo, por ejemplo, el episodio con Flash está narrado completamente con splash pages. Esta diversidad no hace sino enriquecer la obra y llenarla de matices formando un espectro mucho más amplio a la hora de desgranar la figura del héroe, consiguiendo que cada enfoque distinto apunte al mismo lugar para ofrecer una imagen más nítida, más pura, del súper héroe más grande de todos los tiempos.

Pa Kent quiere ayudar a niños en peligro, habráse visto.

Al frente de esta maravilla tenemos a Tom King, guionista que a estas alturas dudo que necesite presentación. Mientras que algunos de sus comics me parecen muy buenos otros me han resultado demasiado artificiales en busca de un efecto sorpresa que no siempre ha funcionado. En esta ocasión King saca a relucir todas sus armas para explicar una historia aparentemente sencilla de una manera distinta, ágil y muy entretenida, sirviéndose de diferentes tipos de narraciones y formatos estructurales para sorprender en cada ocasión al lector. Pero por encima de todo lo que consigue es despertar esa admiración por Superman que muchos no sabíamos ni que teníamos y lo consigue sin grandes alardes ni trampas, limitándose a presentar al personaje como es, ha sido y será.

No se queda atrás en cuanto a calidad el arte de Andy Kubert, con las tintas de Sandra Hope, de quien uno podría pensar que ya había dado lo mejor en la mesa de dibujo pero que consigue aquí un trabajo muy potente, cargado de dinamismo y espectacularidad sin dejar de ceñirse a la narrativa impuesta por el guión. En multitud de páginas Superman se nos presenta en posiciones espectaculares, en un alarde de potencia visual a la altura de la figura que representa pero luego hay multitud de escenas donde Kubert retrata a la perfección la humanidad que se esconde detrás de tan magna figura. Mención especial para el imaginario en cuanto a seres extraterrestres se refiere, pues hay un buen número de apariciones y todas ellas destilan una gracia y una originalidad acorde con la calidad del cómic. El color de Brad Anderson consigue crear una ambientación propia en la multitud de escenarios donde se desarrolla la acción, respetando siempre los lápices de Kubert y su estilo recargado  en todos los aspectos mientras que ofrece imágenes de gran belleza gracias a una paleta luminosa.

Superman pone la sangre y el sudor, vosotros pondréis las lágrimas.

Superman: Arriba en el cielo no es sólo uno de los mejores cómics de pijameo que he leído en mucho tiempo, es también un ejercicio narrativo muy interesante que alberga múltiples puntos de vista sobre una verdad imperecedera: que Superman es el mejor superhéroe de todos los tiempos. Y os lo dice alguien que afirma que Batman es su personaje preferido. Y es que una cosa no quita la otra y no hay que menospreciar una cosa para apreciar otra, es mucho mejor aprovechar todo lo bueno venga de donde venga. Incluso si es del lugar menos esperado. Pero eso, amigos, es otra historia…

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.